Esta es mi calle | Echegaray, una de las vías más congestionadas

Desde su creación, en 1901, esta calle tuvo siempre gran densidad de tráfico ► La reforma que llevó a cabo el Concello en el año 2019 dio un cambio radical a la zona pero redujo la zona de aparcamiento
photo_camera Rúa Echegaray. ALBA GARCÍA

El proceso de construcción de la Ponte da Barca trajo consigo la creación de una nueva vía en la ciudad del Lérez, la conocida como calle Echegaray. El objetivo del Gobierno local era unir así esta nueva zona con la de la Alameda.

"O 8 de abril de 1897 acórdase esixirlle á empresa concesionaria da vía férrea Pontevedra-Carril, 'por consecuencia del cruce que la citada vía tiene con las calles llamadas Rúa Nueva de Arriba y Rúa Nueva de Abajo, la construcción de una calle de un ancho de 10 metros, paralela a la primera, que le ponga en comunicación con la carretera del Grove'. Por acordo municipal do 16 de xullo de 1901 acórdase dar este nome á rúa que 'desde a Alameda conduce á ponte, en construcción, da Barca'", recuerda Juan Juega Puig en su libro Rúas de Pontevedra.

Imagen del año 1991 de la vía. ARCHIVO
Imagen del año 1991 de la vía. ARCHIVO

Esta se convirtió por tanto en la calle que daba la bienvenida a los que entraban desde Poio, ya que hasta finales de los años sesenta la calle todavía contaba con doble sentido de circulación. A día de hoy, la entrada se realiza a través del paseo de Colón y este vial queda únicamente como salida de la ciudad.

La vía adoptó el nombre del dramaturgo que fue premio Nobel de Literatura, y que, tal y como explica Ramón Rozas en su libro Rúas de Pontevedra, "adoitaba achegarse nos veráns a esta zona, na que tiña un chalé camiño de Marín".

Y si algo no ha cambiado a lo largo de los años es la gran densidad de tráfico que siempre ha tenido esta vía, lo que la ha convertido en una de las vías más congestionadas del centro de la Boa Vila.

En el año 2019, el Concello de Pontevedra realizó en ella una gran reforma, cambiando radicalmente la imagen del entorno. Una actuación que costó casi 700.000 euros y que dejó muchos pros y contras en la zona.

Rúa Echegaray. GONZALO GARCÍA
Rúa Echegaray. GONZALO GARCÍA

Con prácticamente 250 metros de longitud, la Rúa Echegaray congrega una gran cantidad de negocios, desde un taller o una lavandería, pasando por un supermercado, dos fruterías y una pescadería, y terminando con bares, centro de pilates y una peluquería, entre otros muchos. Aunque sin duda, si por algo destaca la vía es por ser una calle de servicios y dedicada a la sanidad, ya que en ella está el centro de salud Virxe Peregrina, así como el Colegio Oficial de Médicos y el de Farmacéuticos.

En lo que corresponde a los comercios, aquí se encuentra la tienda de mascotas Moisés. Negocio que abrió en la zona hace 33 años y que permanece en su establecimiento actual desde hace 18. Cristian Ribeiro, uno de sus empleados, asegura que "desde que redujeron el aparacmiento la zona cambió. Ahora hay mucho menos sitio donde aparcar pero sigue habiendo bastante tránsito peatonal porque al final es la principal calle de entrada y salida de la ciudad".

Otro negocio con bastantes años de antigüedad es la Perfumería Dyps, que abrió hace 35. Su dueña cree que es un entorno en el que "podría haber mucha más variedad de comercios y deberían darle más iluminación. Esto es el centro de Pontevedra y muchas veces parece las afueras porque se olvidan de nosotros".

"La calle quedó muy bien y las aceras son mucho más anchas"

En la calle Echegaray hay también dos fruterías: Frutas Nieves (desde hace 16 años) y Frutas Katuxa (más de 20). En el primer establecimiento reconocen que "antigüamente esta calle era un desastre porque tenía aparcamientos en doble fila y había unos taponamientos horribles". "Yo creo que al principio ninguno estábamos muy convencidos con la reforma pero al final la calle quedó muy bien y las aceras son mucho más anchas".

Y como nunca llueve a gusto de todos, en esta vía hay opiniones de todo tipo al respecto de la reforma. En Frutas Katuxa, por ejemplo, creen que "antes había mucho más movimiento porque ahora no se puede ni parar un momento".

En lo mismo coincide Eusebio Domínguez, de la tienda erótica El Arca Azul. "La ampliación de las aceras fue algo bueno pero es cierto que ahora hay menos movimiento porque la calle está restringida al tráfico".

Quien ve con buenos ojos las consecuencias de la reforma es Noelia González, de la Peluquería Duett (abrió en 2016). "Creo que sí que hay facilidad para aparcar rápido y poder hacer un recado en la zona", afirma la empresaria.

Por su parte, Pablo Sánchez, de Decadent Arte & Antigüedades, reconoce que abrió en esta vía hace un año "sabiendo que era una calle de servicio y que eso para mi negocio no era lo más deseado, así que no me puedo quejar".

Lo peor que tiene la calle "son las aceras"

En la esta vía hay también un estanco, un negocio chino, el Café Tertulia, el centro SportVedra, la panadería Xeve, o el Flipopark, que abrió hace 10 años. La dueña de este último, Érika Sánchez, reconoce que lo peor que tiene la calle "son las aceras que son demasiado anchas y quitan espacio para aparcar y los contenedores, que los tengo justo delante y huelen fatal".

Negocios históricos

En su libro Rúas de Pontevedra, Ramón Rozas hace un recorrido por esta calle y hace especial hincapié en el número 1, que se corresponde a una "vivenda en pedra que agocha tras a verxa de entrada un agarimoso recuncho cheo de arbustos e unha imaxe en pedra da Virxe Peregrina". Una hermosa manera de "comezar un percorrido por esta vía" donde se daban cita antigüamente negocios históricos como el Café Dominó, "espazo para a chiquita e o encontro en tertulia".

Entre los establecimientos con más solera destacaban también "Comercial Real, Muebles Mirón ou Muebles Alfer", todos ellos compartían espacio con la Ferretería Echegaray, negocio que todavía continúa con su actividad en la zona.

Comentarios