Tres estudiantes del IES Torrente Ballester ganan un concurso de drones

Ángel Cores, María Argibay y Pablo Álvarez, de 4º de ESO, superaron en A Coruña a más de 800 alumnos de toda Galicia
María Argibay y Pablo Álvarez, este miércoles en el aula tecnológica del instituto. DAVID FREIRE
photo_camera María Argibay y Pablo Álvarez, este miércoles en el aula tecnológica del instituto. DAVID FREIRE

Ángel Rey Cores, María Argibay Pastoriza y Pablo Álvarez Méndez, alumnos de 4º de ESO del IES Gonzalo Torrente Ballester, se proclamaron ganadores en su categoría del II Concurso de drons na aula, integrado en el XIII Obradoiro e concurso galego de Robótica e drons A maxia da Robótica e dos drons, celebrado la semana pasada en A Coruña. Está organizado por Igaciencia con la colaboración del Ayuntamiento.

La profesora Elena Vázquez acompañó al alumnado de 3º de Educación Dixital y de Tecnoloxía de 4º de ESO que participó en esta iniciativa. Al concurso se presentaron más de 800 estudiantes gallegos de Secundaria, Bachillerato y FP. El objetivo es formarlos en el ámbito de la Robótica y la programación, concretamente en robots Lego EV3, a través de Labview, el estándar en control del sector.

El programa constaba de un taller formativo y un concurso en el que el alumnado tuvo que realizar una serie de desafíos de dificultad progresiva.

El concejal de Memoria histórica, Innovación, Industria y Emprego de A Coruña, Jesús Celemín, destacó en la entrega de premios el ingenio y la imaginación de los participantes.

María, Pablo y Ángel nacieron en Pontevedra en 2007. Los dos primeros cuentan su experiencia en el aula de Tecnología del centro en un momento del recreo. Tanto ellos como la profesora, Elena Vázquez, lamentan la ausencia de Ángel, que este miércoles se encontraba enfermo.

María, Ángel y Pablo en la entrega de premios, el pasado viernes. DP
María, Ángel y Pablo en la entrega de premios, el pasado viernes. DP

Vázquez explicó que llevan varios años participando en este taller de robótica, que este año los llevó hasta A Coruña. Tiene prioridad los centros de dicha provincia, pero al quedar vacantes pudieron apuntarse. "Desde el año pasado organizan también un concurso de drones y este es el primer año que vamos". Y volvieron con el premio.

"El concurso tenía dos fases. En una teníamos que pilotar drones y en otra teníamos que programar con una aplicación de móvil. Se sumaban puntos según recorrías el circuito, o si fallabas, bonos por quedar primero... Y parece ser que fuimos el grupo que más sumó, más de 70", señala Pablo. La primera parte, admite, "no fue demasiado complicada", pero la de programación "fue más difícil, porque nos dijeron una distancia exacta y se desviaba un poco".

La experiencia con los drones la adquirieron en el taller previo, pues en el instituto "no tenemos drones". Únicamente Ángel "dijo que había pilotado alguno", apuntaron sus compañeros. Ni siquiera se pusieron nerviosos, pues creyeron que algún grupo más experimentado los superaría en puntuación y no contaban con ganar. "Fue una sorpresa". El premio consiste en una certificación y cien euros para el centro educativo.

Ni María ni Pablo tienen pensado vincular su futuro a los drones. "Hay varias normas muy difíciles, como alejarse de los aeropuertos, sacarse una licencia...", apunta el joven, que quiere ser profesor de Matemáticas. A María le tira "máis a rama sanitaria que a tecnolóxica", aunque no descarta que en el futuro acabe coincidiendo con un robot en un quirófano. "En todo caso –apunta–, mellor os robots aplicados á saúde antes que á aviación ou algo así".

Asignaturas enfocadas a la vida real
En el Torrente Ballester no tienen drones, pero sí imparten asignaturas tecnológicas. Es el caso de Educación Dixital, que se estrenó este año en 3º de ESO con la nueva ley. "Tiene una parte de informática en la que se enseña procesamiento de textos, hoja de cálculo, base de datos, y tiene otra parte para realizar proyectos con los alumnos", explica Vázquez.

Los proyectos se orientan para trabajar con Scratch y Arduino, intento "buscarles siempre una aplicación a la vida real". En 4º siguen con la materia de Tecnología, que tiene un bloque de electricidad y electrónica, otro de instalaciones eléctricas y una parte de programación, también centrada en el Arduino.

Comentarios