sábado. 18.09.2021 |
El tiempo
sábado. 18.09.2021
El tiempo

Criterios dispares marcan una improvisada y temida vuelta al cole

2020082012231771406
2020082012231771400
La ausencia de un protocolo común a todas las comunidades para iniciar las clases dispara el desconcierto en el territorio nacional

La Xunta de Galicia acaba de plantear que los alumnos mayores de 6 años utilicen obligatoriamente la mascarilla en clase en todo momento. Sin embargo, todavía no existe en España un protocolo común en torno al inicio del curso escolar 2020-2021.

A mayores de las medidas de seguridad, en Pontevedra se lidia una batalla en torno a los comedores escolares. Aquellos que dependen de la Fanpa podrían no abrir este curso, una decisión que sólo sería reconsiderada si la Consellería de Educación llevase a cabo una modificiación del protocolo aprobado para la Covid-19. Además, las asociaciones de padres, ponen como fecha límite para esta modificación el 25 de agosto.

Mientras, allen de nuestras fronteras, la situación es tan diversa como las propias normas de cada país. Los pontevedreses desplegados por el mundo revelan que, por ejemplo, el modelo más semejante al que se plantea en España es el alemán: fomentar el distanciamiento entre las aulas y los alumnos, para que, en caso de que apareciese un positivo, el número de contagiados fuese el menor posible.

En Portugal, se ha aumentado la plantilla del profesorado, contratando 2.500 docentes que servirán de refuerzo en las aulas. El curso en el país vecino comenzará entre el 14 y el 17 de septiembre, los horarios se reorganizarán para dividir más a los alumnos y será obligatorio el uso de mascarillas para los alumnos de más de 10 años.

Por su parte, Francia será de los menos estrictos en la UE. El uso de mascarilla en la calle no es obligatorio actualmente. Sin embargo, el gobierno ha impuesto su uso en las aulas a los niños mayores de 11 años, tanto en espacios cerrados como al aire libre. Los alumnos franceses sí tendrán más licencias en cuanto al distanciamiento y a la hora de compartir objetos: no hay normas al respecto.

Bélgica ha establecido diferentes actuaciones según el riesgo de cada área y ha dividido el territorio en cuatro colores: verde, amarillo, naranja y rojo. Los primeros podrán asistir a clase de manera presencial, mientras que los últimos tendrán que hacerlo desde casa.

En el Reino Unido, el retorno comienza en Escocia, donde los alumnos ya se incorporaron el pasado martes en un ambiente de polémica provocado por las bajas calificaciones finales que la Autoridad de Calificaciones puso a los examinados preuniversitarios. La prensa inglesa afirmó que el 40% de dichas notas serán revisadas en la baja Inglaterra.

Mientras, en los colegios ingleses no será obligatorio el uso de mascarillas ni para alumnos ni para profesores y actualmente no existe ningún plan en caso de una segunda ola.


Laos: Xermán López, profesor de fútbol (diseñador de entrenamientos)

"Los niños asistirán como siempre a clase, como en la vieja normalidad"

xerman lopez LaosLas fronteras de Laos están cerradas al turismo y a todo visitante que no sea nacional, por esta razón las autoridades del país no establecen la obligatoriedad de mascarilla ni de medidas de seguridad. la diferencia con la vieja normalidad se aprecia en los hoteles y en la restauración, ya que muchos han tenido que cerrar sus puertas ante la falta de turistas. Los colegios abrirán como siempre sin establecer protocolos.

Xermán López reside en China donde trabaja como diseñor de entrenamientos de fútbol, sin embargo desde marzo vive en Laos, porque se quedó atrapado en el país ante el cierre de fronteras: "me quede aquí y abrí una academia de fútbol. En China soy entrenador de fútbol, y como no pude volver , monte aquí mi negocio". Dice que la ‘vuelta al cole’ se desarrollará con normalidad: "los colegios abren en septiembre, los niños asistirán como siempre a clase, como en la vieja normalidad. Además, ellos no tienen que llevar mascarilla, y nosotros los profesores tampoco. No es necesaria. Los niños vienen, entrenan con normalidad, no se desinfecta el material, no hace falta tener el gel hidroalcohólico en la entrada". También explica que en su trabajo como diseñador de protocolos de entrenamiento, no tiene que tener en cuenta factores relacionados con el virus, igual que tampoco se tendrán en las aulas: "no tengo que tener en cuenta el distanciamiento social, ni el número de niños, ni desinfección de material, o estar pendiente de la desinfección de manos, etc. Nada. Trabajo online pero porque no puedo volver a China, las fronteras están cerradas"

En cuanto a la imposibilidad de viajar a otros países, Xermán cuenta que por el momento "si Europa se pone peor, China va a seguir sin abrir. Aún no han dicho hasta cuando, pero si que no va a haber viajes regulares internacionales hasta octubre. Laos por otro lado, simplemente flexibilizó sus condiciones, y manda hacer cuarentena a quien quiera ir". La política adoptada por los países asiáticos "opta por la salud de las personas, mientras que Europa lo hace por la economía de los países", opina el pontevedrés.


