martes. 11.08.2020 |
El tiempo
martes. 11.08.2020
El tiempo

El descenso de la demanda hace caer los precios de pescados y mariscos

Clientes comprando en un puesto de la Plaza de Abastos de Pontevedra. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Clientes comprando en un puesto de la Plaza de Abastos de Pontevedra. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Frutas, verduras y productos cárnicos estancan sus valores "a la baja" en la nueva normalidad 

La crisis provocada por el coronavirus y sus terribles consecuencias económicas han terminado por poner contra las cuerdas a los pequeños negocios locales. En la Praza de Abastos de Pontevedra el producto fresco y autóctono lucha por volver a ocupar el lugar que antes poseía en la despensa de los cientos de pontevedreses que hacían su compra diaria en el mercado, allá por el mes de marzo, cuando todavía se ignoraba la gravedad sanitaria del futuro que aguardaba. Hoy, el mercado comienza a recuperar la vitalidad que siempre lo caracterizó y la clientela regresa, por fin, a dar sus rutinarios paseos entre los puestos. En cuanto a los precios, la menor demanda hace descender el valor de pescados y mariscos, los productos cárnicos se mantienen con respecto al año pasado y las frutas y hortalizas también congelan sus precios "por lo bajo". Los comerciantes fijan sus esperanzas en agosto, como el mes de la completa reactivación en ventas.

"Está siendo un mes de julio bastante atípico", comenta Santi Cachadas al frente de su puesto de pescados y mariscos. "Los precios están descendiendo con respecto a las mismas fechas del año pasado y, sobre todo, en restauración", explica. Y es que el descenso del turismo y la bajada en el número de comensales en los restaurante de la Boa Vila ha mermado notablemente la demanda de producto fresco. "En un julio normal el rodaballo alcanzaría perfectamente los cuarenta y tantos euros, sin embargo, en la actualidad, no se aproxima ni a los treinta", indica Santi. Otro ejemplo claro de esta acusada caída está en la sardina: "en San Juan llegó a alcanzar los 18 euros por kilo, hoy se puede adquirir por sólo 5".

Por otro lado, Loli Loureiro, de mariscos Loli, confirma esta tendencia a la baja también en el ámbito del marisco, pero afirma que "los precios subirán a partir del mes de agosto, con la reactivación de la hostelería".

Mientras que el precio de pescados y mariscos baja, los productos cárnicos y las frutas y verduras estancan su coste. "Tenemos exactamente los mismos precios, no subimos nada", comenta Montse, de carnicería Monse. La costilla se fija en ocho euros, los filetes a diez y la aguja se despacha sobre los siete.

En cuanto a lo productos más perecederos, destaca la leve disminución en el precio de las frutas de temporada, como los peladillos, el melón o la sandía.

El descenso de la demanda hace caer los precios de pescados y mariscos
Comentarios