sábado. 22.01.2022 |
El tiempo
sábado. 22.01.2022
El tiempo

Los estudiantes no están dispuestos a pagar más de 200 euros por una habitación

2019080812133035526
Un grupo de estudiantes en el campus pontevedrés. DAVID FREIRE
Entre mayo y junio comenzaron a alquilarse los alojamientos y ya están cubiertos al 80%

Todavía falta un mes para que el nuevo curso 2019/2020 quede inaugurado en la Universidade de Vigo, pero los estudiantes del campus pontevedrés ya han hecho los deberes en lo que a alojamiento se refiere y la mayoría de ellos ya han encontrado piso en la ciudad.

Su búsqueda dio inicio entre los meses de mayo y junio, aunque algunos previsores ya quisieron hacerlo en abril. Así lo confirman las inmobiliarias pontevedresas, que presumen de tener cubierta ya en estos momentos entre el 70 y el 100% de su oferta. Eso sí, todavía hay opciones para aquellos rezagados que estén pendientes de la recuperación de exámenes en septiembre.

ESCASEZ DE PISOS. La demanda se mantiene dentro de la media de los últimos años, pero la queja común de las inmobiliarias consultadas es que no disponen de suficientes pisos para alquilar a estudiantes.

No es que el número de matriculados haya aumentado, sino que los propietarios optan cada vez menos por alquilar sus pisos a estudiantes. Entre los motivos apuntados, principalmente el deterioro sufrido por muchos de los inmuebles tras el paso de los jóvenes y la mayor rentabilidad económica que se puede obtener a largo plazo si dicho piso es alquilado, por ejemplo, a una familia. Desde la Inmobiliaria Micasa apuntan: "Los estudiantes generalmente no se preocupan de dejar bien el piso cuando se van, por lo que los propietarios al final optan por no alquilar a estudiantes y prefieren destinarlo al alquiler vacacional".

No se puede obviar en este sentido otro factor muy importante y a tener en cuenta: los estudiantes no acostumbran cambiar de piso de un año a otro, por lo que el inmueble en cuestión se queda inmovilizado y sin opción a volver a ser alquilado por otros clientes, tal y como explican desde distintas inmobiliarias de la ciudad. De este modo, la cantidad de pisos disponibles se ve mermada.

PRESUPUESTO. A pesar de la subida en el precio de los alquileres durante los últimos años, los estudiantes, sin embargo, no son los más afectados. Al fin y al cabo, tal y como indican desde la Inmobiliaria Inmoponte: "Lo alquilan igual porque no tienen más remedio".

El hecho de que el pago del piso sea compartido influye mucho en que los estudiantes no se hayan visto perjudicados por este encarecimiento. Ellos tienen claro que su presupuesto no puede sobrepasar los 150 o 200 euros por cabeza.

Una cantidad que indudablemente varía en función del número de inquilinos y el precio al que se alquile el inmueble en cuestión. Las fuentes consultadas sitúan ese precio actualmente entre los 500 euros como mínimo y los 800 como máximo en el caso de aquellos que cuentan con cuatro habitaciones.

REQUISITOS. Los estudiantes se han vuelto cada vez más exigentes en lo que se refiere a las características del piso a alquilar. La opción de régimen compartido sí que permanece invariable con el paso del tiempo, pero los nuevos inquilinos son, en general, más inconformistas y piden características como ascensor en el edificio, lavaplatos y demás servicios domésticos por el estilo. En lo que se refiere a la distribución del inmueble: entre tres y cuatro habitaciones y como mínimo dos baños.

La ubicación no suele variar y, en este sentido, la Inmobiliaria Unika asegura que el piso debe situarse necesariamente cerca del campus, pero "al mismo tiempo también buscan algo céntrico y que se ubique a la otra orilla del Lérez".

RESIDENCIA UNIVERSITARIA. Para todos aquellos estudiantes que, por el motivo que sea, no contemplan la opción de compartir piso, la Universidade de Vigo les ofrece en cada uno de sus campos una amplia oferta de diferentes tipos de alojamiento. La más requerida, sobre todo por alumnos de primer año, es la opción de las residencias universitarias.

En el campus local, desde hace unos años la universidad tiene un convenio con la Residencia de Estudiantes Afundación. Fue inaugurada en 1969 y tiene una capacidad máxima de 140 residentes que se distribuyen entre habitaciones dobles e individuales.

En estos momentos la reserva para el curso académico 2019/2020 ya está completa, pero mientras que su página web recomienda "ponerse en contacto con ellos para entrar en la lista de espera", la dirección de la residencia asegura que esa lista "se va moviendo continuamente" y que de aquí a septiembre todavía hay opciones. Para entonces cuentan con tener "un 100% de ocupación".

Las ventajas de esta opción radican en que "los estudiantes tienen todo hecho". A diferencia de un piso de alquiler, donde tienen que cocinar, limpiar o lavar la ropa; en una residencia universitaria disponen de esos servicios incluidos en el precio y "únicamente se dedican a trabajar y estudiar". Por lo tanto, ya es solo cuestión de elegir lo que a cada uno le venga mejor.

Los estudiantes no están dispuestos a pagar más de 200 euros por...
Comentarios