jueves. 04.06.2020 |
El tiempo
jueves. 04.06.2020
El tiempo

Guía para las embarazadas durante la crisis sanitaria

Mujer embarazada. AEP
Mujer embarazada. AEP
Las ginecólogas de la Sanidad pública y privada Naira González, Herminda Gil y Melania Lamelas impulsan un sumario de doce puntos que resuelven las principales dudas de las mujeres encintas. "Hay mucha rumorología", dice González, que añade que el objetivo de la guía es "informar y tranquilizar a la población"

1. ¿Soy más susceptible al contagio si estoy embarazada?

No, pero la enfermedad podría llegar a ser más grave. Al igual que entre mujeres no embarazadas, solo se transmite por gotas o por contacto directo de las mucosas con secreciones o con material contaminado. No existe ninguna evidencia de que el embarazo aumente la posibilidad de contagio, pero sí afecta a la evolución del cuadro, siendo esta población más susceptible a que el cuadro clínico evolucione a formas graves de la enfermedad.

2. ¿Qué precauciones tomar?

Las mismas que el resto de la población: lavado de manos a fondo y con frecuencia usando desinfectante con base de alcohol o agua y jabón; mantener una distancia mínima de un metro entre personas; evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca y cubrirse la boca y la nariz con el codo doblado o con un pañuelo de papel al toser o estornudar. Las embarazadas son más susceptibles de padecer un cuadro grave. Hay que evitar estar en primera línea en el cuidado de enfermos. Entre el personal sanitario se debe evitar su exposición.

3. ¿Debo llevar mascarilla?

Deben usarse racionalmente. Las mascarillas solo son eficaces si se combinan con el lavado frecuente de manos. Las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) hasta la fecha son las siguientes: para pacientes con infección confirmada por Covid-19, pacientes con sintomatología respiratoria (tos o estornudos) y personas asintomáticas al cuidado de enfermos.

Si debe llevar mascarilla, la recomendación es que sea homologada y siga las siguientes recomendaciones generales: antes de ponerla o quitarla lavarse bien las manos con un desinfectante con base de alcohol o con agua con jabón; la mascarilla debe ajustarse bien a la cara cubriendo boca y nariz; evite tocar la mascarilla mientras la lleve puesta; no utilice mascarillas de un solo uso; si la mascarilla está húmeda debe cambiarla; para retirar la mascarilla no toque la parte delantera, es decir, retírela siempre sosteniéndola por los ajustes de atrás hacia delante.

Entre las mascarillas homologadas hay dos tipos: la quirúrgica y la FPP2. La primera, que filtra el aire que se exhala y, por tanto, contiene los agentes, partículas, bacterias o virus que se pueden transmitir a través de la respiración hacia otras personas que estén a nuestro alrededor, es la que deben emplear las embarazadas.

4. ¿Cómo afecta el confinamiento al seguimiento del embarazo?

La atención durante el embarazo y el parto son servicios sanitarios esenciales. En una situación de emergencia sanitaria como la actual es probable que algunas pruebas de control del embarazo se puedan ver aplazadas o que alguna de las consultas que previamente se hacían presencialmente ahora pasen a realizarse de forma telefónica. Esto no debe generar ansiedad, ya que el objetivo de estas medidas es minimizar la exposición al virus durante el tiempo de embarazo, reduciendo así el riesgo de contagio.

Cada área sanitaria establece su protocolo de asistencia, que puede ir variando en función de la situación en cada momento. En las visitas presenciales se debe evitar el acompañamiento en la medida de lo posible.

Si la gestante presenta síntomas o le han realizado la prueba para la detección de la Covid-19 con resultado positivo debe notificarlo, especialmente antes de acudir a una consulta. Así se tomarán las medidas de seguridad oportunas y se minimizará la exposición de otras embarazadas.

5. ¿Qué síntomas podría tener?

Los mismos que la población general: fiebre, tos seca, disnea (sensación de falta de aire), dolor de cabeza, mialgias (dolor muscular generalizado), diarrea, anosmia (disminución de la capacidad sensitiva del olfato).

