"La consulta de nutrición es un espacio donde se pretende motivar, no regañar"

El Área Sanitaria ha incorporado en su centros de Primaria a diez nutricionistas para mejorar la dieta de la población. Monse Torres, una de las participantes, asegura que en Pontevedra "no hay un patrón común" de alimentación, pero que cuestiones sociales y laborales han fomentado propuestas menos saludables, como los platos rápidos y los ultraprocesados
Monse Torres, nutricionista en el centro de salud de Lérez
photo_camera Monse Torres, nutricionista en el centro de salud de Lérez

Hace un año diez nutricionistas se incorporaban a varios centros de salud del Área Sanitaria de Pontevedra y O Salnés para mejorar y prevenir determinar patologías. La duración inicial del programa, de carácter estatal y sostenido con fondos europeos, era de doce meses, pero finalmente estos profesionales seguirán prestando servicio en Primaria. Entre ellos, se encuentra Monse Torres, responsable de la consulta de Lérez.

La semana pasada el equipo de nutricionistas enviaba un comunicado para reivindicar su profesión. ¿Qué papel están desarrollando en los centros del área sanitaria?
Nuestro papel como nutricionistas consiste en orientar y acompañar a los pacientes para que consigan mejorar sus hábitos de alimentación, cada uno en función de sus necesidades, patologías, situación personal, limitaciones o contexto. Debido al incremento del sobrepeso y la obesidad, uno de los objetivos principales es que las personas mejoren su peso y su composición corporal, ya que esto revierte en una mejora de su estado de salud general. En muchos casos, estados emocionales como la ansiedad repercuten mucho en el estado nutricional de las personas, por lo que el acompañamiento es fundamental para superar obstáculos que puedan ir surgiendo. La comprensión en estos pacientes es fundamental y si en una visita no conseguimos alcanzar los objetivos previstos, seguimos trabajando. La consulta de nutrición es un espacio donde se pretende motivar, no regañar

¿Cómo se puede acceder a estas consultas? ¿Puede solicitarla el paciente o debe haber una derivación? El paciente no puede acceder directamente, debe ser un profesional sanitario quien lo derive: médicos de familia, pediatras, enfermeros, matronas, odontólogos, endocrinos... De este modo se filtran aquellos pacientes con mayor necesidad de beneficiarse del servicio de nutrición

¿Qué perfiles abundan más en la consulta?
En un primer momento, la Unidad de Apoyo Nutricional atendía esencialmente casos de obesidad, sobrepeso, hipertensión, dislipemia, diabetes tipo 2 e insuficiencia renal. Sin embargo, a partir de marzo se incorporaron personas con otras patologías o situaciones, como hiperuricemia (concentración de ácido úrico en sangre), gestación con necesidad de apoyo dietético, enfermedades renales crónicas, enfermedades digestivas no oncológicas con riesgo nutricional...

Una buena dieta ejerce un efecto protector y preventivo frente a numerosas patologías y mejora el sistema inmunitario"

¿Y cómo nos alimentamos los pontevedreses? ¿Aprobamos raspado o sacamos nota?
En general no hay un patrón común, ya que la alimentación depende de varios factores. Influyen los ingresos económicos, los conocimientos o creencias en materia de alimentación, las capacidades para cocinar, la disposición de tiempo... E intervienen también factores psicológicos, como el estado de ánimo o el estrés. En general, las personas que viven solas y las que por motivos laborales tienen poco tiempo suelen recurrir a opciones rápidas, como platos precocinados y alimentos con los que comer de forma fácil y rápida. Además, se tiende a incluir en la dieta productos con alta densidad energética, lo que significa más grasa y mas azúcar añadido en los alimentos: bollería industrial, embutidos, ultraprocesados cárnicos, yogures azucarados, zumos, bebidas carbonatadas... Y todo esto se une a una disminución en el consumo de verduras, hortalizas y fruta, así como a un poco consumo de pescado y legumbres. La disponibilidad de alimentos saludables en casa y en nuestro entorno incrementa su consumo, pero por desgracia en muchos ámbitos laborales y escolares el acceso a opciones alimenticias saludables es escaso.

¿La dieta mediterránea sigue siendo la mejor opción?
En la actualidad la dieta mediterránea mantiene el reconocimiento por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) como patrón de alimentación saludable y es una de las más recomendadas por los nutricionistas ya que, además de ayudar a mantener un peso adecuado, reduce el riesgo de enfermedades crónicas y la mortalidad. Además es flexible y fácil de seguir. La dieta mediterránea se enfoca en el consumo de verduras, frutas, cereales integrales, legumbres, pescado, aves, huevos o lácteos, aceite de oliva, frutos secos y semillas. Incorpora los sabores y métodos tradicionales de cocina y es baja en carnes rojas, grasas saturadas y azúcar.

En España el 55,6% de los adultos y un tercio de los menores tienen exceso de peso, y uno de cada diez niños es obeso"

¿Además de ayudar a controlar el peso, qué beneficios aporta seguir una buena alimentación? Ejerce un efecto protector y preventivo frente a numerosas patologías, mejora el sistema inmunitario, mejora nuestro rendimiento físico y cognitivo, favorece que podamos afrontar situaciones especialmente demandantes de forma saludable como, por ejemplo, el embarazo y la lactancia materna; retrasa el envejecimiento celular, mejora el hábito intestinal, mejora nuestros huesos y dientes, nos acerca a un peso saludable, mejora la calidad del sueño y en general nuestra calidad de vida.

Se dice que la obesidad es una pandemia silenciosa, ¿aquí también?
Según la OMS, alrededor de 2.000 millones de adultos en el mundo tienen exceso de peso y la tendencia, a ojo de los expertos, continuará ascendente en los próximos años, también en España. Una investigación del Instituto de Salud Carlos III y la Agencia Española de Seguridad Alimentaria ha concluido que el 55,6% de los adultos y un tercio de los menores tienen exceso de peso, y que uno de cada diez niños y adolescentes es obeso.

"Si está bien planificada, la dieta vegana es una opción sana y segura"

En los últimos años han cogido peso dietas como la vegana o la alta en proteínas. ¿Son opciones sanas y seguras?
En cuanto a la dieta vegana, si está bien planificada, es una opción sana y segura a la que no le va a faltar ningún nutriente. En cuanto a la dieta alta en proteínas, cabe destacar que las últimas investigaciones no han encontrado una relación directa entre el incremento de consumo de proteínas y el daño orgánico. Eso sí, provoca que nuestros riñones tengan que trabajar el doble para cumplir sus funciones y si esto se mantiene a largo plazo podría ser un factor de riesgo para personas con susceptibilidad a padecer diversas enfermedades renales. Los perjuicios de este tipo de dietas vienen cuando se reducen otros nutrientes por debajo de lo indicado, no por el simple hecho de aumentar el aporte proteico.

Comentarios