Santa Clara tiene cuatro secuoyas iguales a las que se plantaron en Poio en 1992

O Areeiro identifica al menos una docena de árboles "de importancia" en el convento y varios ejemplares que deberán ser talados
Tres de las cuatro secuoyas de los jardines de Santa Clara. DP
photo_camera Tres de las cuatro secuoyas de los jardines de Santa Clara. DP

"Aquilo é un mundo. Probablemente as monxas pinchaban todo o que lles daba a xente. Hai cousas moi curiosas", explica Carmen Salinero, jefa de la Estación Fitopatolóxica do Areeiro, un organismo provincial trabaja en la catalogación del patrimonio verde de Santa Clara.

Los datos preliminares del estudio, que este miércoles difundió la Deputación de Pontevedra, han confirmado la existencia de cuatro secuoyas de gran tamaño en los jardines del convento. Se cree que son hermanas de las que en 1992 se plantaron en el Monte Castrove, en Poio, por la conmemoración de los 500 años de la llegada a América. El denominado Bosque de Colón, con 500 ejemplares de secuoyas rojas, es el más grande de Europa con este tipo de árboles.

En la relación de especies figuran al menos una docena de árboles "de importancia" que habrá que conservar. Entre ellas destacan, tanto por su grosor como por su envergadura, un boj de cinco metros de altura, un loureiro de seis metros, varios castaños ubicados al lado del muro del cenobio y dos olivos plantados al lado de la vieja ermita.

El listado también incluye más de una veintena de árboles frutales, como manzanos, limoneros o naranjos, y también un caqui y dos camelias. En el ámbito del claustro se han identificado un aligustre, una peonía, un acebo y una strelizia o ave del paraíso. El resto de plantas en esta zona son rosales, hortensias y azaleas.

Los técnicos de O Areeiro analizan los componentes químicos para comprobar la fertilidad de un suelo que tiene todo tipo de cultivos, como kiwis. En este informe también está catalogando la antigüedad de las cepas de viña, casi todas de uva catalana. Se cree que tienen más de 200 años.

El inventario botánico también recomendará la tala de varios árboles muertos o enfermos situados en la zona del claustro o en el Sureste de la finca, en el denominado El Bosque. También se han hallado diez tocones de castaños que fueron cortados en su día.