6. ¿Es el embarazo o puede que esté afectada?

El embarazo suscita en el cuerpo de la mujer una serie de cambios que, en alguna ocasión, pueden llevar a confusión: alteración en el tránsito intestinal (pero no diarrea mantenida); ligera elevación de la temperatura basal durante el primer trimestre, especialmente en aquellas mujeres que están recibiendo tratamiento con progesterona (pero no fiebre más alta de 38 grados); sensación de cansancio (pero no dolor muscular generalizado); hacia el tercer trimestre, sensación de fatiga con menor esfuerzo que en situación basal (pero no dificultad respiratoria ni sensación de falta de aire en reposo).

Es importante prestar atención a la progresión de estos síntomas. Y, sobre todo, valorar si varios de ellos se asocian. En caso de duda, hay que consultar al médico.

7. Es posible que esté infectada. ¿Qué hago?

Lo primero, llamar al teléfono asignado para estos casos: 900 400 116 o 061. En situación de escasez de pruebas, las autoridades sanitarias recomiendan priorizar estos test en personas sintomáticas y población de riesgo. Esto incluiría a las gestantes, especialmente en el segundo y tercer trimestre del embarazo.

8. ¿Hay un tratamiento para la Covid-19 específico para embarazadas?

En la actualidad no existe ningún tratamiento que cure la Covid-19.

9. ¿Puedo transmitir la enfermedad al feto?

No, que se sepa actualmente. A día de hoy no existe evidencia de transmisión vertical de la Covid-19. Vertical significa que la enfermedad se transmite de los progenitores a sus descendientes a través del óvulo, el esperma, la placenta o la leche.

10. Aún así, ¿puede haber riesgo para el bebé?

Si el cuadro infeccioso pone en riesgo la salud de la madre, lógicamente también se pone en riesgo la salud del feto. Los datos disponibles en este momento son muy escasos, pero parece que no hay afectación fetal para los contagios que cursen con presentación asintomática o cuadros leves. Las personas infectadas con cuadros moderados severos, especialmente en el segundo y tercer trimestre del embarazo, requerirán especial atención. Algunas de las complicaciones que se asocian con la infección de la Covid-19 son: aborto, crecimiento intrauterino restringido y parto prematuro.

En los casos graves, la finalización del embarazo debe considerarse en función del estado clínico de la madre, las semanas de embarazo y de acuerdo con el equipo de Neonatología.

11. El momento del parto

En el momento de ingreso para la asistencia al parto, siempre y cuando sea posible, se permitirá el acompañamiento por una única persona mayor de edad, que no podrá intercambiarse por otra y que deberá permanecer con la gestante. Salvo excepciones puntuales por saturación en la asistencia sanitaria, la analgesia epidural seguirá estando disponible para las mujeres que lo soliciten.

Si la embaraza ha sido diagnosticada con Covid-19 o ha tenido fiebre o síntomas respiratorios en los últimos 15 días, es importante la comunicación a la llegada a Urgencias. En este caso, la gestante debe acudir con una mascarilla. A la llegada al centro se aplicarán las correspondientes medidas de aislamiento.

12. Si he tenido la enfermedad, ¿puedo dar el pecho?

La decisión final sobre el tipo de alimentación del recién nacido deberá consensuarse ente la madre y el equipo médico. Aunque no existen datos suficientes para hacer una recomendación en firme sobre el amamantamiento en el caso de mujeres infectadas por Covid-19, es importante insistir en que la lactancia materna otorga muchos beneficios, como el potencial paso de anticuerpos madre-hijo frente a la Covid-19. Por lo tanto, y ante la evidencia actual, se recomienda el mantenimiento de la lactancia materna desde el nacimiento siempre y cuando las condiciones clínicas de madre y recién nacido lo permitan.

Si se opta por la lactancia materna se aconseja mantener medidas de prevención, como la higiene de manos y el uso de mascarilla por parte de la madre mientras amamanta. En casos de enfermedad grave, se recomienda recurrir a la extracción de la leche, que no es necesario pasteurizar.

Guía para las embarazadas durante la crisis sanitaria
Comentarios