Daniel Vidal, socorrista

"Tenemos muchas incidencias pero suelen ser leves: picaduras de insectos, rascazos y heridas"

Numerosos municipios han tenido que afrontar la falta de personal para cubrir sus puestos de salvamento marítimo este verano. Los socorristas justifican la baja demanda con las malas condiciones ofrecidas por los concellos. Daniel Vidal, con 17 años de experiencia, dice que no se corresponden con la exigencia del puesto
Daniel Vidal, socorrista en la playa fluvial del Lérez. ANXO LORENZO
photo_camera Daniel Vidal, socorrista en la playa fluvial del Lérez. ANXO LORENZO

En temporada alta la afluencia en las playas aumenta considerablemente, dejando así al descubierto un problema que se repite cada verano desde años atrás, la falta de socorristas. Daniel Vidal, vigilante en la playa fluvial del Lérez, tiene una visión clara de lo que necesita esta profesión para prosperar, gracias a su extensa experiencia en salvamento marítimo.

¿Cuánto tiempo lleva dedicándose al socorrismo?
Llevo 17 años, comencé en playas marítimas y grandes, en Portonovo y Sanxenxo. Yo lo tuve bastante fácil porque había muchos puestos de trabajo, me saqué el título y trabajo todos los veranos desde entonces. Entonces los concellos contrataban a más gente de la esencial, no como ahora, que cuentan con la gente justa.

¿Cuántos socorristas trabajan en cada playa?
En la playa fluvial de Pontevedra somos 2 personas. Entre semana estamos los dos, pero el fin de semana está una persona sola. Considero que en esta playa debería haber dos personas siempre, ya que es muy difícil vigilar la zona tú solo. Además, si te tienes que ausentar por cualquier motivo, no hay nadie que pueda cubrirte durante ese tiempo.

El buen tiempo solo acaba de empezar, pero, ¿han tenido muchas incidencias hasta ahora? ¿Cuáles son las más frecuentes en una playa fluvial como esta?
La gente ha tardado en venir a la playa, pero desde el inicio del verano tenemos una afluencia de entre 150 y 200 personas diariamente. Sí que hemos sufrido bastantes incidencias, pero todas han sido leves. Llevo dos años trabajando en esta playa y la mayoría de los problemas que solemos tratar tiene que ver con picaduras de insectos o rascazos y heridas.

Daniel Vidal, socorrista en la playa fluvial del Lérez. ANXO LORENZO
ANXO LORENZO

¿La falta de personal se debe en parte a la baja demanda que hay actualmente para esta profesión?
Por supuesto. El campo del socorrismo no está bien aprovechado. Hubo unos cuantos años en los que ni siquiera hubo cursos de socorristas. Se debe facilitar la entrada de nuevos candidatos, ya que los cursos subieron y sigue siendo un trabajo de verano, no compensa el tiempo perdido en la formación para lo que se trabaja.

¿Qué requisitos son necesarios para esta actividad?
Necesitas el graduado escolar y el título de socorrista. El curso para obtener el título se prolonga unos 2 ó 3 meses, unas 240 horas o más durante los fines de semana ya que mucha gente trabaja. Los cursos son todos privados, y tienen un coste de alrededor de 1.000 euros. Deberían fomentar la realización de cursos intensivos gratuitos para aquellas personas que no tienen recursos para pagar el título privado. Ya se realizan cursos de este tipo para Técnicos de Animación de Actividades Físicas y Deportivas y graduados en Ciencias da Actividade Física e do Deporte de la UVigo.

¿Cómo son las condiciones que se ofertan a los socorristas hoy en día?
Hay sitios en los que puedes ganar más dinero, pero ronda los 1.300 euros mensuales. En cuanto a horas, empecé la temporada realizando unas 38 a la semana, está bien, pero están repartidas en 6 días. Los concellos no suelen estipular estos horarios debido a la baja demanda. Los socorristas suelen trabajar 4 días a 8 horas, normalmente de 12.00 horas a 20.00 horas, es por eso que la poca gente que hay quiere ir a las playas grandes.

Como socorrista, ¿qué le gustaría cambiar a nivel legislativo para mejorar las condiciones?
Tal y como están las cosas hoy en día, y teniendo en cuenta las exigencias de este trabajo, pienso que se deberían subir los salarios. No es un puesto mal pagado, pero la vida se ha encarecido mucho y puede ayudar a que crezca la demanda.

Comentarios