Desciende el cibercrimen y aumenta la delincuencia 'tradicional' en la ciudad

Los datos consolidados de 2023 señalan la comisión de 3.119 ilícitos penales en Pontevedra a lo largo del año. Preocupan los homicidios en grado de tentativa y las agresiones sexuales
                      Intervención de las policías Local y Nacional en A Ferrería.
photo_camera Intervención de las policías Local y Nacional en A Ferrería.

Un homicidio consumado (el perpetrado por un individuo en Estribela en el mes de mayo), siete más en grado de tentativa (la mayor parte de ellos en el marco de desavenencias por cuestiones de drogas) y siete agresiones sexuales (cuatro más que en el ejercicio precedente) suponen los elementos que generan mayor preocupación atendiendo a los datos estadísticos de criminalidad correspondientes a 2023 que contempla el Ministerio del Interior en el término municipal de Pontevedra. A nivel global, y salvando los asuntos relatados, la delincuencia se mantiene relativamente estable (sube un 2,1 por ciento), si bien la estadística es distinta si se tiene en cuenta la delincuencia convencional, que sube en un 7,6 por ciento, y la ciberdelincuencia, que en la ciudad del Lérez, a diferencia de lo que ocurre en otras latitudes, ha sido frenada en seco, con un descenso del 12,5 por ciento con respecto a las cifras de 2022.

En cuanto a las subidas más significativas, más allá de los preocupantes homicidios en grado de tentativa y agresiones sexuales con penetración, destacan los hurtos, que, a nivel cuantitativo, tiran al alza de la estadística. El incremento, de un 13 por ciento, eleva la cifra a 790, lo que supone más del 25 por ciento del total de los delitos que se detectaron en la ciudad del Lérez en el ejercicio objeto de análisis: 3.119.

Todas estas cifras ya han sido analizadas por los responsables de las policías Local y Nacional, la Guardia Civil y el subdelegado del Gobierno, Abel Losada, junto con el alcalde, Miguel Anxo Fernández Lores, y la edil de Seguridade Cidadá, Eva Vilaverde, en la Junta Local de Seguridad adelantada semanas atrás y en la que también se trató el pico de inseguridad ciudadana en los entornos de A Ferrería y Campolongo.

En el apartado positivo debe destacarse que la ciberdelincuencia se redujo de forma significativa, impulsada por el bajón de las estafas, que decrecen en un 13 por ciento, si bien la alerta debe mantenerse: el apartado que más sube es el de otros ciberdelitos, nuevas modalidades que van surgiendo.

Resto de la provincia. A la baja, excepto en Vilagarcía

El resto de municipios relevantes de la provincia de Pontevedra presentan mejores datos que en la capital en el último análisis que efectúa el Ministerio del Interior, salvo Vilagarcía de Arousa, que destaca por ser el Concello en el que más aumentó la delincuencia en 2023. Así, en el municipio de O Salnés se detectó un aumento de un 15,6 por ciento de la delincuencia convencional, así como de un 8,2 por ciento en el global. La gran presencia de droga en la comarca influye en buena parte de los delitos.

Los mejores datos de la provincia los ofrece la comisaría de Marín que dirige Javier Fos, donde se cuantifica un descenso en todas las variables fijado en un siete por ciento menos. En Vigo también baja la criminalidad convencional (en un once por ciento), pero el cibercrimen está desbocado: sube un 43 %.

Comentarios