sábado. 21.09.2019 |
El tiempo
sábado. 21.09.2019
El tiempo

"Decatámonos de que faltaban varias plantas na horta da gardería"

La huerta escolar de A Galiña Azul
La huerta escolar de A Galiña Azul
Saqueos en la huerta escolar del campus universitario. Se cree que los responsables son vecinos de la zona

La Escola Infantil A Galiña Azul del campus universitario de A Xunqueira recibe visitas inesperadas en horas no lectivas. La guardería tiene un pequeño huerto en el que los niños, de entre uno y tres años, plantan hortalizas que desaparecen al cabo de unos días.

Todo empezó en agosto del año pasado, cuando la escuela cierra por vacaciones y las cuidadoras se encargan de regar las plantas. El guardia jurado que vigila el campus fue el primero que se percató de que un curioso se acercaba al huerto para coger pimientos y no para cuidarlo. Lo que en ese momento pareció una anécdota, volvió a repetirse la pasada primavera, cuando los niños empezaron de nuevo a cultivar tomates, lechugas, pimientos, cebollas, etc. Ángeles Rodríguez, la directora de la guardería, cuenta que "decatámonos de que faltaban plantas na horta, especialmente os luns pola mañá, porque a escola permanece pechada sábados e domingos". El problema se acrecentó cuando los hurtos consistían en "roubar máis cantidade e coller os brotes das leitugas para plantalas nas súas casas"”, afirma Ángeles.

Hace unos días, la madre de una alumna escuchó en el centro de Pontevedra que una señora decía que en el campus había una huerta abandonada donde se podían recoger hortalizas. La madre le llamó la atención y advirtió a las cuidadoras. En la huerta colgaron un anuncio ‘espantapersoas’ en el que se ruega que tengan respeto por el trabajo de los niños y dejen de robar los frutos. Sin embargo, ayer mismo "botamos en falta unha das cebolas que os nenos recollerán esta semana". Las cuidadoras están convencidas de que otros vecinos van a dar un paseo por la zona y se aprovechan de la actividad infantil. Los responsables de la escuela han avisado a la Universidade de Vigo, a la que pertenecen los terrenos en los que está situado el centro, para preguntar si hay cámaras de seguridad y poder descubrir al ladrón o ladrones, todavía sin identificar. Mientras tanto, los niños permanecen ajenos a estos hurtos: "son tan pequenos que aínda non se decatan de se en lugar de tres leitugas hai dúas".

"Decatámonos de que faltaban varias plantas na horta da gardería"
Comentarios