"Un día paramos en Pontevedra y nos gustó tanto que abrimos aquí nuestra primera tienda"

Una empresa familiar de Valencia elige la Boa Vila para montar su primer negocio propio: una joyería artesanal que abrirá "362 días al año"
Gregorio Estudillo (izquierda) con parte del equipo. RAFA FARIÑA
photo_camera Gregorio Estudillo (izquierda) con parte del equipo. RAFA FARIÑA

El dinamismo empresarial que vive Pontevedra es palpable a pie de calle, donde hay una continua rotación entre firmas que ponen fin a su trayectoria y otras que se incorporan al tablero comercial. Uno de los últimos aterrizajes ha tenido lugar en la mismísima Praza da Peregrina, donde una empresa familiar de Valencia dedicada a la joyería artesanal abrió este martes su primera tienda propia: Otone. 

Su promotor y propietario, Gregorio Estudillo, señaló minutos después de la inauguración que la empresa matriz comenzó su expansión como distribuidora oficial en Cataluña y Galicia de Vestopazzo, una de las firmas de bisutería más reconocidas de Italia.

En el caso de la comunidad gallega abrió "en plena pandemia" dos puntos de venta en la calle Príncipe de Vigo y la rúa do Vilar de Santiago de Compostela y, según matizó el empresario, fue en uno de esos viajes de ida y venida en los que surgió el flechazo a primera vista con la Boa Vila: "Siempre viajábamos entre Vigo y Santiago, pero un día paramos en Pontevedra y nos gustó tanto que decidimos abrir aquí nuestra primera tienda propia. El hecho de no tener grandes superficies creemos que favorece al pequeño comercio y, además, en este punto en concreto hay un gran tránsito de gente", trasladó a este periódico. 

Estudillo, que comparte empresa con su mujer y su sobrino, avanzó que el punto de venta pontevedrés ha comenzado con la creación de cuatro puestos de trabajo y que su modus operandi romperá los esquemas tradicionales del pequeño comercio pontevedrés. El establecimiento abrirá "362 días al año", de lunes a domingo y en horario continuo desde las diez de la mañana hasta las nueve de la noche. "Solo cerraremos los días de Navidad, Año Nuevo y Reyes", precisó el empresario. 

La diferencia frente a los tres establecimientos que gestiona en Cataluña y los otros dos que regenta en Galicia, es que el de Pontevedra será el primero que combinará dos tipos de productos: por un lado, las colecciones de Vestopazzo, que entre otras cosas comercializa joyas de aluminio reciclado de aparatos tan dispares como lavadoras, tarteras y marcos de puertas. Y por otro, una amplia gama de complementos artesanales fabricados en la India, un catálogo con el que ya lleva años trabajando este joyero, con más de 30 años de trayectoria en Valencia. 

La sociedad ha patentado la marca y, si los pronósticos se cumplen, continuará su dispersión en A Coruña y el país vecino de Portugal.

Comentarios