Miércoles. 19.12.2018 |
El tiempo
Miércoles. 19.12.2018
El tiempo

Dentro de 15 años la provincia tendrá 40.000 habitantes menos, pero más mayores y estarán más solos

Un hombre pasea por Pontevedra. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Un hombre pasea por Pontevedra. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

De continuar la tendencia actual, la población de Pontevedra pasará de 940.927 a 903.468 vecinos ►Aunque habrá en total 20.000 hogares más que en 2018, 113.000 personas no vivirán acompañadas ►El 30 por ciento de los residentes tendrá más de 65 años y el número de menores de edad podría reducirse en más de tres puntos

Dentro de 15 años, en 2033, la población de la provincia de Pontevedra habrá disminuido hasta apenas superar las 900.000 personas, pero serán ciudadanos envejecidos y cada vez más solos. Ese es el mapa demográfico que dibuja el Instituto Nacional de Estadística (INE) según sus proyecciones de población y hogares hechas públicas ayer. De cumplirse esta predicción, Pontevedra perdería 37.459 de los más de 940.000 habitantes que tenía a 1 de enero de 2018, con lo que se situaría en 903.468. De este modo, será la segunda provincia gallega que sufra una mayor sangría poblacional, solo superada por A Coruña, que podría llegar a registrar una bajada de 48.114 habitantes.

El descenso del 4% en el número de habitantes previsto para los próximos 15 años será resultado de diferentes factores y se producirá de mantenerse las tendencias actuales en cuanto a fecundidad, mortalidad y migraciones. Por otro lado, mientras que en 2033 podría haber 81.551 personas menos nacidas en España en la provincia, los extranjeros sumarían 44.093 más que en la actualidad.

Y es que el INE calcula que el número de niños que nacen continuará reduciéndose y mantendrá la tendencia de descenso iniciada en 2008, cuando nacieron 8.986 niños y niñas en la provincia. Así, entre 2018 y 2033 solo nacerán 85.833 bebés, un 28% menos que en los 15 años anteriores. Por otro lado, las mujeres tendrán una media de 1,22 hijos, frente a los 1,16 actuales a una edad media de 33,1 años.

Sin embargo, las previsiones pasan por que Pontevedra tenga un panorama en números negativos en lo que respecta a la emigración. Así, frente a las 10.733 personas que podrían marcharse de la provincia en 2018 (entre las que eligen otros lugares de España y quienes optan por el extranjero), en 2033 está previsto que sean 10.198, es decir, 535 menos.

Por otro lado, la provincia recibirá menos inmigrantes que en la actualidad, y la gran mayoría llegarán de otros lugares del país. Así, en total vendrán 11.848 personas en 2033, 852 menos que las estimadas para el total de este año. Además, mientras que se producirá un descenso en el número de extranjeros llegados (957 menos dentro de 15 años), la inmigración interna será ligeramente superior a la actual (205 más).

HOGARES. Por otro lado, el panorama demográfico proyectado por el INE para 2033 también afecta a la estructura de los hogares. Así, según la Proyección de Hogares 2018-2033, pese a que en la provincia habrá 20.000 hogares, pasando de los 365.060 a los 385.261, de ellos, casi el 30% serán unipersonales, lo que supone que 113.266 personas vivirán solas dentro de 15 años, frente a las 85.789 que lo hacen ahora. También aumentará el número de hogares compuestos por dos personas y cada vez serán menos los que tengan más de tres.

Además de estar más solos, la población pontevedresa será más mayor. Y es que tres de cada diez de los cerca de 900.000 habitantes que se prevé que tenga la provincia dentro de tres lustros tendrá más de 65 años. A esto se suma que la edad media aumentará, aunque será la más baja de todas las provincias gallegas, hasta los 49,81 años, cuatro años más que a principios de 2018, cuando se situaba en 45,58.

Esta tendencia a una sociedad cada vez más envejecida se verá reflejada también en la esperanza de vida. Así, mientras que las personas nacidas en 2018 vivirán de media hasta los 83,11 años (80,06 los hombres y 86,03 las mujeres), las que lo hagan en 2032 podrían vivir hasta los 85,2 años (82,45 y 87,81, respectivamente). Este dato la sitúa como la segunda provincia con una mayor esperanza de vida en el futuro, solo por debajo de Ourense.

Sin embargo, el hecho de morir con más años no evitará que las defunciones sigan aumentando durante todo el periodo proyectado en el que, en total, fallecerán más de 150.000 personas, casi un 25% más que en los 15 años previos, cuando murieron 122.500 personas en Pontevedra.

Todos estos datos harán que la pirámide poblacional de la provincia sufra cambios a lo largo de los próximos 15 años. El grupo de edad más numeroso en la actualidad es el de aquellas personas de entre 35 y 49 años, pues suponen casi el 25% de los habitantes, es decir, 233.517. Sin embargo, en 2033 será el de aquellas que están entre los 50 y los 64 años, con el mismo porcentaje de la población total. Además, tan solo el 12% de los habitantes serán menores de edad, lo que supondrá un descenso de tres puntos.

Dentro de 15 años la provincia tendrá 40.000 habitantes menos, pero...
Comentarios