Ence cerrará el ciclo en As Pontes con la nueva fábrica de biomateriales

Invertirá 355 millones y dará empleo directo e indirecto a 1.190 personas para producir tisú mixto, con fibras recicladas y pasta virgen procedente de la planta de Pontevedra ►Los nuevos productos se venderán en Galicia
Vista aérea del complejo industrial de Ence en Lourizán. ADP
photo_camera Vista aérea del complejo industrial de Ence en Lourizán. ADP

Ence deshojó este lunes la margarita del cierre de su ciclo productivo que tanto tiempo llevaba en la agenda política y económica de Galicia. Finalmente no será una papelera tradicional, como siempre se especuló. La empresa ya había descartado esta opción cuando se le propuso. La apuesta será una fábrica de fibras naturales recicladas que permitirá al grupo entrar en el sector de la recuperación de papel. El nuevo complejo industrial producirá fibras naturales recicladas, no utilizará la madera como materia prima, sino que recuperará papel y cartón; luego mezclará estas fibras recuperadas con la fibra virgen procedente de la planta de Pontevedra y acabará produciendo papel tisú mixto para su venta en proximidad, fundamentalmente en el noroeste de la península ibérica.

El proyecto se ubicará en As Pontes, en los terrenos que el propio alcalde había propuesto para un posible traslado de la planta pontevedresa de Ence. La pastera pretende que sea una realidad "entre tres y cinco años", con una inversión próxima a los 355 millones de euros y la creación de 1.190 empleos, de los cuales 150 serán directos, 400 indirectos y 636 inducidos.

Con la noticia, Ence cierra dos viejas polémicas. De una parte, las dudas sobre su apuesta por la continuidad en Pontevedra. La pastera quiere potenciar la fábrica de Lourizán y confía en ganar en el Tribunal Supremo la batalla por la validez de su prórroga en la costa. Y de otro lado los ruidos sobre un posible traslado del complejo industrial pontevedrés a otro punto de Galicia, y más en concreto al municipio de As Pontes, que públicamente se había ofrecido para acoger esta planta, una hipotética operación para la que la propia ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, había anunciado su apoyo en caso de producirse. Ahora la empresa pretende zanjar la polémica poniendo sus planes de futuro sobre la mesa y descartando de manera definitiva un traslado de su entramado industrial pontevedrés. Serán definitivamente los jueces quienes determinen cuánto futuro le queda a Ence en Pontevedra. Si el Supremo, que podría pronunciarse antes de final de año, valida la prórroga de la concesión para la ocupación de los terrenos en la costa, la pastera tendrá vía libre hasta el año 2073. En caso contrario, a la compañía no le quedará otra opción que continuar la batalla judicial ante el Constitucional o en Bruselas, pero sometido a que el Gobierno imponga una expulsión de la costa más o menos inmediata.

En todo caso, a la espera de las decisiones de los magistrados, el Consejo de Administración de Ence, reunido el lunes de manera excepcional en Galicia, acordó iniciar los estudios de viabilidad técnica y financiera de su nueva fábrica en As Pontes. Inmediatamente después de tomar la decisión, el CEO de la compañía, Ignacio Colmenares, y su consejo se reunieron con el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, y con el vicepresidente primero, Francisco Conde, para hacerles partícipes de la idea, que precisará un cambio de uso de los terrenos de la vieja térmica de As Pontes, así como la exploración de recursos hídricos y energéticos suficientes.

Ence comunicó minutos después de esa reunión que las fibras naturales que fabricará esta planta serán obtenidas en un 80% de papel y cartón recuperado, en un proceso plenamente respetuoso con el medioambiente, que blanqueará la pasta "con un innovador proceso ecoeficente y libre de cloro".

El 80% de la actividad de la planta será la producción de pasta reciclada blanqueada, mientras que el 20% restante se dedicará a producir papel para productos higiénicos y rollos de papel recuperado.

La compañía anunció que estudia colaborar con empresas gallegas del sector como parte de un futuro polo industrial de economía circular.

MEDIO AMBIENTE. Este proceso, según Ence, "será plenamente sostenible, basado en la reutilización y minimizando el uso de recursos naturales". De este modo, el agua que use la planta podrá reutilizarse y la pequeña cantidad de agua que se devuelva a la naturaleza "será más pura que cuando fue captada".

La fábrica será sostenible y energéticamente autosuficiente, lo que implica que en sus instalaciones se generará toda la energía renovable térmica y eléctrica que precisa el proceso productivo, partiendo de subproductos agroforestales certificados (biomasa).

