"El dueño y proveedor de la mercancía era aquel al que llamaban Paul Wouter"

El jefe de la investigación que acabó con la interceptación del Titán III con sus 1,7 toneladas de cocaína explica en un interrogatorio de tres sesiones todos los detalles del narcotransporte
undefined
photo_camera Un instante de la comparecencia del jefe de la investigación en la Audiencia pontevedresa. GONZALO GARCÍA

El tribunal de la Audiencia Provincial de Pontevedra que dirige el juicio contra la organización criminal relacionada con el alijo de 1,7 toneladas de cocaína incautadas en el remolcador Titán III logró dar carpetazo este miércoles a uno de los interrogatorios más extensos que se recuerdan en el Pazo de Xustiza de la ciudad del Lérez.

El inspector que dirigió la investigación, actualmente en un cargo de máxima responsabilidad al otro lado del Atlántico, respondió durante tres sesiones (más de doce horas en total) a las cuestiones del fiscal, primero, y de todos los letrados de los investigados, después, para acabar este miércoles con un relato que fue muy esclarecedor en todo momento, señalando sin dudas al auténtico líder de la banda criminal.

"El dueño y proveedor de la mercancía era aquel supuestamente llamado Paul Wouter". El alto cargo policial sabe perfectamente que esa no es su identidad, sino Sergio de Carvalho, y que no está muerto, como figura en la causa, sino en fuga. Sin embargo, esta cuestión parece tabú, pues no se escuchó a ninguno de los letrados mencionar su verdadero nombre. Por algo será.

En el plenario, el entonces jefe del Grupo II de Greco Galicia expuso los motivos que llevaron a su equipo a incriminar, primero, y detener, después, a las 19 personas que se sientan en el banquillo. Letrados como el de la pareja de Mario O., el gran intermediario en el asunto (que se relacionaba a la vez con Jacinto Santos y el resto de gallegos y con alias Paul Wouter) intentaron desvincular a sus patrocinados del asunto, buscando la ya clásica exoneración de la pareja que lo ve todo pero que nada sabe de los negocios de su compañero.

De interés fue también el cuestionario del abogado de Pedro R., patrón del Titán. Su abogado centró sus esfuerzos en poner en tela de juicio las distintas autorizaciones a la hora de abordar la embarcación o el lugar a la que fue remolcada, e intentó demostrar que cuando los investigados se referían al 'médico' no aludían a su defendido, algo que no cuajó y que parece acreditado a estas alturas del juicio.

Próximos días: los agentes operativos 
Para la jornada de este jueves se espera la comparecencia de los investigadores de la unidad Greco Galicia dependiente de la Brigada Central de Estupefacientes que se encargaron de las labores más operativas de la operación, bautizada en su día Barranca-Bermeja.

Los policías nacionales revelarán todos y cada uno de los detalles sobre los movimientos concretos de cada uno de los encausados y defenderán sus actuaciones ante los letrados.

Pondrán sobre la mesa los motivos que les llevaron a vigilar en un primer momento a Manuel Charlín Gama y a sus colaboradores, así como las posteriores pesquisas en relación con la vivienda de Jacinto Santos, en Meis, donde se realizaron las principales reuniones entre los sospechosos antes de la caída del barco, y a donde se desplazó el mismísimo Mayor Carvalho, alias Paul Wouter.