viernes. 22.01.2021 |
El tiempo
viernes. 22.01.2021
El tiempo

Tres décadas y media entre flores

Juan, en el centro, con camisa blanca, inaugura su nuevo local para la Floristería Peregrina. RAFA FARIÑA
Juan, en el centro, con camisa blanca, inaugura su nuevo local para la Floristería Peregrina. RAFA FARIÑA
Juan Martínez inauguró este jueves su nuevo local, Floristería Peregrina

Si Juan Martínez tuviese que escoger una flor, se quedaría con las peonías. Tratarlas es casi un reto. Requiere la experiencia de quien lleva tres décadas y media entre flores, como él. Abren rápido e inesperadamente y, de forma efímera, se vuelven a cerrar. El proceso es muy corto y exige mucha pericia. Lo cuenta después de un buen tiempo reflexionando, porque maneja tanta variedad de plantas a diario que es difícil decidirse. 

Desde que comenzó a dedicarse a la venta de plantas, en un pequeño puesto de la Praza de Abastos, han cambiado las modas y peticiones de los clientes. Si antes una rosa servía para conquistar a cualquiera, ahora esta es una flor pensada para los clásicos, pero no para quien quiera ir al día en lo que a flores se refiere. Eso sí, "con una rosa aciertas siempre". Lo que pasa es que las nuevas tendencias le han obligado a introducir otro tipo de variedades, de forma que trabaja con hasta 25 tipos de flores al día. "Los centros silvestres con plantas como la lavanda, el trigo o el eucalipto baby están mucho de moda", explica Martínez. Del mismo modo, la combinación de plantas secas con flores verdes también está de moda y los gustos son cada vez más sofisticados. "Ahora en Navidad no hay nadie que se quede sin una ponsatia y el esfuerzo por decorarlo todo es mucho mayor", cuenta. También en San Juan despacha cientos de ramos de hierbas silvestres tradicionales para atraer a la suerte, una tradición que lleva cumpliendo desde que montó su empresa y que lo obliga a recorrer montes y caminos durante todo el mes de junio para recolectar especies típicas que cada vez cuesta más encontrar.

Los gustos se han refinado en este tiempo y una rosa ya no es suficiente

Tras su paso por la Praza de Abastos, se instaló en Os Soportais pasando a bautizar su negocio con el mismo nombre de la calle. En todo este tiempo, ha hecho una multitud de clientes fijos, "el 85%", según indica. "Son personas que han venido durante todo este tiempo, luego vinieron sus hijos y ahora sigo atendiendo también a sus nietos", cuenta. 

El caso es que Juan Martínez necesitaba más espacio para sus flores, por eso se ha cambiado de local. El jueves lo inauguró brindando con champán. Si quieren encontrarlo, ahora está en plena Praza da Ferrería, cuenta con una máquina para servir café y refrescos a sus clientes mientras esperan por sus ramos –"de forma gratuita, invitamos nosotros", recalca– y ha cambiado el nombre del negocio: Floristería Peregrina. Ahora tendrá todavía más flores, más plantas y objetos de decoración.

Tres décadas y media entre flores
Comentarios