Italia: Ana García Solla, exazafata de vuelo

"No hay protocolo de actuación si apareciese un positivo en un aula"

Ana ItaliaLa pontevedresa Ana García se mudó a Italia, donde actualmente reside con su marido y su hija, que está a punto de comenzar el curso escolar. Lo hará el 14 de septiembre, fecha en la que los centros educativos abrirán sus aulas para los alumnos.

Ciertas medidas de seguridad que se establecerán como obligatorias en los colegios tienen similitudes a las españolas: "el uso de mascarilla está previsto que vaya a ser obligatorio a partir de los 6 años y todos los profesores tendrán que hacerse la prueba para dar clase". A mayores, en Italia han aumentado la plantilla del profesorado, y según cuenta Ana "han disminuido el número de alumnos por aula, de hecho he visto que este año hay 22 alumnos en clase de mi hija, cosa que aquí es un número muy bajo".

En cuanto al distanciamiento, si los pupitres eran de dos personas "ahora se cambiarán y serán de una para mantener una mayor distancia".

Lo que todavía no está previsto en el país vecino es la aparición en los colegios de brotes: "por el momento no hay protocolo de actuación, si apareciese un positivo en un aula no se sabe que se hará, las medidas aún están por concretar".

La cultura de los comedores escolares es diferente en Italia, son una rara avis a partir de los 9 años, por lo que tampoco existen grandes polémicas rondando en torno al tema que está sonando en los titulares gallegos.

La pontevedresa ha señalado que su observación en torno a la preocupación de los padres por la vuelta de sus hijos a las aulas, no es tanto por los contagios en sí, sino que "a las madres, lo que realmente les da miedo, es que no haya colegio y que se queden sus hijos en casa, por sus trabajos y por quedarse encerrados con ellos más que por las posibilidades de contagio".


Noruega: Alejandro Veiga, jefe de cocina

"La personalidad noruega tiende de por sí a la distancia social"

Alejandro NoruegaAlejandro Veiga es jefe de cocina en un hotel de la ciudad noruega Buda. Su hija irá a la guardería en un país que apuesta por normalizar la enseñanza y el regreso a las aulas.

Cuenta que, pese a que no es obligatorio el uso de mascarillas, desde los centros si que han llevado a cabo una serie de medidas para evitar los contagios: "el protocolo parte sobre todo del distanciamiento. A los 80 niños de la guardería los han dividido en cuatro grupos que nunca tendrán contacto entre sí, lo mismo ocurre con la distancia entre los profesores, que mantendrán siempre unos de otros". El número de alumnos en las aulas de los colegios tampoco suele ser elevado, rondando de manera habitual los 20 alumnos por clase, una cifra que facilita el regreso y la aplicación de las medidas de seguridad entre los niños.

El cocinero, explica que hay otro factor muy influyente en el país nórdico a la hora de cumplir el protocolo: "va en la personalidad de la sociedad noruega. De por sí, no existe mucho contacto físico directo entre las personas, lo cual es muy beneficioso ante el coronavirus. A mí, aunque ya llevo tiempo aquí, todavía me cuesta acostumbrarme a no saludar con la mano, o no dar dos besos, cosa que aquí es bastante normal. Lo mismo pasa en el supermercado, las distancias de dos metros son totalmente naturales".

La situación aislada en el mapa, y algunas costumbres como el "quitarse los zapatos en la entrada" también evitan de forma inconsciente los contagios entre la población noruega.


