viernes. 15.11.2019 |
El tiempo
viernes. 15.11.2019
El tiempo

Los siete detenidos tras la operación Beluso ingresan en distintas prisiones

Salvador Dios, durante el juicio por la Operación Piraña celebrado en Pontevedra. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Salvador Dios, durante el juicio por la Operación Piraña celebrado en Pontevedra. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

Entre los encarcelados está el buenense Salvador Dios Otero, acusado de gestionar infraestructura naval para la red criminal

Un marroquí con varias identidades y residente en un auténtico búnker de la Costa del Sol, Hicham O.; un argentino de similares características y una presunta capacidad operativa fuera de lo común, G., y un gallego muy conocido por las fuerzas de seguridad con antecedentes penales por blanqueo de capitales procedentes del tráfico de drogas, Salvador Dios Otero. Todos ellos comparecieron este lunes, por diferentes vías, ante el Juzgado de Instrucción 4 de Vigo, con idéntico destino: ingreso incondicional en diversos centros penitenciarios. La misma suerte corrieron los otros cuatro arrestados el pasado fin de semana en la fase final de las operaciones Canelas y Beluso, vinculadas con el intento de introducción en España por la vía marítima tradicional y con las costas gallegas como canal de dos alijos de 1.500 kilos de cocaína en cada caso, ambos decomisados por el Greco Galicia de la Policía Nacional con base en Pontevedra.

De las declaraciones de marroquí y argentino poco se pudo sacar en claro. Ambos comparecieron por videoconferencia desde Coín y Fuengirola. Tampoco logró arrancar palabra alguna el juez Carballal, curtido en estas lides, al buenense Dios Otero, exsocio de Ramiro Vázquez Roma y que se acogió en Vigo a su derecho a no declarar antes de ser trasladado al centro penitenciario de A Lama.

Sobre la participación del morracense en el seno de la organización criminal, este periódico ha podido constatar que no ostentaba la jefatura. Estaba subordinado a Hicham O., pero su papel resultaría esencial, pues sería el encargado de buscar la infraestructura marítima necesaria para realizar la parte final del viaje.

Un ejemplo claro habría sucedido hace escasas semanas, cuando, según la investigación, sería la persona encargada de gestionar la embarcación que saldría a recoger los 1.500 kilos de cocaína incautados en el Apolo I.

Los siete detenidos tras la operación Beluso ingresan en distintas...