La Feria Artesanal Chalana cumple 15 años

Un total de trece puestos de venta conformarán la XIV edición del certamen, al que acuden artesanos de todas partes de Galicia y de varios lugares de España ►Todos ellos buscan promocionar su negocio en la comarca de Pontevedra
Puestos de la Feria Chalana repletos de viandantes. ANXO LORENZO
photo_camera Puestos de la Feria Chalana repletos de viandantes. ANXO LORENZO

Hecho a mano es el titular que resume la Feria Chalana todos los años desde hace ya quince. Este miércoles los pontevedreses pudieron disfrutar del primer día de la feria, que se prolongará hasta el 7 de agosto. Trece puestos serán los que conformarán este año el evento organizado por Asociación Deseño Atlántico, con la colaboración del Concello de Pontevedra.

Desde productos de cosmética natural a accesorios ecológicos, todo estará disponible en la Praza da Ferrería, con un horario diario de 11.00 a 14.00 horas y de 19.00 a 23.00 horas.

Jose Rey, miembro de la entidad organizadora, destaca la variedad de procedencias de los distintos artesanos: "Tenemos gente de Asturias, de Zaragoza, Almería... aunque más de la mitad de los artesanos son de la comarca". Rey mantiene que es un evento que funciona "muy bien solo" y que cuenta con una aceptación excepcional, ya que hace solo quince años que se comenzó a celebrar en la plaza pontevedresa, pero la feria cuenta con 48 años de historia en otras localizaciones.

La concejala de Festas, Carme da Silva hizo acto de presencia en la inauguración del evento y destacó, junto a Jose Rey, la apuesta por los jóvenes artesanos en todas las ediciones. Los expositores destacaron las "muchas caras conocidas", con una clientela "casi habitual". Los artesanos repiten su asistencia a esta feria debido al éxito de sus ventas y de su promoción, objetivo principal de todos ellos.

Artesanos atendiendo a la clientela. ANXO LORENZO
Artesanos atendiendo a la clientela. ANXO LORENZO

Alberto Gusto Chueco le da nombre a su puesto de accesorios de este material. Lleva más de 50 años trabajando en el oficio y ha traído su trabajo desde A Coruña por tercer año consecutivo, aunque ya había acudido a la feria anteriormente. "El público está contento y el material de cuero de primera calidad gusta", comenta Chueco. Tarjeteros, cinturones, llaveros... todos los productos, hechos por él mismo son totalmente únicos y exclusivos, ya que no se pueden encontrar en ninguna tienda ni en ningún otro puesto.

Chueco espera que "la gente vaya al puesto y le guste lo que hace" para así darse a conocer en la comarca. Pero esta no es la única feria a la que acude, ya que el negocio familiar se expande en Cangas a la vez que en Pontevedra, donde su sobrino se encarga de la venta de los productos.

Tampoco es la primera vez en la feria de María José Lois. Su puesto Cuaderna Maestra, sirve como promoción para un proyecto mucho mayor. Lois se dedica mayoritariamente a la impartición de clases con telares, de encaje de horquilla y muchas otras labores. Lleva trabajando en el mundo textil y artístico desde hace casi 40 años. En sus comienzos no se dedicaba tanto a la docencia, pero "poco a poco fue invirtiendo en telares de segunda mano, y le vino muy bien", confiesa.

El stand de Montse Betanzos ofrece un producto local y representativo de la comarca de Pontevedra, dando visibilidad a un oficio tradicional reinventado por la fundadora del negocio, al cual da nombre. "Trabajamos con conchas marinas", dice. Montse Betanzos le dio "una vuelta a este oficio destinado a la venta de souvenirs en la Illa de A Toxa y lo convirtió en la producción de bisutería", explica la responsable del puesto.

La belleza y dedicación de los productos llama la atención de muchos de los visitantes de la feria. "Es increíble, cogería una de cada", comenta una clienta bilbaína del puesto. Otros acuden por lugares específicos buscando un producto concreto. "Me gusta un puesto en especial porque ya he comprado productos otros años y me gustaría comprar más", declara una de los viandantes de la feria. Prácticamente todos lo que se acercan a los puestos salen con algún producto entre sus manos, aún siendo el primer día. Durante más de dos semanas los artesanos de la Feria Chalana observarán la llegada de cientos de personas que desean brindar su apoyo al pequeño comercio.

Comentarios