Detienen a dos hombres en estado "moi agresivo" por agredir a agentes de la Policía Local

Uno trataba de huir de un control policial en Bos Aires cuando circulaba sin ITV y otro se presentó ebrio y gritándole a su novia mientras abría un local en la ciudad
Un coche de la Policía Local de Pontevedra. JAVIER CERVERA- MERCADILLO
photo_camera Un coche de la Policía Local de Pontevedra. JAVIER CERVERA- MERCADILLO

La Policía Local de Pontevedra detuvo la semana pasada a dos hombres por agredir a varios agentes. Ambos presentaban comportamientos "moi agresivos", según informó este domingo el Concello a través de un comunicado.

La primera detención ocurrió el martes pasado durante un control en la Avenida de Bos Aires. A las 10.00 horas, los funcionarios detectaron un vehículo que circulaba con la ITV caducada. Al darle el alto, el conductor (nacido en 1984) trató de huir, pero el tráfico frustró su fuga en Os Tirantes. Al ser interceptado, el individuo agredió a un agente después de que se le comunicara la infracción y se le informara que sería sometido a un control de alcoholemia. El detenido tuvo que ser reducido y trasladado a dependencias policiales. No sin que antes dar patadas y golpes al coche de la Policía.

La segunda intervención ocurrió el pasado miércoles a las 21.45 horas. El detenido fue un hombre nacido en 1987, que estaba en estado "moi agresivo e violento".

El individuo se presentó en el establecimiento que su novia estaba abriendo a gritos. "Estaba bébedo, alterado e moi agresivo", indica el Concello, que explica que la mujer dejó el local y se metió en su coche, momento en el que su pareja se subió al capó para evitar que se fuera. El joven se cayó al suelo.

Tras lo sucedido y tras recibir el correspondiente aviso, los agentes localizan al hombre, que trató de agredir a los funcionarios, que tuvieron que pedir refuerzos para reducirlo y meterlo en el coche policial. Allí no dejó de insultar, dar patadas y cabezasos. A las puertas de la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía, el exaltado volvió a agredir a otro agente, lo que obligó a las autoridades a reducirlo por segunda vez.

Comentarios