Costas desbloquea el vial a Mollavao

El organismo estatal dará permiso para la obra si el Concello completa cierta documentación. Mosquera da por hecho que se cumplirán los nuevos requisitos para sacar adelante el proyecto, que empezó a tramitarse en 2018. El objetivo es iniciar los trabajos en 2024
El edil de Obras, Cesáreo Mosquera, en la rueda de prensa de este miércoles. DP
photo_camera El edil de Obras, Cesáreo Mosquera, en la rueda de prensa de este miércoles. DP

La Dirección General de Costas desbloquea la construcción del nuevo vial a Mollavao. El organismo estatal dará permiso para la obra si el Concello completa cierta documentación. Así lo trasladó este miércoles al Gobierno local a través de un escrito en el que detalla los requisitos que se deben cumplir para que Pontevedra reciba la autorización para liberar los 3.364,41 metros cuadrados que hacen falta para unir la calle Rosalía de Castro con la avenida de Marín a través del solar del parking disuasorio, la también llamada parcela de los circos.

El concejal de Obras, Cesáreo Mosquera, fue el encargado de explicar el contenido del documento, que llegó a la sede de Michelena 30 a las 8.29 horas, y el cambio de opinión de Costas sobre la nueva carretera, que el pasado mes de abril dejaba en el aire al considerar que había "dudas" sobre la afectación a terrenos protegidos y porque su ejecución condicionaba la renaturalización de la antigua junquera que el PSOE negoció a espaldas del BNG durante el pasado mandato.

"Salvo sorpresa desagradable, e a día de hoxe imprevista, a concesión de Costas para construír e mellorar Rosalía de Castro está en vías de solución", aseguró Mosquera, que aseguró que el giro de tuerca de Costas se debe a la negociación de investidura que BNG y PSOE mantuvieron para que Pedro Sánchez lograse el voto nacionalista para repetir como presidente del Gobierno. "Non se fixo público porque era un trámite administrativo", dijo el edil nacionalista, que atribuyó este mérito a su compañera Carme da Silva, concejala de Urbanismo y senadora del Bloque en Madrid.

La resolución de Costas está fechada en el pasado 17 de noviembre y la firma su directora general, Ana María Oñoro. En ella se fijan cuatro condiciones para que se autorice la obra: que se aclare si Adif ha informado sobre el proyecto; que se justifique que la actuación no implicará efectos negativos contra el cambio climático; que el Concello asuma el compromiso de solicitar la concesión de la avenida de Marín en el futuro y que se aclaren los lindes que esta intervención tendrá con la reforma de la carretera vieja de Marín, que impulsa la Xunta.

Mosquera da por hecho que se cumplirán estos requisitos y confía en que la obra pueda empezar a lo largo de 2024. El responsable de Obras no descarta que el proyecto, que empezó a tramitarse en 2018, tenga que sufrir retoques. Sobre todo en lo que a inversión se refiere. La crisis de materiales podría elevar el presupuesto necesario para construir el vial, que ascendía a 938.824,63 euros. Una vez logrados los permisos, el Concello tendrá vía libre para licitar los trabajos, que serán financiados por la Deputación, que también asumió parte de la tramitación administrativa para reducir los plazos urbanísticos porque la carretera no figuraba dentro del PXOM. El convenio entre ambas administraciones sigue en vigor.

CARACTERÍSTICAS. El nuevo vial a Mollavao, diseñado por la consultoría AIN Active por 15.948,38 euros, medirá 97 metros de longitud, unirá Rosalía de Castro con la avenida de Marín y tendrá medidas de calmado de tráfico, como dos rotondas y cuatro 'lombos'. La infraestructura contará con una senda peatonal exterior, dos carriles de circulación para vehículos y sistema de alumbrado público.

El proyecto permitirá desbloquear también la reforma prevista en Rosalía de Castro, donde se prevén ampliar aceras y mejorar la calidad urbana del barrio, que lleva años reclamando un plan de choque en la zona. "Despois do que pasaron os veciños e o Concello, é unha boa noticia", recalcó Mosquera sobre el escrito de Costas. El expediente completo podría tener que ser sometido a la aprobación del Pleno. El Gobierno local dispone de un plazo de diez días para arreglar toda la documentación, en la que ya trabajan los servicios técnicos municipales.

Comentarios