Galicia experimenta un crecimiento en consumo y producción de cocaína

El Centro Europeo de Monitorización sobre Drogas y Adicciones desvela que la comunidad experimenta la mayor demanda desde que existen registros
El laboratorio de cocaína de Cercedo-Cotobade. DP
photo_camera El laboratorio de cocaína de Cercedo-Cotobade. DP

El Centro Europeo de Monitorización sobre Drogas y Adicciones (EMCDDA, por sus siglas en inglés) es la referencia de la UE a la hora de estudiar las tendencias del tráfico y del consumo de toda clase de drogas en el Viejo Continente. Dispone de datos actualizados al máximo nivel de detalle, en especial en lo que se refiere al consumo, y acaba de hacer públicos nuevos datos al respecto que sitúan a Galicia a la cabeza en la droga estrella en el territorio, la cocaína. Así, y en virtud del análisis de aguas residuales efectuado en la estación depuradora de Santiago de Compostela, en el último año se ha alcanzado el máximo histórico en cuanto al consumo de esta droga, con 627 miligramos diarios consumidos por cada 1.000 habitantes, con un acusado aumento respecto al ejercicio precedente, cuando apenas se detectaron 505. El dato es fiel reflejo de la cantidad de la droga sudamericana que se ha incautado a lo largo de 2023, récord absoluto de todos los tiempos en la provincia de Pontevedra, en Galicia y en España, pero especialmente indica a las claras la cantidad de sustancia que entra en el territorio sin poder ser detectada, lo que ha hecho que se hayan vendido partidas al por mayor al 50 por ciento del precio habitual entre los grandes cárteles en 2023.

El dato, además, es relevante a nivel europeo, pues la cifra de Santiago está entre las diez más elevadas de las ciudades objeto de análisis, solo por detrás de Amberes, Róterdam, Utrech, Ámsterdam, Berna y las catalanas de Lleida y Tarragona. Este año, además, el observatorio ha obtenido datos de otros continentes para precisar un análisis más global, que tampoco es favorable para Galicia, pues Santiago sigue entre las 20 ciudades con una mayor tasa de consumo de cocaína de entre las 88 objeto de estudio. La estadística es relevante, además, dado que la mayor parte de las ciudades son muy pobladas.

"Las cargas observadas en las aguas residuales indican que el consumo de cocaína sigue siendo mayor en las ciudades de Europa occidental y meridional, en particular en ciudades de Bélgica, los Países Bajos y España. En la mayoría de las ciudades de Europa del este se encontraron niveles bajos, aunque los datos más recientes siguen mostrando signos de aumento", detalla el informe.

Gráfico de consumo de cocaína en Santiago
Gráfico de consumo de cocaína en Santiago

Otras sustancias, como el cannabis, también presentan un elevado índice, aunque en este caso en la media de las ciudades objeto de estudio. En el apartado positivo, la UE señala que drogas sintéticas aparecen de forma residual en Galicia, lo que confirma el hecho de que la gran presencia de cocaína es suficiente para abastecer a los consumidores.

Pasta base

Otro elemento que pone de manifiesto de forma destacada el recientísimo informe de la UE tiene que ver con la llegada de grandes cantidades de pasta base de coca para la producción de cocaína en el territorio, con el ejemplo de la operación Mourente con las 1,3 toneladas intervenidas en el término municipal de Pontevedra y el laboratorio relacionado con el mismo hallazgo desmantelado por la Policía Nacional en Cerdedo-Cotobade.

"Hay señales de un posible cambio en el papel de Europa en el comercio mundial de cocaína. Esto se puede observar en el uso cada vez mayor de la Unión Europea como punto de tránsito para los envíos de cocaína a otras regiones y en la tendencia creciente de que algunas etapas de la producción de cocaína tengan lugar dentro de la Unión Europea", señala el informe, en alusión al caso de Pontevedra. "La evidencia indica que redes criminales latinoamericanas y europeas colaboran en la producción de cocaína en la UE. Se trata del contrabando raramente detectado de grandes cantidades de pasta de coca y base de cocaína a Europa para su posterior procesamiento en clorhidrato de cocaína. La importación de base de cocaína a la Unión Europea también aumenta el riesgo de que nuevos productos de cocaína fumables ganen más importancia en los mercados de consumo europeos".

Comentarios