Cruz Roja bate el récord en su plan de empleo

La organización consiguió el año pasado lograr un puesto de trabajo para 310 parados de la comarca, un 28% más que antes de la pandemia. El programa ofrece orientación, formación, prácticas y contratos en más de 430 empresas

Trabajadores de Cruz Roja que participan en el Plan de Empleo, en las instalaciones de  Pontevedra.
photo_camera Trabajadores de Cruz Roja que participan en el Plan de Empleo, en las instalaciones de Pontevedra. DAVID FREIRE

Probablemente son más visibles sus facetas como organización que auxilia a las personas que sufren una catástrofe o situaciones crudas de exclusión social, pero sin duda Cruz Roja se ha convertido en uno de los principales facilitadores de empleo de la comarca.

La organización, con más de 160 años de historia, tiene en marcha un Plan de Empleo que, solo en el último año, atendió a 512 parados de la comarca en las instalaciones de la calle Padre Gaite de Pontevedra, de las que más del 60% acabaron encontrando un puesto de trabajo. Exactamente, la coordinadora del programa a nivel provincial, Alejandra Casal, puntualiza que 310 desempleados del municipio y de los concellos de alrededor lograron una ocupación gracias a este plan, donde tanto la participación como la inserción han aumentado un 28% respecto a 2019.

A nivel provincial la cifra de beneficiarios subió el año pasado hasta las 1.140 personas, de las que 690 consiguieron salir de la lista del paro. ¿Cómo? El procedimiento empieza en la propia sede de Cruz Roja, donde los desocupados pueden hacer unas primeras indicaciones sobre sus pretensiones a nivel empleo. En un plazo de tiempo muy breve, normalmente inferior a una semana, los técnicos vuelven a contactar con los demandantes y, en función de su perfil, les invitan a participar en alguno de los programas activos. Actualmente, hay cuatro: uno dirigido a menores de 30 años, otro para mayores de 45, otro para mujeres en determinadas circunstancias y otro enfocado para el resto de personas en situación de desempleo.

El programa suele tener un año de duración y ofrece itinerarios "totalmente individualizados" en los que se prestan servicios de orientación, formación e intermediación con las empresas.

Formación

La coordinadora subraya que, pese a la alta tasa de inserción, Cruz Roja "no funciona como una ETT" que se limite a enviar currículums, ni como una academia "para los que únicamente quieren hacer cursos". Según añade, el fin último de la organización es mejorar la empleabilidad de las personas aumentando su nivel competencial, de ahí que destine multitud de recursos a pulsar cuáles son las capacidades del demandante, cómo puede mejorarlas y de qué manera puede encontrar trabajo.

El servicio de orientación ayuda a guiar a los desocupados en la búsqueda de empleo, mientras que la formación contribuye a ganar competencias. Dentro de este último apartado, hay cursos de formación prelaboral, como pueden ser de manipulación de alimentos o prevención de riesgos laborales, y otros de capacitaciones profesionales, que "son formaciones específicas en ocupaciones con prácticas en empresas", precisa Casal.

Este tipo de ciclos van cambiando de temática en función de los sectores donde se percibe mayor empleabilidad. La organización acaba de celebrar cursos en la rama higiénico-sanitaria y en el nicho de camareros de piso, cuyos participantes están a punto de iniciar prácticas en hoteles de Sanxenxo. Pero prepara ya otra tanda de formaciones sobre "caja y reposición", que incluirán prácticas en supermercados de Pontevedra; "logística y distribución", que finalizarán con pruebas en almacenes, y "operario polivante", dirigido al sector industrial.

En general, las prácticas no son remuneradas, aunque en algunos cursos Cruz Roja ofrece la posibilidad de ofrecer algunas "en función de la casuística de cada persona".

Inserción

La intermediación con las empresas es otra de las grandes patas del Plan de Empleo, donde la comunicación es bidireccional. Muchas veces Cruz Roja es la que promueve las prácticas o la que propone "autocanditaturas" de personas que cree que pueden encajar en la empresa. Y en otras ocasiones es la compañía la que se dirige a la organización para demandar trabajadores.

La coordinadora provincial Casal señala a este respecto que, en Pontevedra, el plan lleva en marcha desde 2012 y que muchas empresas ya están comprometidas con esta iniciativa. Tanto, que "no mueven un teléfono para pedir una persona sin antes llamarnos a nosotros".

El plan de Empleo, que cuenta con el apoyo del Ministerio de Trabajo y Economía Social y del Fondo Social Europeo (a través del Programa Estatal FSE+ de Inclusión Social, Garantía Infantil y Lucha contra la pobreza), cuenta en la provincia con la colaboración de 430 sociedades. Entre ellas, gigantes de la alimentación como Gadis, Día, Froiz, Carrefour, Eroski o Lidl, y marcas cabecera de la industria como Arnoia Distribución de Libros S.A., Pontevedresa Group, Celtic Estores o Trivium Packaging.

Además, es reseñable la cooperación de decenas de profesionales voluntarios que brindan su conocimiento a coste cero, como jubilados del SEPE o personal sanitario que ofrecen disertaciones sobre empleo y salud.

Cruz Roja destina a su plan de empleo una plantilla de 22 personas en la provincia (8 a nivel municipio) y atiende perfiles muy heterogéneos. Por sexos, las mujeres suelen ser mayoría y por edades, llama la atención la creciente demanda de estos servicios entre la población mayor de 55. Por nacionalidades, cerca de un 60% es española y un 40% extranjera.

La organización celebra este miércoles una jornada de divulgación

Cruz Roja organizará este miércoles 13 una jornada de sensibilización dirigida a la difusión del Plan de Empleo. Todas las personas y empresas interesadas en obtener información podrán acercarse a la calle Benito Corbal, esquina con la calle Lepanto, entre las 10.00 y las 18.00 horas, donde conocerán las distintas actividades que se desarrollan en este programa.

Además, el personal de la organización informará sobre las próximas formaciones que se van a poner en marcha, como los cursos de formación de caja-reposición y de restaurante-bar.

Aparte del plan de empleo, Cruz Roja ofrece en su página web distintas herramientas para facilitar el acceso al mercado laboral. Por ejemplo, cuestionarios para testar la mejor orientación laboral y tutoriales sobre cómo hacer un buen currículum o una entrevista de trabajo.

"Lo más importante es que tengan ganas de trabajar"

La coordinadora provincial del Plan de Empleo de Cruz Roja, Alejandra Casal, subraya que los únicos requisitos para participar en el programa es "estar desempleado, ser mayor de edad y tener permiso para trabajar". No obstante, advierte también de que otro factor que juega un papel clave es la implicación del demandante. "Lo más importante es que tengan ganas de trabajar (...). La gente viene aquí buscando una oportunidad y el que realmente la quiere, la tiene".

La tasa de éxito depende de multitud de factores, si bien la portavoz de la organización asegura que en la mayoría de los casos "el cambio es tremendo". "Hay gente a la que este Plan le ha cambiado la vida totalmente, pero es que la situación de vulnerabilidad de muchas personas solo cambia a través de un empleo. Las ayudas tarde o temprano se acaban y el trabajo significa tener un salario, pero también muchas otras cosas como la relación con otras personas. Es un proceso duro, pero muy gratificante", concluye Casal.

Comentarios