domingo. 25.08.2019 |
El tiempo
domingo. 25.08.2019
El tiempo

De Pontevedra a la sabana

Rubén Portas radiomarcando un guepardo junto con su equipo. CEDIDA
Rubén Portas radiomarcando un guepardo junto con su equipo. CEDIDA
El pontevedrés Rubén Portas tuvo que salir de Galicia ante la imposibilidad de estudiar grandes carnívoros en la comunidad debido a la falta de ayudas. Desde 2013 investiga a la población de guepardos que habitan en Namibia

PONTEVEDRA PARTICIPA en el estudio de la población de guepardos en Namibia de la mano de Rubén Portas. El de la Boa Vila se dedica a capturar, radiomarcar y seguir a los guepardos en el país africano para poder monitorizar la población de estos carnívoros, obtener un censo y repetirlo cada tres años para saber si crece o decrece, si es o no una especie amenazada. Además también investiga otros intereses personales, como son los grupos de guepardos que viven a lo largo del desierto y su adaptación a los ambientes áridos y sus desplazamiento en ellos.

Antes de llegar, estudió un ciclo de Recursos Naturales y actualmente está acabando la carrera en el país africano. También trabaja para el instituto alemán IZW, algo parecido a un CSIC alemán, y colabora con el Ministerio de Medio Ambiente de Namibia para estudiar dicha población de guepardos del país. Portas se unió a la investigación en 2013, durante tres meses como voluntario y más tarde con un contrato laboral.

Namibia es un país situado al sur de África que registra una de las densidades de población más bajas del mundo, con 3 habitantes por kilómetro cuadrado. Según los datos más recientes publicados por la ONU, el 4,01% de la población namibia es inmigrante. Para viajar hasta el país son necesarias pocas vacunas, concretamente la del tétanos, la de la fiebre amarilla y la de la malaria.

Hay aproximadamente 300 españoles habitando el país africano, de los cuales el 90% son gallegos. La mayoría viven en la costa debido a la industria pesquera, pero en el interior podemos encontrarnos a investigadores como Rubén Portas. El de Pontevedra se trasladó al sur de África porque, como él indica, en Galicia casi ninguna de las especies amenazadas tiene un plan de gestión, nadie monitoriza sus poblaciones y, en muchos casos, no se sabe cuáles son los factores que afectan a esas especies. Portas afirma que casi todos sus compañeros biólogos gallegos están también trabajando fuera, solo unos pocos han tenido la oportunidad de quedarse e investigar. También señala que aunque en España no existe mucho interés por parte de la Administración, una de las comunidades más notorias en este déficit es Galicia. Su interés son los grandes carnívoros, animales que podemos encontrar en la comunidad, pero ha tenido que decantarse por una especie foránea: "En Galicia trabajé con lobos, pero en 2010 decidí salir de España porque la situación laboral era insostenible".

Rubén Portas tuvo que salir de Galicia ante la falta de ayudas en la investigación de especies amenazadas autóctonas

La fauna en Namibia se halla bien conservada, la población es muy reducida por lo que el impacto de las personas es relativamente pequeño: "aún hay esperanza por hacer cosas y no cometer los errores que se cometieron en Europa con la fauna".

Pese a las oportunidades de trabajo que el país ofrece en este ámbito, para el investigador la vida social es casi inexistente. Durante su estudio, pasa 280 días al año en el campo y no existe la cultura de quedar con amigos después del trabajo para tomar algo: "La vida social y la comida era lo que más me gustaba de Pontevedra" reconoce Portas. También dice echar de menos a su familia y amigos; el idioma gallego, en Namibia solo puede comunicarse en inglés y en alemán, y el contraste de verdes existente en el paisaje de Galicia: "aquí en África el color verde dura muy poco, la estación de lluvias es muy concentrada y no tenemos la misma gama".

Nostalgia aparte, la realidad es que el regreso es complicado. Su contrato laboral dura hasta finales de 2020 y, según su propia observación, el panorama laboral para su profesión sigue igual que cuando dejó Galicia: "Tengo muchos amigos en distintas partes del mundo que también trabajan con especies amenazadas y se encuentran en la misma situación que yo, queremos volver pero no podemos".

DESIGUALDAD. Rubén Portas lleva a cabo una donación personal cada vez que viaja al país. Cada vez que vuelve al sur de África, deja un gran espacio en su maleta para llevar ropa a los niños : "la ropa en Namibia es cara, no es el país más pobre de África, pero normalmente la ropa que ya no uso la entrego". En una ocasión hizo una publicación en Facebook para que quien pudiese colaborase en la entrega de ropa, recibiendo una más que generosa respuesta por parte de sus contactos. Fue imposible transportar todo lo que se había cedido.

En cada viaje, el pontevedrés deja un espacio de su maleta para llevar ropa que no usa a los niños namibios

Explica que los niños están afectados por la desigualdad. Namibia sufrió la época colonial tras los genocidios del siglo XX. Los supervivientes fueron sometidos a la expropiación, deportación, trabajo forzoso y discriminación. Se privó a los negros namibios de su tierra y se la quedaron los colonos blancos. Según el pontevedrés, actualmente la mayor parte del país son fincas privadas. Un 90% del territorio pertenece a un 10% de la gente, de la cual el 80% son blancos. Es la desigualdad a la que están sometidos quienes viven en el país sin privilegios.

De Pontevedra a la sabana
Comentarios