La producción de papel estará exenta de carbono, no se utilizarán combustibles fósiles en todo el proceso y el excedente de la energía producida reforzará la red eléctrica y se destinará a cubrir el consumo local de las empresas y habitantes del entorno.

Ence aclaró que dedicará los próximos meses a confirmara la viabilidad técnica, financiera y económica de esta nueva planta. Y señaló también que por el tamaño y por el consumo de agua "no se parecerá en nada a una fábrica de celulosa".


Características. ¿Qué es el papel tisú y para qué se utiliza?
El papel tisú está hecho de pulpa de celulosa. Destaca por su bajo gramaje y por poseer una textura consistente en microarrugas que le confiere suavidad y capacidad de absorción. Se suele fabricar en varias capas como papel higiénico, papel de cocina, servilletas o pañuelos de papel.

Elaboración
La elaboración consta de varias etapas: preparación de la pasta, fabricación de papel base y conversión en el producto deseado.

Productores
Entre los mayores productores del mundo de este tipo de papel se sitúan SCA, en Suecia, y Kimberly-Clark, en Estados Unidos.

80%
Es el porcentaje de la planta de As Pontes que se focalizaría en pasta reciclada blanqueada, mientras que el 20% lo haría en la producción de papel para productos higiénicos y rollos de papel.

Otros proyectos. Hidrógeno verde y ruedas chinas
Desde el anuncio del fin de la térmica, As Pontes se ha convertido en un atractivo foco para todo tipo de proyectos industriales y empresariales, desde plantas de hidrógeno verde hasta factorías de neumáticos con capital chino.

Reganosa y EDP
Son los promotores de una planta de hidrógeno verde que el pasado mes de mayo inició su tramitación y que espera instalarse en el lago de As Pontes. Esta necesitaría una superficie de 35.000 metros cuadrados para su funcionamiento y generaría 55 empleos directos y 55 indirectos, mientras que en su construcción intervendrían 186 profesionales y otros 52 de manera indirecta. La capacidad productiva anual asciendería a 14.400 toneladas de hidrógeno verde.

Sentury
La compañía china descubrió en diciembre de 2021 su intención de instalar una fábrica de producción de neumáticos en tierras pontesas, una planta para la que se invertirían más de 500 millones de euros y que podría generar unos 700 puestos de trabajo directos. Para poner en funcionamiento la ambiciosa fábrica, que la compañía china preveía tener lista en 2024, se urbanizará una superficie de 240.000 metros cuadrados, y todo apunta a que será en terrenos de Endesa.

Conde recuerda los 395 millones listos para invertir en Lourizán

El vicepresidente primero de la Xunta, Francisco Conde, destacó este lunes tras la reunión con el consejo de administración de Ence que su propuesta es "unha iniciativa absolutamente independente da planta de Lourizán que vén demostrar o compromiso de Ence con Galicia e co binomio industria-sustentabilidade".

Conde trasladó la "máxima colaboración da Administración autonómica" para "acompañar a empresa nas súas necesidades á hora de avaliar a viabilidade técnica, ambiental, financeira e económica deste novo proxecto".

El mandatario autonómico también manifestó su confianza en que el proyecto de Ence cuente con el apoyo del Gobierno "por exemplo, coas axudas previstas nos Pertes de Economía Circular e de Enerxías Renovables"; si bien avanzó que la Xunta "vai avaliar as posibilidades de integralo no Fondo de Transición Xusta que o Executivo central aínda ten pendente de transferir a Galicia".

A estos fondos en las áreas de transición justa se había referido la ministra Ribera en una reciente visita a Galicia a la hora de valorar un posible traslado de Ence desde Pontevedra hasta As Pontes.

Para Francisco Conde, esta segunda fábrica de Ence en Galicia "suporá un balón de oxíxeno para a toda a comarca de Ferrolterra, Eume e Ortegal, e súmase a outras iniciativas empresariais prioritarias aprobadas recentemente no Consello da Xunta: a fábrica de metanol de Forestal del Atlántico en Mugardos e a planta de reutilización de residuos nas Somozas, de Valogreene Recinor".

El vicepresidente recordó que Ence "ten sobre a mesa un programa de investimentos de 395 millón de euros para mellorar a eficiencia da súa planta da ría de Pontevedra" y aludió a la necesidad de trabajar con "unidade de acción entre a propia empresa, a Xunta de Galicia, o cadro de persoal, a industria auxiliar, loxística e de transporte e a Autoridade Portuaria de Marín para que a factoría de Lourizán poida continuar a súa actividade no seu emprazamento actual".

Comentarios