martes. 26.10.2021 |
El tiempo
martes. 26.10.2021
El tiempo

Cuando volver al frente es "un alivio"

María Dolores y Fernando, este viernes, en su vivienda. CEDIDA
María Dolores y Fernando, este viernes, en su vivienda. CEDIDA

Recién jubilados, los doctores Molina y Facal se incorporan al pelotón de sanitarios que está plantando cara al Covid-19 ▶ Prestarán atención telefónica junto a ocho "colegas" del área

No solo la fe mueve montañas, la vocación también es motor incombustible. Como prueba la historia de Fernando Facal García y María Dolores Molina Poch, dos médicos del centro de salud de Lérez recién jubilados que, al igual que otros ocho compañeros retirados del área sanitaria, han decidido arrimar el hombro para echar un pulso al Covid-19. Todos empezarán el próximo lunes a colaborar de forma altruista con el servicio de información telefónica sobre el coronavirus habilitado por la Xunta, al que uno puede llamar todos los días de 08.00 a 24.00 horas. Basta marcar el 900 400 116, cuyo coste es gratuito. 

María Dolores se jubiló en enero a los 65 años y Fernando hace apenas dos semanas, a los 66, tras finalizar la prórroga que solicitó en 2019 para coincidir en el retiro con ella, su mujer. El gerente del área, José Ramón Gómez, recurrió a ellos hace unos días para presentarles la iniciativa y ninguno se planteó “otra respuesta que no fuese haber aceptado”. “Creo que es una obligación moral, pero en mi caso hasta sentí alivio cuando me lo propuso, porque quería hacer algo y no sabía qué. En esto vi un campo en el que podía ser útil y no hubo ninguna duda, ni mía ni de mi mujer”, explica Fernando. 

AL MÁXIMO. El grupo de voluntarios ya ha mantenido una reunión para conocer más de cerca el funcionamiento del servicio, al que se conectarán a través de terminales propios o cedidos. El sistema permite abrir y cerrar la línea a través de un botón, pero al menos en el caso de este matrimonio se avecinan jornadas maratonianas, para las que cuentan con el apoyo “totalmente a favor” de sus tres hijos, mayores de edad. “Habrá que descansar un poco, pero cuantas más horas esté la línea operativa mejor, porque tiene unos picos de demanda altísimos. Yo soy una persona de madrugar, así que me imagino que me conectaré a primera hora y seguiré por la tarde, haciendo paradas para hacer algo de deporte, que es obligatorio, y comer. Calculo que podremos estar entre diez y once horas, pero todavía es pronto para decirlo, porque es un asunto nuevo y tampoco sé el grado de agotamiento psicológico que puede ocasionar esto. Nuestra idea es estar el máximo de horas disponibles”, indica el colegiado, antaño jefe de servicio del centro de salud de Lérez. 

Los facultativos, que atenderán llamadas de pacientes del área, actuarán de la misma forma que los cerca de 100 teleoperadores que ahora mismo operan en el ervicio, ofreciendo información sobre el coronavirus y resolviendo dudas sobre los síntomas. “Uno de los objetivos es intentar solucionar los problemas telefónicamente y evitar que acudan a su centro de salud sin haber contactado antes con su médico de cabecera. Para impedir que se vaya esparciendo el virus, pero también para evitar que se contagien, porque está claro que un sitio con acúmulo de enfermos no es el mejor lugar para estar”. 

CONTRA LA ANSIEDAD. Otra de las misiones es apaciguar los ánimos y arrojar algo de calma a las personas que están viviendo este episodio con angustia, que no son pocas. “Hay que intentar encauzar todas estas ansiedades, que en este momento son naturales. Esto no significa quitarle importancia al asunto, sino valorar la situación de cada uno y aportar la información más adecuada”, precisa Fernando.

El grupo de facultativos también aprovechará el contacto telefónico para reiterar las recomendaciones higiénico-sanitarias y para recordar la existencia de la web www.coronavirus.sergas.gal, en la que hay información actualizada sobre el virus abierta a toda la población. “Entrando en ella se pueden desmontar bulos y noticias falsas, algo fundamental en este momento”. 

SIN PRECEDENTES. El doctor advierte de que la población mundial afronta una “situación terrible” sin precedentes, desatada por “un virus nuevo y una pandemia que jamás había sido tan agresiva”. No obstante, también es el primero en apelar a la calma, recordando que “siempre se salió de estas pandemias y esta no va a ser una excepción”. “Lo que hay que intentar es que sea al coste más bajo posible, por eso es importante seguir las instrucciones de la autoridades sanitarias, mantener el confinamiento y no hacer aventuras. Debemos remar todos en la misma dirección. Luego ya veremos qué aprendemos de esta lección, porque es obvio que el mundo no puede ser igual después de esto. Al menos tendríamos que aprender la importancia de la sanidad pública, que es la que se está ahora mismo partiendo el pecho. Es nuestro mayor tesoro”. 

Dicho esto, si algo reitera el colegiado es su invitación al resto de compañeros del gremio jubidados “para que se sumen al carro”, porque “cuantos más seamos, más agilizaremos el servicio” Para ello recomienda a las personas interesadas dirigirse al Colegio de Médicos de Pontevedra, que gestiona el voluntariado con Sanidade.

Cuando volver al frente es "un alivio"
Comentarios
ç