Viernes. 24.05.2019 |
El tiempo
Viernes. 24.05.2019
El tiempo

La Feira Franca se prepara para despedir el verano con su XIX edición

Una niña taller y expsitor de María Navarro. CHRISTIAN FERNÁNDEZ
Una niña taller y expsitor de María Navarro. CHRISTIAN FERNÁNDEZ

Como cada año, Pontevedra se llena de mesoneras y monjes que celebran la Feira Franca. Este 2018 triunfarán las guerreras

Desde hace 19 años, los pontevedreses celebran el final del verano en la calle, rodeados de amigos, vino y puntillas color crema. La Feira Franca, que apareció con el final del milenio, se postuló desde el principio como la fiesta con la que saludar el nuevo curso, con sus libros, sus monos de trabajo y sus trajes, y atrajo a todos los vecinos que se atrevieron a tensar sus corsés.

Desde entonces, no ha hecho más que sumar adeptos. La fascinación que produce la recreación medieval de la Boa Vila se extiende por igual entre turistas y pontevedreses, que aprovechan el primer fin de semana de septiembre para estrenar capa, espada y enaguas. Quien quiera participar de la celebración, que se extiende durante un día casi tan largo como la noche que le sigue, tiene varias opciones entre las que elegir. Las elecciones más habituales son la compra, el alquiler o la confección de los trajes, aunque en los últimos años y con la llegada de plataformas como Wallapop, es reseñable el negocio en torno a los anuncios particulares de trajes de segunda mano.

Una de las empresas veteranas en el negocio es trajemedieval. com, que desde hace 30 años trabaja alquilando y vendiendo trajes medievales por todas las ferias del territorio nacional. En el caso de Pontevedra, ofrece sus trajes desde la primera edición de la Feira Franca. Guadalupe, una de las responsables, explica su éxito por la calidad del producto, ya que "la confección es extraordinaria", y por lo económico de sus precios: entre 25 y 60 euros por alquilarlo durante toda la fiesta. "La gente lo recoge el jueves y lo entrega el lunes. Es muy cómodo", añade. Cuenta que los demandan por igual turistas y pontevedreses: desde familias que prefieren alquilar los trajes para los niños a comprarlos y que al año siguiente les queden pequeños, hasta grupos de amigos que buscan una fiesta a juego. ¿Los trajes más demandados? Lo tienen claro: "en estos momentos, el de mesonera y el de princesa".

La tendencia cambia cuando se trata de confeccionar un traje a medida. Marina Navarro, de Melibea Medieval, no tiene dudas sobre la caracterización estrella: "Este año nos hemos quedado sin princesas ni guerreras", reconoce. Para poder llegar holgadas a la Feira Franca, las trabajadoras comenzaron a confeccionar los trajes el pasado septiembre. Este es su segundo año en la fiesta, pero el balance es más que positivo: "El año pasado fue bueno, pero este año va a ser mejor, sin duda". En el taller ofrecen 200 trajes, con precios que alcanzan los 180 euros.

Este es el primer año de venta en Pontevedra para Era Vestibus, habituales de las ferias medievales. Uno de sus trabajadores, Jesús, destaca de su clientela que tiene "cierto poder adquisitivo". Se trata, sobre todo, de parejas de Pontevedra, y coincide con Marina Navarro: "Se venden muy bien los trajes de guerrera".

La Feira Franca vuelve a Pontevedra el próximo viernes 31.

Feira Franca
Festa de Interese Turístico de Galicia
 
El primer fin de semana de septiembre y desde hace 19 años, una recreación medieval de la Boa Vila acoge a miles de pontevedreses y turistas.

La Feira Franca se basa en el privilegio concedido por el rey Enrique IV en el año 1467, en virtud del cual se autorizaba la celebración de un mercado libre de impuestos de un mes de duración, quince días antes y quince días después del 24 de agosto, día de San Bartolomé.

El hilo conductor de esta XIX edición serán las leyendas.

La Feira Franca se prepara para despedir el verano con su XIX edición
Comentarios