viernes. 10.07.2020 |
El tiempo
viernes. 10.07.2020
El tiempo

Las empresas piden medidas para frenar una crisis "que ya está aquí"

Una de las obras en marcha en Pontevedra, junto al paseo del Lérez. RAFA FARIÑA (ADP)
Una de las obras en marcha en Pontevedra, junto al paseo del Lérez. RAFA FARIÑA (ADP)
Fin se semana incertidumbre sobre a qué sectores afecta el parón, cómo realizarlo o cómo recuperar las horas

Rapidez en la respuesta, claridad y apoyo a las empresas. Son algunas de las exigencias de los empresarios a la hora de valorar la actuación del Gobierno en la crisis sanitaria que, inevitablemente, está derivando en una crisis económica. "No hablamos de la crisis que vendrá, sino de la que ya está aquí", subraya el presidente de la Confederación de Empresarios de la Provincia (CEP), Jorge Cebreiros.

En este sentido, los representantes de los empresarios reaccionaban este domingo al decreto de confinamiento total para las dos próximas semanas con cautela y, sobre todo, priorizando la salud de la ciudadanía. No obstante, reconocían que la medida era de gran impacto para las empresas, "esperamos que a nivel sanitario tenga justificación y se observe un parón en los contagios", explicaba este domingo el presidente de la Asociación de Empresario de Medianas y Pequeñas Empresas (Aempe), José María Corujo.

Tanto Corujo como Cebreiros criticaban la falta de concreción del Gobierno a la hora de explicar a qué sectores afectará la medida, cómo debe realizarse la parada en la producción o cómo se recuperarán esas horas perdidas en el futuro. "¿Cómo se recuperan las horas en una empresa que trabaja por turnos?", preguntaba Cebreiros. En el mismo sentido, Corujo acusaba al Gobierno de improvisación y de ir parando la economía "a cuentagotas". "Quizás era mejor haberlo parado todo al principio para poder volver antes a la normalidad", explicaba este domingo Corujo.

Del mismo modo, el presidente de Aempe, lamentaba que las disposiciones redactadas por el Gobierno no fuesen lo suficientemente claras, sumiendo a los empresarios en la incertidumbre. "Llevo toda la mañana recibiendo llamadas con preguntas. Hace nada un constructor me decía que el viernes había dejado material en la obra que se le estropea en el exterior y me preguntaba si puede pasar a recogerlo. Yo no sabía qué contestarle porque no está claro", contaba Corujo.

Con este panorama, la pregunta no es si viene o no una crisis, sino cuánto va a durar. "Hay crisis con forma de V, en las que tocas fondo y pronto vuelves a remontar, o con forma de L, en las que tocas fondo y te quedas abajo. No creemos que con las medidas actuales vayamos a tener una recuperación en V, va a ser más difícil", cuenta Cebreiros. Mientras, una de las industrias relevantes en la ciudad, la factoría de Ence, continuará en funcionamiento al fabricar materia prima de un bien de primera necesidad: el papel.

Los sindicatos señalaban este domingo que el confinamiento era una medida "necesaria" y mostraban un punto de vista más positivo acerca de las repercusiones del parón. "Non ten por que ter repercusións graves no que se refire ao traballo. Haberá repercusións na actividade produtiva pero, na situación na que estamos, ese é un mal menor", explica José Ramón Piñeiro, de Comisións Obreiras. "Os empresarios poderán recuperar a actividade logo e terán que entender a situación, non poderán aproveitar para mandar aos traballadores ao paro", cuenta Piñeiro.

En la misma dirección, Ramón Vidal, de UGT, muestra su preocupación y pide "que isto teña un soporte por parte do Goberno para que non afecte á viabilidade das empresas". Así, reconoce que las tramitaciones de los Erte se están agilizando, lo que facilitará la recuperación tra el parón. "Tamén é importante que ningunha empresa se aproveite desta situación, que estou seguro de que non é así". En el caso de los servicios esenciales, pide tanto a empresarios como a trabajadores "medidas de seguridade e sentido común para evitar contaxios".

El secretario comarcal de la CIG, Marcos Conde, valora la medida como necesaria pero cree que se queda corta. "Non é unha paralización absoluta, o escenario é tan amplo que permite que sigan traballando moitos sectores", cuenta Conde, que a la vez pide más medidas de protección a trabajadores eventuales y de ETT.

Cerca de 50.000 personas afectadas por Ertes en la provincia
La provincia cuenta ya con 49.770 trabajadores afectados por un Erte. Así, han sido 7.929 las empresas que habían presentado uno a fecha del viernes pasado.

Pontevedra es la provincia con más personas en esta situación a nivel gallego, seguida por A Coruña, con 41.783 empleados temporalmente en el paro; Ourense, con 11.807, y Lugo, con 9.932.

De este modo, a nivel gallego se presentaron ya 23.651 Ertes por parte de empresa, que afectan a 124.918 trabajadores y trabajadoras.

Las empresas piden medidas para frenar una crisis "que ya está aquí"
Comentarios