sábado. 31.07.2021 |
El tiempo
sábado. 31.07.2021
El tiempo

Las expertas alertan: "En máis do 90% dos casos os maltratadores teñen dereito a visitas cos menores"

undefined
Concentración de este lunes ante el Pazo Provincial. DAVID FREIRE
El punto de encuentro acoge entregas de once menores de la comarca a sus padres condenados

Es una realidad diaria para quienes trabajan en contacto con víctimas de violencia de género. La violencia vicaria existe y la seguridad de los hijos e hijas constituye una de las principales preocupaciones de las mujeres atendidas en cualquier Centro de Información á Muller (CIM). Los regímenes de visitas siguen estipulando encuentros a pesar de que el padre esté condenado por maltrato.

"Pola nosa experiencia, podemos dicir que en máis do 90% dos casos os maltratadores seguen tendo dereito a visitas cos seus fillos e fillas", sentencian técnicas del CIM de Pontevedra. Además, la directora del centro, Rosa Campos, asegura que en sus 20 años de trayectoria nunca ha visto ningún caso en el que se le haya retirado la patria potestad a un maltratador.

El punto de encuentro familiar de la Xunta en Pontevedra, que depende de Política Social, arroja datos concretos sobre la situación de mujeres con órdenes de protección en la comarca. Así, el centro se utiliza como lugar de entrega y recogida de los menores o como espacio para realizar visitas vigiladas, manteniendo entradas diferenciadas para que el maltratador y la víctima no se encuentren. En este sentido, nueve mujeres y once menores cuyos padres han ejercido violencia contra sus madres utilizan estas instalaciones a día de hoy. En cuatro casos las visitas se realizan en el mismo lugar, de forma tutelada o supervisada, y en otros cinco el padre recoge en el punto a los menores para llevárselos al exterior. Las usuarias del punto de encuentro son de los municipios de Marín (1), Portas (1), Pontevedra (2) y Poio (5).

Sin embargo, estos datos no son definitivos, ya que tal y como alertan desde el CIM de Pontevedra, muchas de las entregas se realizan por parte de un familiar y no se llega a necesitar el uso de estas instalaciones. Eso cuando existen órdenes de protección vigentes, ya que también hay casos en los que no se decretan y son las propias madres las que realizan la entrega. Por lo tanto, el número de mujeres que se ven en la obligación de entregar a sus hijos a su maltratador es sustancialmente más alto y no existen registros para contabilizarlo. De hecho, los casos en los que los menores no tienen contacto con su padre maltratador obedecen, en su práctica totalidad, al desinterés del progenitor y no a una decisión judicial, tal y como explican las técnicas.

016 es el número de atención telefónica a víctimas de violencia de género. Es gratuito y no deja rastro en la factura

"É raro que o maltratador deixe de maltratar, por iso, unha vez separados, vai utilizar a violencia vicaria para seguir facendo dano. Esta é a máxima preocupación das mulleres, que mesmo se plantexan volver cos agresores para protexer os fillos e fillas", explica la técnica de Igualdade del CIM, Mercedes Renda. En el mismo sentido, habla del miedo de las mujeres migrantes a que el progenitor se lleve a los menores a otro país y señala la complejidad en los casos en los que la mujer no denuncia.

En este caso, tal y como explican fuentes del CIM, una denuncia sin informes médicos puede ser desestimada, lo que provoca que las condiciones del régimen de visitas sean menos favorables a la madre. Esta cuestión determina que, en muchos casos, las mujeres decidan no denunciar, también con la esperanza de mantener calmado a su agresor.

"Noticias como as da pasada semana provocan un pánico absoluto nestas mulleres, que quedan aterrorizadas, paralizadas, por iso falamos de terrorismo machista. Non imaxinamos a cantidade de mulleres que viven con esa espada de Damocles", cuenta Renda.

A la indignación de las técnicas y la ciudadanía se sumó este lunes la repulsa en las instituciones ante los acontecimientos de los últimos días. El personal de la Deputación de Pontevedra guardó un minuto de silencio ante el Pazo Provincial al que se unieron también los concelleiros de la corporación municipal. "A indignación non ten límites, estamos fartas do patriarcado, do machismo e de que nos asasinen a nós e aos nosos fillos e fillas", expresó la presidenta de la Deputación, Carmela Silva, en referencia al crimen de Tenerife y al asesinato de una joven de 17 años en Sevilla a manos de su expareja. "Non podemos estar ao lado dun grupo político que nega o que nos acontece ás mulleres", añadió refiriéndose a Vox.

Por su parte, el alcalde de Pontevedra, Miguel Anxo Fernández Lores, declaró que "é inasumible que no século XXI sigan ocorrendo estas cousas" y expresó la necesidad de dedicar más esfuerzos a la lucha contra la violencia machista. "O que non é de recibo son as posicións negacionistas", puntualizó sobre la postura de la extrema derecha en relación a la violencia machista.

18 nuevos casos de violencia de género en cuatro días
La violencia no cesa. En el contexto de los actos de repulsa a los asesinatos machistas, la subdelegada del Gobierno en Pontevedra, Maica Larriba, ofreció este lunes los datos más recientes en el seguimiento de la violencia machista en la provincia. Solo entre el 10 y el 14 de junio, en los últimos cuatro días, se incorporaron al sistema de seguimiento del Ministerio de Interior, VioGén, 18 nuevos casos.

En nueve de ellos se considera que la mujer está en una situación de alto riesgo; en dos, en riesgo medio, otros dos están clasificados como de riesgo bajo y en cinco no se aprecia riesgo para la víctima.

En la actualidad, VioGén registra en la provincia 1.170 casos de violencia de género activos. Diez de ellos se corresponden con víctimas menores de edad y 22 son considerados de alto riesgo para la integridad de las mujeres víctimas.

Las expertas alertan: "En máis do 90% dos casos os maltratadores...
Comentarios
ç