miércoles. 13.11.2019 |
El tiempo
miércoles. 13.11.2019
El tiempo

BELÉN RUBIDO, DECANA DE LOS JUECES DE PONTEVEDRA

"Cuando se produce la separación de facto la mujer retira la denuncia"

Belén Rubido, en su despacho de A Parda. DAVID FREIRE
Belén Rubido, en su despacho de A Parda. DAVID FREIRE
Cuando está a punto de cumplir un año en el cargo, la magistrada que también dirige el Juzgado de Violencia de Género impulsa cambios para mejorar la atención a las víctimas y la eficiencia de la Administración

Una experta en violencia machista está desde hace algunos meses al frente de los jueces de la ciudad del Lérez y su área de influencia. "En la mayoría de las muertes, como el caso de Valga, no había denuncia previa", recuerda. Belén Rubido afronta un período de cambios que afectarán a la legislación en esta materia (el cisma social a la hora de considerar unos hechos abuso o violación está sobre la mesa), pero también al funcionamiento de la Administración de Justicia en general en la Boa Vila, con el estreno, previsto para finales de este año, del flamante edificio en A Parda.

Lleva ya varios meses en el cargo. Y afronta importantes novedades.

Estamos en un momento de cambio. La puesta en marcha del nuevo edificio judicial, que acogerá numerosos juzgados que ahora están repartidos, así como algunas oficinas comunes que aún no se han concretado. Una de las novedades que introducimos en él fueron las dos salas Gesell, que se utilizan para las exploraciones de menores. Están dotadas de tecnología para exploraciones que precisan de personal que se interrelacione con ellos sin que esté el juez delante. Sirven tanto para casos de abusos, menores o violencia doméstica como para los juzgados de familia.

También para pruebas preconstituidas, pues la sala está conectada a través de un sistema interno que permite al juez y a las partes realizar preguntas. También se pueden utilizar para declaraciones en juicio evitando confrontaciones visuales entre víctimas y agresores. Intentaremos darles un uso multidisciplinar. También para testigos protegidos, trata de seres humanos, para preconstituir pruebas.

Tendremos dos (salas Gesell), con tecnología para las exploraciones de menores que precisan de personal que se interrelacione con ellos sin que esté el juez

¿Qué resta para la inauguración real del edificio?

Aunque la inauguración se hizo en septiembre ahora se está instalando el mobiliario. Resta el último trámite administrativo para la concesión de la licencia de primera ocupación. La idea es que entre finales de 2019 y principios de 2020 todos los juzgados estén trasladados. Se va a hacer paulatinamente. Cada semana se trasladarán dos juzgados y comenzaremos por los que están fuera de sede, los de Xermán Adrio, que son tres. Después irán los de la Audiencia, los mercantiles. Los últimos serían los de Primera Instancia que son los que están en este edificio, donde se quedarían la jurisdicción Penal, que serían los de juzgados de instrucción más los penales, un total de siete, Vigilancia Pentenciaria y Menores. También se quedará el Imelga, la Forensía, la Fiscalía y algunos servicios comunes.

En la Audiencia también quedará espacio libre...

Solo puedo decir lo que vamos a hacer aquí. En la Audiencia quedará espacio y ellos lo destinarán a lo que consideren. En el edificio nuevo hay cinco plantas. De ellas, la cuarta y la quinta quedan vacías, para previsión de futuro. La Xunta ha previsto que esta ciudad de la Justicia sea para muchos años. En cada una de esas plantas caben siete unidades, con lo que quedan 14 posibles ubicaciones. La cuarta planta está cerrada y tabicada y la quinta está en obra. Se van a cerrar, no podrá entrar nadie ahí por el momento, son posibilidades de cara al futuro.

La idea es que entre finales de 2019 y principios de 2020 todos los juzgados estén trasladados

Un ciudadano de a pie necesita saber cuánto tarda un proceso judicial desde que denuncia.

Me consta que en general no hay unos índices de espera muy prolongados en el tiempo. No voy a decir excelentes, pero son buenos. En los juzgados de lo Penal los asuntos van casi al día. El último señalamiento está para enero de 2020, no hay un margen excesivo, y eso es lo que más le preocupa al ciudadano.

Otro de los retos es la digitalización de la Justicia. ¿Cómo marcha?

