Costas estudia dos alternativas para completar el paseo a Marín

Mosquera asegura que el organismo estatal prefiere desplazar la autovía hacia Ence y levantarla para rematar la senda peatonal y ciclista y, de paso, evitar inundaciones que adosar la pasarela a la PO-11
Vista del paseo de Marín, con gente caminando y vehículos, este martes. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
photo_camera Vista del paseo a Marín, con gente caminando y vehículos, este martes. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

Costas estudia dos alternativas para completar el paseo a Marín. Así lo confirmó este martes el concejal de Obras, Cesáreo Mosquera, que informó del encuentro que el Concello mantuvo la semana pasada con el organismo estatal para avanzar en proyectos pendientes en Pontevedra.

El edil del BNG aseguró que la opción preferida es la de desplazar la autovía hacia Celulosas para rematar así la senda, una idea que comparten ambas instituciones. De este modo, el vial mantendría los cuatro carriles (dos por cada sentido) dejando el que ahora está más cerca de la ría para peatones y ciclistas. "Hai sitio abondo sen tocar o peche de Ence", recordó Mosquera, que señaló que la distancia entre el cierre de la pastera y la PO-11 es de seis metros.

Este proyecto también iría acompañado de la elevación de la cota del vial. El objetivo sería el de evitar o reducir al máximo el impacto de las inundaciones en la zona, que se ve afectada por cortes periódicos cuando hay mareas vivas y lluvias intensas.

Autovía a Marín inundada por la crecida del mar. MINISTERIO DE TRANSPORTES
Tramo de la autovía de Marín que se propone desplazar hacia Ence y elevar para evitar inundaciones. MINISTERIO DE TRANSPORTES

"Costas prefire esta opción e nós tamén. Porque resolvería dous problemas: as inundacións e a finalización do paseo", afirmó Mosquera, que señaló que la segunda alternativa que baraja Costas pasa porque el tramo pendiente se ancle a la autovía. Esta posibilidad no afectaría a la PO-11, pero sí obligaría a pilotar la senda en el mar, aunque de forma mínima.

El Ministerio para la Transición Ecológica rechazó la pasarela volada por infringir la legislación. El artículo 44 de la Ley de Costas establece que "los paseos marítimos se localizarán fuera de la ribera del mar y serán preferentemente peatonales". Los 738 metros de paseo que faltaban por construir, entre Ence y Os Praceres, iban a estar apoyados en el mar.

Ambas propuestas, la de desviar hacia Ence la autovía y elevar su cota y la de adosar el paseo a dicho vial, deberán ser negociadas con el Ministerio de Transportes, que dirige Óscar Puente. Este departamento es el responsable de gestionar la PO-11 y de buscar una solución a la subida del nivel del mar en la zona. Para ello se ha licitado un contrato que estudiará los riesgos de las crecidas y posibles soluciones.

Costas diseñará la ampliación de la playa fluvial de Ponte Sampaio

El avance en el paseo a Marín, cuyo frenazo generó una fuerte polémica política el pasado mes de abril, fue uno de los asuntos analizados el jueves de la semana pasada entre el Concello y Costas. La reunión, de carácter técnico, contó con la presencia del director xeral de Mobilidade, Jesús Gómez Viñas, y del jefe provincial de Costas, Miguel García, también abordó el desbloqueo del vial a Mollavao y dos intervenciones en dominio público marítimo-terrestre en Ponte Sampaio.

Una de las actuaciones más ambiciosas en esta parroquia es la ampliación de la playa fluvial del río Verdugo, que Pontevedra lleva tramitando desde el año 2016. El organismo dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica asumirá ahora el proyecto, que financiará con fondos propios.

Lo que todavía se desconoce es el alcance de la obra. El Concello facilitará a Costas el anteproyecto presentado el año pasado, que preveía una inversión de más de 5,3 millones para que el arenal duplicase su tamaño pasando de 3.300 a 7.300 metros cuadrados, que incluirían más zonas verdes y de estancia. La actuación también incluía áreas para practicar deportes acuáticos, dos nuevos embarcaderos en el río y un espigón.

Mosquera recordó que la futura regeneración ambiental de la zona será diseñada por Costas y dejó en el aire la posible supresión de las construcciones previstas sobre el río. También informó de que el organismo estatal analizará el relleno que en su día se hizo en la parcela que ocupaba el antiguo campo de fútbol, para asegurarse que no hay materiales contaminantes que puedan afectar al proyecto.

Limpieza y renaturalización de la ensenada del Ulló

Otra de las intervenciones previstas en Ponte Sampaio afecta a la ensenada del río Ulló. El objetivo es mejorar el entorno natural que hay entre la gasolinera y la antigua fábrica de Pontesa. Las obras hechas en su día crearon un talud y han provocado que este ámbito se convierta en un lodazal por el corrimiento de tierras. La intención es la limpieza y renaturalización de este ámbito para evitar que el terreno colmate.

Costas negociará con Adif para evaluar el futuro de la vieja línea del ferrocarril, que atraviesa este entorno y que está sin uso. La intención del Concello es que esta infraestructura se convierta en el futuro en una vía verde, pero el Gobierno central no prevé su cesión al entender que la línea podría ser utilizada para el tráfico de mercancías.

Mosquera agradece el "bo ritmo" de Costas

El edil de Obras, Cesáreo Mosquera, agradeció este martes públicamente "o bo ritmo" de Costas para el desbloqueo de obras pendientes en la capital provincial. "Que se teña avanzando tanto en tan pouco tempo é de agradecer", dijo.

El concejal nacionalista considera que la entrevista mantenida por el alcalde, Miguel Anxo Fernández Lores, con la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, el pasado mes de febrero en Madrid ha dado sus frutos. También el encuentro que él mismo mantuvo en Pontevedra con la directora general de Costas, Ana Oñoro, que visitó la capital en abril para conocer los proyectos pendientes en terrenos de dominio público marítimo-terrestre.

Comentarios