Lunes. 11.12.2017 |
El tiempo
Lunes. 11.12.2017
El tiempo

El estado de Mollavao llegará al Parlamento

Aspecto que presentaba este miércoles el ámbito del puente de la autopista en el barrio urbano de Mollavao
Aspecto que presentaba este miércoles el ámbito del puente de la autopista en el barrio urbano de Mollavao
El Concello quiere que la Xunta urbanice Rosalía de Castro y el tramo urbano de la PO-546 antes de concretar su cesión. La iniciativa que defenderá el BNG se produce después de las duras críticas de los vecinos por las deficiencias del barrio

El mal estado de Mollavao llegará al Parlamento gallego. Lo hará por medio de una iniciativa que este miércoles anunció el BNG, el partido que gobierna en Pontevedra, y que se produce un día después de las duras críticas que los vecinos dirigieron al Concello y a otras administraciones por las deficiencias del barrio.

Los nacionalistas descargan sobre la Xunta gran parte de la responsabilidad sobre la situación que se vive en la zona. Y lo hacen en base al argumento de que la carretera vieja de Marín, la denominada PO-546, es de titularidad autonómica y que el Gobierno pontevedrés no puede actuar en ella.

"Trátase dunha estrada que presenta numerosas deficiencias en materia de accesibilidade, mobilidade e seguranza viaria xa que na maior parte do seu trazado carece de beirarrúas e beiravías, o que a fai extremadamente perigosa para para peóns e ciclistas", expone el grupo parlamentario encabezado por la portavoz del Bloque, Ana Pontón, y del que también forma parte el diputado Luís Bará, concejal de Obras Urbanas en la capital provincial.

Los nacionalistas aseguran que el tramo de la carretera vieja de Marín más pegado a la ciudad es zona de "frecuentes atropelos"


El Concello asume como propias estas reivindicaciones, que llevarán a la Cámara baja gallega la siguiente petición: un proyecto de urbanización y mejora de la calle Rosalía de Castro, entre la rotonda de Manuel del Palacio y Ponte Muíños, es decir, en el tramo más urbano de la PO-546, el mismo que la Consellería de Infraestruturas estudia ceder a Pontevedra. Lo que no quiere el Ejecutivo que lidera Miguel Anxo Fernández Lores, el alcalde, es que la carretera se traspase sin que antes se corrijan sus deficiencias.

La iniciativa parlamentaria también urge la puesta en marcha de medidas para mejorar la accesibilidad, la seguridad vial y la movilidad peatonal y ciclista en la carretera vieja de Marín, concretamente en el tramo que va de Ponte Muíños a Os Praceres, el más alejado de la ciudad y que no entraría a formar parte de la citada cesión.

HASTA 144 KM/H. El BNG recuerda, por otra parte, que la parte de la PO-546 más próxima al centro es una zona de "frecuentes atropelos e situacións de risco".

El colectivo ciclista Pedaladas, que anteayer canalizó las quejas de los vecinos de Mollavao, asegura que en todo este vial se han registrado velocidades excesivas por parte de los conductores: de 76 kilómetros por hora en el ámbito más pegado a la ciudad y de hasta 144 kilómetros a la altura de Lourizán.

A pesar de estar de acuerdo con los déficit de seguridad vial, los vecinos del barrio exigen al Ayuntamiento que asuma su papel y mejore Mollavao dentro de sus propias competencias para dejar de sentirse "marginados".


El estado de Mollavao llegará al Parlamento