China: Mario Peso, Entrenador de fútbol

"No hay espacio para dividir a los alumnos en las aulas"

Mario, ChinaMario Peso es entrenador de fútbol en China. Unas vacaciones por el Año Nuevo Chino lo ubicaron fuera de su país de residencia justo antes de que estallase la pandemia en el país. Fue tarde y no pudo regresar. Quienes sí volvieron, fueron sus alumnos a las aulas, lo hicieron en abril y lo volverán a hacer este septiembre, además de algunos que ya lo hicieron en agosto, todos ellos siguiendo protocolos de desinfección y con distanciamiento en las aulas, además del uso obligatorio de mascarilla. Hasta el momento son las medidas de seguridad más estrictas que se han aplicado. Varios videos en los que se mostraba una entrada corriente en un aula se hicieron virales este mes. Sin embargo, como indica el entrenador Mario Peso, no parece que el número de alumnos por clase vaya a cambiar: "no hay espacio para dividir las clases en grupos de 25 personas, y la media ahora es de 50 alumnos por clase, por logística van a tener que seguir asistiendo los mismos que antes".

El caso de Mario es el de muchos españoles: la pandemia les encontró fuera de China y ahora no pueden regresar a sus puestos de trabajo. El gobierno chino permite actualmente volver a aquellos que tengán su permiso de residencia en vigor: "pero a los que les ha caducado no pueden optar a ese visado, es mi caso. Muchos profesores no podemos volver ni sabemos cuando podremos".


Ecuador: Jéssica Orzama, profesora

"Se podrá optar por la modalidad virtual o por la enseñanza paterna"

jessica euadorEn Ecuador, las clases empezarán el 1 de septiembre. Pero no lo harán de manera presencial sino cada estudiante desde su casa debido al riesgo de contagio.

Jéssica Orzama es profesora en Ecuador, por lo que al igual que sus alumnos se tendrá que adaptar a las nuevas medidas: "todos los cursos de modalidad presencial serán online, hasta que el Comité de Operaciones en Emergencia (COE) Nacional autorice el retorno progresivo a las aulas. El Ministerio de Educación ha dado la posibilidad de que las instituciones educativas opten por una modalidad virtual o una modalidad de homeschooling, es decir, padres en convenio con el curso". Según esta medida, los progenitores se convertirían durante este período en los profesores de sus hijos.

"Los protocolos que sé que se aplicarán son fundamentalmente dos: el de distanciamiento físico, espacio entre cada uno de los pulas distancias de dos metros son totalmente naturales. La situación aislada en el mapa, y algunas costumbres como el "quitarse los zapatos en la entrada" también evitan de forma inconsciente los contagios entre la población noruega. pitres y horarios intercalados para dividir a los grupos. Otro protocolo es el de higiene de manos, con una rutina de lavado de manos dentro del colegio antes y después de todos los momentos clave, como al entrar a la escuela, antes y después comer o usar el baño, al compartir algún material, etc" explicó Jéssica..


EE.UU: Eric Mccoy, auxiliar devuelo

"Hay quien pretende postponer el colegio hasta que haya una vacuna"

El auxiliar de vuelo Eric McCoy, fue profesor de inglés en Vigo. Ahora, de vuelta en los Estados Unidos, concretamente en Dallas, informa de una organización en las aulas muy diferente a la española. En el país americano, las medidas para los colegios dependen de cada estado, igual que el inicio del curso. En el suyo, Texas, dará comienzo esta misma semana en algunas aldeas o ciudades pequeñas en las que las posibilidades de contagio son reducidas. Las medidas de seguridad también dependerán del criterio local de las autoridades, muchas de las cuales han estado en contra del uso obligatorio de mascarilla.

Para un mayor control, el departamento de salud del estado de Texas ha dividido las escuelas en diferentes distritos, los cuales tienen el poder de decidir cuando abren sus colegios y de que modo se imparten las clases. Según Eric "concretamente la ciudad de Dallas está tratando de postponer la fecha de abrir los colegios, ya que muchos sindicatos de maestros han expresado su miedo a que se den posibles contagios entre los menores y los profesores". Grupos de padres también avogan por "postponer el colegio hasta que haya una vacuna".

Las clases online están muy normalizadas, muchos alumnos seguirán las clases por Internet, o llevarán sus ordenadores a clase para evitar en todo lo posible el contacto con materiales y entre los alumnos.

"Hay mucho miedo a los rebrotes entre los padres y madres, la mayoría de la gente teme que sus hijos puedan contagiarse o llevar el virus a casa. En el lado contrario, hay grupos de padres preocupados por no tener con quien dejar a sus hijos o que hacer si tienen que ir a trabajar, y prefieren que sus hijos estén en el colegio" cuenta el auxiliar de vuelo. Sin embargo, no son destacables las protestas por las medidas y el regreso, ya que actualmente en Estado Unidos "se están lidiando otras protestas de mayor interés nacional como el Black Lives Matter".

Criterios dispares marcan una improvisada y temida vuelta al cole
Comentarios
ç