Praza da Verdura, el lugar de encuentro de los pontevedreses

La Praza da Verdura cuenta actualmente con más de 10 negocios, de los cuales, la mayoría pertenecen al sector hostelero. Os Carballos, El Baúl, Feira Vella y Os Maristas son algunos de los más emblemáticos
photo_camera Algunos comerciantes y hosteleros de la Praza da Verdura. DAVID FREIRE

Ubicada entre las calles San Sebastián, San Román y Sarmiento, se encuentra una de las plazas más populares de la ciudad del Lérez: la Praza da Verdura. Una ubicación idílica en pleno centro en donde conviven numerosos locales de hostelería y algún comercio.

Pero, ¿cómo se denominaba antiguamente esta localización? Tal y como explica Juan Juega Puig en su libro Rúas de Pontevedra, esta plaza era conocida antiguamente como Feira Vella, por ser un lugar de celebración de infinidad de mercados, especialmente de verduras y hortalizas (de ahí su denominación actual).

20240315_Dfreire_060
Cartel na Praza da Verdura. DAVID FREIRE

"A corporación municipal acorda da-lo seu nome a esta praza o 19 de febreiro de 1895, chamada entón plaza Nueva. Desde 1880 xa aparece a denominación de rúa da Feira e praza da Feira. O traslado no século XV desta actividade á Ferrería explica o adxectivo Vella, como é coñecido desde 1441 (...). En 1854 pretendeuse denominala praza Nueva, en oposición ó seu primitivo alcume, praza da Feira Vella, o que nunca chegou a callar; con anterioridade denominábase Pescadería, por realizarse nela a venda do peixe; tamén recibiu o nome de praza da Verdura, pola venda nela de productos hortícolas, función coa que chegou ata os nosos días", explica el historiador. Finalmente, añade en su libro, "o pleno de 1996 decidiu que pasase a denominarse praza da Verdura".

En esta plaza se produjo además un hecho histórico, ya que en ella se situó la primera fábrica de luz de Galicia. "Pontevedra foi a vila de Galicia que máis cedo tivo electricidade polas súas rúas. Esta fábrica atopábase na que agora se chama Casa da Luz e que foi durante moitos anos sede da Policía Local da nosa cidade. Como non, da man do marqués de Riestra este invento fundamental para as nosas vidas chegou aquí en 1880", recuerda también Ramón Rozas en su libro Rúas de Pontevedra. La cerería de Vidal, la taberna de Puga o la afamada de Monte Arruit, fueron algunos de los establecimientos más populares de este lugar.

Plaza de La Verdura
Foto antigua de la Praza da Verdura, con coches. Archivo

NEGOCIOS. La hostelería es sin duda la principal actividad de esta plaza. Partiendo desde el PintxoViño (que cumple este año su 15 aniversario), siguiendo con el Hotel Rúas o el Feira Vella (con 22 años de actividad) y terminando con Os Carballos, El Baúl y Os Maristas. Todos estos negocios han conseguido convertir esta zona en un lugar de encuentro para los pontevedreses, especialmente cuando estos buscan tomar algo o cenar en las noches de verano.

El Baúl es uno de los más veteranos, ya que abrió en 2001. Uno de sus empleados, Carlos Miguel Pazos, reconoce que la plaza "cambió mucho y para bien" desde entonces, sobre todo por el ambiente. "Antes había mucha más calaña, ahora se trabaja más cómodo y la gente es más respetuosa. Lo único malo que tiene es cuando se junta mucha gente, sobre todo en las épocas de fiesta, en verano, porque realmente llega un punto en el que el cliente ya no está tan cómodo porque hay demasiada gente", afirma Pazos.

Foto de comerciantes y hosteleros de la Praza da Verdura. David Freire
Foto de comerciantes y hosteleros de la Praza da Verdura. David Freire

Otro de los locales más míticos de esta zona es Os Carballos, que abrió sus puertas en 2003. Olivia Iglesias, una empleada, también asegura que el entorno "cambió para bien". "Yo a esta plaza no le veo nada que haya que mejorar. Cada vez viene más gente, es una plaza con mucho ambiente y es una de las zonas de más movimiento de toda Pontevedra", señala.

Uno de los últimos en aterrizar en la plaza fue Aarón Álvarez, copropietario de Os Maristas, un local emblemático en la ciudad que cambió de dirección hace dos años y medio. El nuevo empresario reconoce estar "muy contento en esta plaza porque tiene mucho movimiento". "Es verdad que cuando llegamos había otro ambiente más chunguillo, pero ahora estamos encantados y nos gusta mucho la plaza". Además, añade Álvarez, "estamos muy agradecidos a la plaza porque posiblemente si estuviésemos en otro sitio no tendríamos a la gente que tenemos. Cuando eres nuevo necesitas estar en un sitio con visibilidad y eso en esta plaza lo tuvimos desde el principio".

Los comerciantes

A pesar de que el ambiente comercial en esta plaza bajó mucho en los últimos años, para dar paso a más negocios de hostelería, lo cierto es que los que sobreviven concuerdan con que esta plaza es "muy especial".

Magadalena Rosales es la dueña de Frutería Rosales (más de 50 años de actividad) y asegura que "ahora la zona está muy diferente porque son todo bares y hace años había una mercería, zapatería, carnicería, cestería...".

En la plaza también está, desde hace un año, el negocio Buddy’s Barber, de Pablo Budiño, la tienda de ropa M & C Moda y complementos, con más de 40 años, y el establecimiento Marilyn Shop, de Celeste Barros, que lleva abierta una década. La dueña de este último destaca que la plaza "es preciosa" pero lamenta que esté "descuidada por el Concello, con bancos desgastados y poca iluminación".

Comentarios