"El edificio guarda el alma de la época"

Ciento veinte personas, entre ellas la tataranieta de Jenaro de la Fuente, acceden de forma excepcional al interior del Pazo de Lourizán para visitar la galería, el despacho de Montero Ríos y las vidrieras, entre otros elementos históricos
photo_camera Un vistazo al interior del Pazo de Lourizán. RAFA FARIÑA

Vidrieras, escaleras de madera, estatuillas, frescos que conocieron mejores tiempos... Quien entre en el Pazo de Lourizán inicia un viaje en el tiempo en el corazón de una finca de 46,55 hectáreas formada por cuatro parcelas catastrales y jardines con más de 850 especies de plantas y árboles, algunas de ellas del siglo XIX, de incalculable valor. Entre las tres jornadas previstas son 120 las personas que tienen el privilegio de acceder al interior del emblemático inmueble, cuyo propietario más relevante fue el político Eugenio Montero Ríos. Turismo de Galicia no descarta habilitar nuevas visitas, apuntó su director, Xosé Manuel Merelles. "Foi un éxito de convocatoria. En 40 minutos esgotáronse as solicitudes e fainos pensar en que teremos que amplialas. Tiveron moita demanda e expectación, tanto por cidadáns de Pontevedra como da contorna".

Montero Ríos adquirió la propiedad junto con su esposa, Avelina Villegas, en el año 1879 y fue quien encargó a Jenaro de la Fuente la reforma y diseño del pazo como una residencia de verano por la que se pasaron importantes personalidades de la época. En sus salones se negociaron cuestiones políticas de máximo interés, como el Tratado de París de 1898, por lo que se cedieron las últimas tierras coloniales que quedaban: Puerto Rico, Filipinas, Cuba y Guam. 

20231227_RafaFari_065
Despacho de Montero Ríos, con su retrato al fondo. RAFA FARIÑA

Precisamente una de las visitantes de este miércoles era la viguesa Carmen Alonso, tataranieta del insigne arquitecto, que acudía por primera vez. "Me parece espectacular: los jardines, la arquitectura, como se funde con el entorno... Es maravilloso".

"El edificio guarda el alma de la época", subraya José Ramón Castiñeiras, técnico de Turismo de Galicia, que guió la visita de las autoridades. "Se visita la Gruta de los Espejos, el Parque de las Autonomías, la mesa donde se reunía Montero Ríos en el exterior, que tiene mucha historia, porque cuentan que allí se pergeñó el Tratado de París, y el invernadero. Pero es verdad que la parte más excepcional es poder ver el interior del edificio, que guarda todavía estancias que tienen todo el encanto de principios del siglo XIX y principios del XX".

20231227_RafaFari_082
El mesón de piedra donde se gestó, supuestamente, el Tratado de París de 1898. RAFA FARIÑA

Castiñeiras subraya que la arquitectura de Jenaro de la Fuente "recoge todo el estilo ecléctico francés del segundo imperio". Son edificios "un poco especiales", de los que hay más ejemplos en la ciudad del autor, Vigo, "con esos techos amancebados, buhardillas, escalinatas, forjados... El edificio guarda el alma, el clímax de la época", destaca, y fue testigo de "una parte de la historia de España muy importante". De hecho, se refirió al enorme mesón de piedra con dos bancadas que se conserva bajo una vieja pérgola en un jardín lateral. "Allí se reunían los próceres de la época. Se firmó el Tratado de París, que se gestó en parte aquí. No solo era finca de recreo, sino lugar de reunión de las autoridades" de aquel momento.

20231227_RafaFari_098
Invernadero acristalado, donde culmina la visita con la entrega de una Camelia de Nadal. RAFA FARIÑA

Está convencido de que esta es "una experiencia muy especial" que culmina en el invernadero acristalado, donde los visitantes reciben como regalo una Camelia de Nadal, que florece en esta época.

Comentarios