Podríamos estar más avanzados, pero ya se han hecho cosas. El Juzgado de Primera Instancia 3, por ejemplo, ya tiene firma electrónica y trabaja con el expediente digital. Es cierto que hay disfunciones que tenemos que pulir. Hay varios compañeros que tienen la firma implantada. La Fiscalía ya lo usa, así como las partes. Pero físicamente, salvo en el 3 y en los de lo Mercantil, todavía no. Hasta ahora no teníamos salas digitales, que solo existían en la Audiencia. Para ver documentos tienes que tener tu pantalla para mostrarlo, y esto hasta ahora no existía. En el nuevo edificio habrá seis salas digitales y dos más aquí, por lo que tendremos mecanismos para que los magistrados visualicen con mayor facilidad el certificado digital. Hasta ahora se hacían de forma digital y había que imprimirlos para el juicio...

Usted conoce bien los casos de violencia machista. Se está avanzando, pero las muertes no cesan.

En la mayoría de las muertes, como es el caso de las más recientes ocurridas en Valga, no había denuncia previa. Eso es lo más llamativo. Es un fenómeno muy complejo en el que hay muchas cuestiones que acompañan a la denuncia. Si a ti te roba por la calle un señor al que no conoces de nada no tienes problema en denunciarle. En cambio, cuando estamos hablando de una persona que ha querido a la otra, que tienen hijos en común, intereses, y factores como el miedo o la vergüenza, todo eso, que se ve a diario, todo cambia. Hay casos flagrantes de violencia que no se pueden llevar adelante porque la única testigo que hay es la víctima, que tiene el derecho de acogerse a la dispensa de no declarar. Y muchas veces lo que desean es terminar su relación y seguir adelante. Teniendo en cuenta todo eso, la situación es la siguiente: hay muchas más denuncias, ese es un dato objetivo, aunque no todas salen adelante, hay que constatarlas en el juicio.

Debemos tener medidas para que las mujeres se sientan apoyadas, lo que no quiere decir que fomentemos la denuncia, sino que quien quiera denunciar tenga la opción de acceder al procedimiento de la manera más sólida para llegar a una resolución, sea la condena o medidas cautelares. Muchas veces lo que ocurre en estos procesos que terminan con absoluciones es que se inician, se piden las medidas cautelares y cuando se produce la separación de facto a través de la orden de alejamiento, la mujer ya no quiere nada más. Eso es un porcentaje altísimo. Buscan esa primera protección. Esa denuncia suele coincidir con un altercado de violencia que puede coincidir o no con una situación de maltrato continuado en el tiempo. En el momento de la separación hay una situación de conflictividad y eso es lo que pasó, según creemos, en el caso de Valga. Ahí tenemos que intentar ayudarlas.

El gran problema es, entiendo, que retiran las denuncias.

Lo vemos a diario. Es un tema polémico en el que no soy capaz de pronunciarme. Me gustaría que alguna vez, si las mujeres lo permitiesen, entraseis a esos juicios en los que ellas, de manera insistente, y son personas mayores de edad, quieren volver con su agresor. Se niegan a declarar, quieren que se retiren las órdenes de alejamiento y si en algunos casos llegan a declarar, han mentido. ¿Las perseguimos por delito de falso testimonio? Si dicen que su marido no le pegó pero hay pruebas de ello están mintiendo bajo juramento, entonces no es fácil.

¿Pueden actuar bajo coacción?

Si en el momento del juicio o de los hechos eran pareja tienen dispensa para declarar, salvo que el juez detecte coacción o incapacidad. En mi caso, cuando el abogado me dice que su clienta renuncia a la acusación, me quedo sin prueba, salvo que el hecho haya sido en la calle. En esos casos la hago pasar igual, pues lo que diga el abogado me vale solo como indicio. Le pregunto dos o tres veces si alguien la ha presionado. Me dice que no, por lo que no encuentro fórmula diferente.

¿Puede cuantificar estos casos?

Es un número bastante elevado, pasa tanto en Violencia de Género como, incluso más, en Doméstica. Sucede también cuando hay peleas recíprocas, cuando ella está imputada como autora de un delito de Violencia Doméstica y él de Género. En esos casos no habla ninguno. Tal vez un 20 por ciento de los casos, no lo sé con exactitud. Un porcentaje significativo.

¿Qué medidas apoyaría?

Nos cansamos de repetir el mensaje. Educación, apoyo, colaboración y, finalmente, si todo eso no llega, represión punitiva. Tampoco podemos ser descorazonadores, creo que hemos avanzado mucho. Violencia de Género siempre la ha habido, ahora se denuncian más casos, pero sí hay que decir que en estos momentos tenemos el caldo de cultivo para que todo ello no se reproduzca.

