miércoles. 23.06.2021 |
El tiempo
miércoles. 23.06.2021
El tiempo

La devoción por San Benitiño de Lérez no distingue entre el invierno y el verano

Una de las instantáneas de la romería que se desarrolló en la parroquia de Lérez en honor a San Benitiño. DAVID FREIRE1
Una de las instantáneas de la romería que se desarrolló en la parroquia de Lérez en honor a San Benitiño. DAVID FREIRE

Los feligreses abarrotaron el templo benedictino en las misas que se oficiaron a lo largo de la jornada ▶Los creyentes adquirieron el aceite quemado y bendecido y efectuaron los rituales con los que pidieron al 'milagreiro' cura para sus dolencias dermatológicas

Los feligreses llenaron el monasterio del Divino Salvador de Lérez en todas y cada una de las misas que se oficiaron este miércoles con motivo de la romería de invierno dedicada a San Benitiño.

El santo máis milagreiro, que puso a prueba la devoción de los creyentes, recibió durante toda la jornada la visita de numerosos fieles que le rezaron y pidieron que les ayude a superar todo tipo de dolencias de carácter dermatológico, entre ellas los eccemas y las antiestéticas verrugas.

Una de las instantáneas de la romería que se desarrolló en la parroquia de Lérez en honor a San Benitiño. DAVID FREIRE2

Los actos eucarísticos reunieron a más devotos que en la romería de invierno del año pasado. Las inclemencias meteorológicas de los últimos días dieron una tregua que permitió que el sol brillara.

Esto animó a los romeros de la ciudad de Pontevedra y de las localidades vecinas a desplazarse hasta el templo benedictino para cumplir con los rituales que, según la tradición, resultan efectivos contra las enfermedades cutáneas.

Una de las instantáneas de la romería que se desarrolló en la parroquia de Lérez en honor a San Benitiño. DAVID FREIRE3

Adquirir aceite quemado y bendecido para aplicarlo sobre la zona afectada es el método más arraigado, aunque no el único. Pasar bajo el altar en el que se venera una imagen de San Benitiño (tres veces o múltiplo de tres, como la Santísima Trinidad, compuesta por Padre, Hijo y espíritu santo) es otro de los rituales que efectúan quienes creen en el poder divino que la tradición cristiana atribuye al milagreiro.

Otra forma de captar la atención de San Benitiño es pasar un pañuelo por la imagen del santo para después frotarlo en la parte del cuerpo que se desee curar. En esta labor ayuda desde hace varias décadas Carmela Reboredo, encargada de recoger los donativos, las velas y los exvotos (figuras de cera) que le entregaban los feligreses que asistieron a las misas que se oficiaron a partir de las siete de la mañana (que se repitieron cada hora) hasta la una de la tarde, cuando se celebró la eucaristía principal de la romería. También hubo actos litúrgicos por la tarde.

Una de las instantáneas de la romería que se desarrolló en la parroquia de Lérez en honor a San Benitiño. DAVID FREIRE5

"Acuden personas mayores y de mediana edad. Son muy pocos los jóvenes que asisten a la romería que se celebra cada 21 de marzo, mientras que a la tradicional del verano (el 11 de julio, festivo local en Pontevedra) acuden personas de todas las edades", subraya.

Además, Carmela Reboredo explica que mientras que en la del invierno participan devotos de localidades próximas, a la del verano acuden devotos procedentes de distintos lugares de España. "La fama de San Benitiño de Lérez como sanador de enfermedades relacionadas con la piel es muy conocida en toda España", indica.

A esta promoción también colabora la publicación de los dos libros del párroco de Lérez, Crisanto Rial López, sobre la historia del monasterio benedictino y su famoso Colegio de Artes, y el que habla sobre la vida del milagreiro.

Además de rezar, los romeros tuvieron ocasión de degustar pulpo y adquirir rosquillas y otros artículos en los puestos situados en el entorno del templo.

Una de las instantáneas de la romería que se desarrolló en la parroquia de Lérez en honor a San Benitiño. DAVID FREIRE4

La devoción por San Benitiño de Lérez no distingue entre el...
Comentarios
ç