sábado. 14.12.2019 |
El tiempo
sábado. 14.12.2019
El tiempo

Diez niños saharauis disfrutan de unas "Vacaciones en Paz"

Los niños intercambiaron opiniones con el alcalde y recibieron un regalo. EMILIO MOLDES
Los niños intercambiaron opiniones con el alcalde y recibieron un regalo. EMILIO MOLDES
▶ El nivel de participación disminuye debido a los problemas económicos y a la dificultad de las familias de conciliar horarios
▶ Lores agradeció a las familias de acogida su labor con los niños

La Boa Vila acoge este verano a una nueva hornada de niños que vienen a pasar los meses de verano con sus familias de acogida.

El programa es una iniciativa que en Galicia desarrolla Solidariedade Galega co Pobo Saharaui (SOGAPS) y consiste en traer niños que están en los campamentos de refugiados de Tindouf, en Argelia, para que puedan pasar los meses de julio y agosto en la comunidad. De este modo pueden escapar de las altas temperaturas que se sufren en el Sáhara en verano y al mismo tiempo se les facilita una alimentación y reconocimientos médicos que allí no tienen.

Los niños nacieron en campamentos de refugiados y son hijos de los saharauis que abandonaron sus hogares ante la represión, invasión y ocupación ilegal por parte de Marruecos en 1975. La familias sobreviven difícilmente gracias a ala ayuda internacional.

El alcalde Miguel Anxo Fernández Lores recibió el martes a ocho de los diez niños saharauis y a sus familias de acogida en el Concello. Con timidez, se sentaron con el regidor en una mesa redonda en la que comentaron lo que más les gusta de la comunidad. Los puntos comunes fueron la comida, la playa, la piscina o incluso la lluvia.

La iniciativa está promovida por Solidariedade Galega co Pobo Saharaui

Oscar y Paula son uno de los matrimonios que ha decidido participar en el programa este año. Cuentan que la adaptación de la niña, Chabab, es positiva y que ya es el segundo año que está con ellos. Cada vez que repite la experiencia, la niña entiende mejor el idioma, que en el caso de muchas familias es el gallego. Además, mantienen un contacto constante con los padres y han viajado al Sáhara para conocerlos. Ahora están intentando traer a su hermana de nueve años .

En cuanto al nivel de participación, el delegado de Vacaciones en Paz señaló que cada vez vienen menos niños debido a los problemas económicos de las familias: "Ter aos nenos é un custe, e aínda que as axudas son favorecedoras en Pontevedra, traer un neno a casa é un gran gasto". El tiempo es otro de los factores que señaló como causante de la disminución en las acogidas, ya que no todas las familias pueden conciliar sus horarios laborales para atender a un niño dos meses.

Lores los despidió con un regalo: una mochila, un estuche, libretas y pinturas que los niños recibieron con gran ilusión.

Diez niños saharauis disfrutan de unas "Vacaciones en Paz"
Comentarios