La contratación de personas con discapacidad bate su récord en Pontevedra

En la provincia firmaron en el primer semestre 1.391 contratos, un 28% más que en 2021 y un 16% más que antes de la pandemia ► La mayor parte se concentra en los centros especiales de empleo, pero en las empresas ordinarias aún son un porcentaje muy reducido
Entidades como la Fundación Juan XXIII tienen acuerdos con concellos para ocuparse del mantenimiento de zonas verdes. GONZALO GARCÍA (ARCHIVO)
photo_camera Entidades como la Fundación Juan XXIII tienen acuerdos con concellos para ocuparse del mantenimiento de zonas verdes. GONZALO GARCÍA (ARCHIVO)

Todavía queda mucho camino por andar para alcanzar la igualdad plena en el acceso al mercado laboral, pero poco a poco se van dando pasos. Así lo demuestran las últimas cifras de contratación de personas con diversidad funcional, unos números que en la provincia de Pontevedra han alcanzado su máximo histórico en el primer semestre de este año.

De acuerdo con los datos hechos públicos por la Fundación Adecco en base a las últimas cifras oficiales aportadas por el Servicio Público de Empleo Estatal, entre enero y julio de 2022 en territorio pontevedrés se suscribieron 1.391 contratos para personas con discapacidad, la cifra más alta de toda la serie histórica, desde el año 2015. De hecho, es un 28% mayor que la registrada en el mismo período de 2021 y también supera en un 16% el volumen alcanzado en 2019, es decir, en tiempos prepandemia.

Este crecimiento se ha dado, además, en todas las provincias gallegas. Así, en el conjunto de la comunidad autónoma, la contratación de personas con diversidad funcional también batió su récord entre enero y julio con 4.171 empleos, que supusieron un 28% más que los contratos firmados en 2021 y un 24% más que en 2019.

Solo un 34% de las personas con diversidad funcional en edad laboral tiene trabajo o está inscrita como demandante de empleo

Tal y como indican desde la Fundación Adecco, detrás de este incremento subyace la recuperación económica tras la etapa más dura de la emergencia sanitaria, pero también "un paulatino cambio de mentalidad en la sociedad y en las empresas, propiciado precisamente por la pandemia", pues "las compañías son cada vez más conscientes del talento que aportan las personas con discapacidad, viendo reforzados valores como el sacrificio, la superación o el esfuerzo, tan necesarios en una sociedad diversa y competitiva".

Además, también influye notablemente la consolidación de la ley que exige a las empresas la incorporación de personas con discapacidad (que este año cumple cuatro décadas) y también es de gran ayuda la mayor visibilidad de dicho colectivo.

"Vivimos el mejor momento para abordar la inclusión y para hacer efectiva la igualdad de oportunidades. Hoy, cuatro décadas después de la aprobación de la ley que exige a las empresas la incorporación de personas con discapacidad, es evidente que su empleo ha avanzado de forma espectacular. Sin embargo, los retos por delante son aún mayúsculos", señaló Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco.

Retos pendientes 

Entre otras cuestiones, la concentración de los contratos sigue produciéndose en el ámbito protegido (Centros Especiales de Empleo), mientras que en las empresas ordinarias los trabajadores con discapacidad continúan infrarrepresentados, dificultando este hecho la normalización.

El 71% de los contratos que suscriben las personas con discapacidad se producen en Centros Especiales de Empleo, mientras que un 29% se firman en entornos laborales convencionales. De este modo, muchas personas con discapacidad empiezan trabajando en CEE y perpetúan su permanencia en los mismos.

Por otra parte, "existe un notable gap formativo que excluye a las personas con discapacidad de las posiciones más cualificadas, particularmente en el ámbito tecnológico, siendo imprescindible dotarlas de competencias digitales para conectar con los nichos de empleo emergentes", añadió.

En este sentido, y aún habiéndose incrementado la contratación, la participación de las personas con discapacidad en el mercado laboral sigue siendo deficitaria (34%), lo que quiere decir que el 66% de las que están en edad laboral no tienen empleo ni lo buscan.

Becas para estudiantes de FP, grado o máster

Con el propósito de equiparar la formación de las personas con discapacidad con el resto de la población y lograr su inclusión laboral, la Fundación Adecco ha lanzado la V edición de sus becas formativas destinadas a estudiantes de grado, máster o FP, a los que se becará con ayudas de hasta 2.000 euros por solicitante. 

En total, la Fundación Adecco destinará un presupuesto de 200.000 euros para apoyar a jóvenes nacidos entre 1992 y 2006 que cuenten con un certificado de discapacidad igual o superior al 33% y que tengan matrícula en vigor en el curso 2022-2023. El plazo de inscripción, que se activó el pasado 15 de junio, permanecerá abierto hasta el 30 de septiembre a través de la web http://fundacionadecco.org/becas-discapacidad

Comentarios