Costas da por "finiquitada" la gasolinera de Repsol en O Burgo

El Concello quiere conservar parte de la estación de servicio para darle usos públicos e incorporar parte de la instalación a la plaza del puente medieval
Gasolinera de O Burgo. GONZALO GARCÍA
photo_camera Gasolinera de O Burgo. GONZALO GARCÍA

La reunión entre Lores y Ribera también ha servido a Pontevedra para arrojar algo más de luz sobre dos concesiones en terrenos protegidos: la de la gasolinera de O Burgo y la del transformador de Fenosa, ubicado al lado del Pavillón Municipal dos Deportes.

El alcalde informó de que Costas da "por finiquitada" la autorización a Repsol para mantener en la zona su estación de servicio. La compañía solicitó ante el organismo estatal una prórroga de diez años para mantener su instalación hasta marzo de 2028, pero esta petición fue denegada. En 2019, la multinacional presentó un recurso administrativo que, al parecer, ha acabado en los tribunales.

La legislación en vigor determina que ninguna empresa puede ocupar dominio público marítimo-terrestre si su actividad se puede realizar en otra ubicación. La intención del Concello es que la gasolinera de O Burgo, que recibió el permiso de Costas en 1961, se incorpore a la plaza creada en la zona tras la peatonalización del puente medieval, aunque no en su totalidad. La idea es que parte de la edificación existente, que se incluirá en un catálogo de bienes a conservar por su singularidad, se abra a usos públicos.

El transformador de Fenosa, situado en las inmediaciones de las parcelas que hasta hace poco ocupaban el Parque de Maquinaria y la Imprenta Provincial, y cuya demolición impulsó el anterior bipartito de la Deputación, también tendría los días contados.

Otro de los asuntos analizados en el encuentro bilateral tiene que ver con la desafectación de terrenos protegidos en la ciudad. Entre ellos, los que afectan a edificaciones situadas en la avenida de Bos Aires, como la Escola de Adultos, el CEIP Vidal Portela y el pabellón universitario, así como viales anexos.

El Estado está dispuesto a liberar estos solares para facilitar la gestión de las administraciones titulares de las mismas. Para ello, las distintas instituciones (Xunta, Universidade de Vigo y Concello) deberán hacerse cargo de las mismas a través de su cesión.

Pontesa

Lores también confirmó que otro de los objetivos del Concello es dar un uso público a la antigua fábrica de Pontesa, situada en Ponte Sampaio.

La prórroga otorgada por el Gobierno de Mariano Rajoy a la firma Itaipú para explotar el recinto de Ponte Sampaio fue anulada por la Audiencia Nacional. El asunto fue recurrido ante el Tribunal Supremo, que deberá decidir si se mantiene la actividad privada en la instalación.