POLÉMICA DE LAS 'MANADAS'

La polémica tras la sentencia de La 'manada' de Pamplona ha regresado con la de Manresa. ¿Puede explicar este asunto?

Es difícil de entender, pero la nomenclatura no puede ser «no es abuso, es violación». Hay muchísimos abusos sexuales que las personas que no son juristas la ven claramente como una violación, como una penetración a una persona privada de sentido en la que no hay violencia, pues está narcotizada, dormida. Pero eso, en nuestro Código Penal,  es un abuso sexual. Aunque todos en nuestras connotaciones podamos pensar que es una violación. La pena de abusos en este caso, de diez años, es muy alta. La del homicidio va de diez a quince, por ejemplo. Ahora mismo hay una comisión de expertos que está trabajando en la adecuación del lenguaje, que es importante, a la percepción social del hecho delictivo. Pero la intimidación o el abuso de autoridad tiene que ser analizado caso por caso y ahí la línea divisoria es muy sutil, lo que no quiere decir que las conductas no estén castigadas.

En Pontevedra se ha pedido muchas veces un juzgado especializado en crimen organizado. ¿Lo cree necesario?

Es una propuesta que siempre se ha frustrado. Creo que no tendría acogida. Sería como crear una especie de sucursal de la Audiencia Nacional, el equivalente a Greco, por ejemplo, pero a nivel judicial. Si bien todos sabemos que en esta provincia hay muchos casos de este tipo, pienso que hay otros mecanismos, como liberar carga de trabajo a los jueces que estén llevando esos procesos, que hacen inexorablemente que otras causas se retrasen. Ahora para estos casos tan complejos se pueden pedir auxilios, exenciones de reparto, refuerzo de funcionarios, para que durante ese tiempo el resto del juzgado no se resienta. No sabemos qué resultado daría un único juzgado, tampoco sabríamos qué juez asumiría ese destino.

Las nuevas tecnologías requieren formación.

Los medios digitales los utilizan los funcionarios de auxilio, y tiene  que saber usarlos. Me consta que están recibiendo cursos, pero tienen que especializarse más, porque además del manejo de documentos, las nuevas salas incluyen videoconferencias.

DATOS CONFIDENCIALES

La Oficina de Atención a la Víctima del Delito va por buen camino.

Las OAVD funcionan muy bien en lugares como Valencia. En julio hicimos una propuesta abierta para utilizar la doble vertiente de la psicóloga y la trabajadora social, porque muchas veces a través de ella se pueden gestionar de primera mano los casos aunque no quieran denunciar. Se hizo una propuesta de protocolo y se va a formar un grupo de trabajo. Esto se puede utilizar en otros ámbitos, como Violencia Doméstica, Familia, personas que necesitan un seguimiento y una coordinación. Intentaremos abrir expedientes individualizados. Las situaciones de desprotección de menores con riesgo de exclusión social también se atenderían aquí, como por ejemplo puede ocurrir con los niños de Valga.

La Policía se queja de que se está filtrando información confidencial tras los últimos cambios legislativos.

Una cosa es el testigo protegido o el confidente, que sigue teniendo la misma regulación, y otra las informaciones confidenciales. Antes eso se realizaba de forma más genérica, pero ahora se es más exigente a la hora de que se expliquen se  motiven esas informaciones, para saber en virtud de qué se toman las medidas, en cada caso. No es tanto por la modificación del Código Procesal Penal, sino de la jurisprudencia. 

¿El asunto de las cláusulas suelo está ya superado?

En Pontevedra no tenemos  especialización, pero al repartirse entre los juzgados se lleva bien, la pendencia es poca.

¿Cuáles serán a partir de ahora las prioridades del decanato?

Mi intención es que se haga el traslado causando el menor daño posible al ciudadano. Tengo mucha ilusión con las OAVD. Se está avanzando mucho en el decanato con distintas novedades. Pretendo implantar el régimen de cita previa en el Registro Civil, mucho más cómodo para el ciudadano. Intentaré crear una web del decanato en la que se informe de lo que vamos haciendo. Impulsaremos el programa Educar en Justicia, para dar a conocer a los jóvenes lo que hacemos. Intentaremos reforzar las unidades que lo necesiten y también el expediente digital, que sea una realidad y que nos permita tener una Justicia moderna.

"Cuando se produce la separación de facto la mujer retira la denuncia"
Comentarios