sábado. 25.09.2021 |
El tiempo
sábado. 25.09.2021
El tiempo

Condenan a un sargento de la Armada por hacer guardia en estado ebrio

undefined
Exterior de la Escuela Naval Militar de Marín. JAVIER CERVERA- MERCADILLO
Un Tribunal Militar considera que cometió un delito al ingerir gran cantidad de bebidas alcohólicas antes de su turno en la Escuela Naval

El 2 de agosto de 2019, el entonces comandante director de la Escuela Naval Militar de Marín ordenó que se realizase una prueba de alcoholemia a todo el personal que se hallaba de guardia en ese preciso momento.

Fue un teniente de navío el que se encargó de los preparativos para que, desde la Jefatura de Seguridad del Acuartelamiento, se efectuasen las citadas pruebas. Sobre las 22.30 horas se llevaron a cabo, con el resultado de que un sargento primero arrojó resultados de 116 miligramos por litro de aire espirado, en primera análisis, y 117, en segundo, un nivel elevadísimo y que no es compatible con el puesto de trabajo que ocupaba.

Presentaba, además, "otros síntomas de embriaguez, tales como aliento con fuerte olor a alcohol, habla pastosa y titubeante, cara enrojecida y ojos vidriosos·, detalla la sentencia en el apartado de hechos probados. El investigado, tras la realización de la prueba, manifestó que estaría tomando alguna medicación, por lo que habría dado positivo.

La sala, sin embargo, está convencida de que los hechos que se le atribuyen al soldado (un delito de embriaguez en acto de servicio de armas) están plenamente acreditados. Además, es un hecho no controvertido en el juicio que el sargento primero tuvo que ser relevado del servicio, "teniendo por ello que avisar al retén".

Sin embargo, el acusado negó en todo momento, pese a las pruebas en su contra, que se hallase ebrio aquella noche en el momento en el que estaba de guardia. El Tribunal, que no le creyó y que conoce sus antecedentes penales por conducción bajo la influencia de las bebidas alcohólicas, destacó que no presentó una conducta indisciplinada el día de los hechos, que "no tuvieron una especial repercusión en la unidad", más allá de la perturbación del servicio al tener que ser relevado.

Por ello, y aunque el delito quedó acreditado, los jueces fijaron la condena en tres meses y un día de prisión. Contra esta pena cabe recurso ante el Supremo.

Condenan a un sargento de la Armada por hacer guardia en estado ebrio
Comentarios
ç