sábado. 17.04.2021 |
El tiempo
sábado. 17.04.2021
El tiempo

La flor y nata del narco gallego ante el peso de la Ley

Tania Varela y Sito Miñanco, durante los juicios que afrontaron en Pontevedra. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Tania Varela y Sito Miñanco, durante los juicios que afrontaron en Pontevedra. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Sito Miñanco y Tania Varela, los dos criminales más conocidos en las Rías Baixas en los últimos años, realizaron este martes su último intento para defender su inocencia y, a la vez, sus patrimonios ►Los dos cambadeses fueron condenados en Pontevedra por lavar dinero procedente del tráfico de cocaína ►El letrado del capo, que aguarda en prisión el juicio por la operación Mito, solicitó en el Supremo la absolución de su defendido ►Los testaferros también reclaman ser exonerados
La única mujer presente durante meses en la lista de los criminales más buscados de Europol y el narcotraficante más famoso en la historia reciente en España realizaron este martes, a través de sus representantes legales, un último y desesperado intento por salvar parte de sus patrimonios. El Tribunal Supremo hizo coincidir las vistas para revisar las condenas por blanqueo de capitales procedentes de las drogas que afectan a Tania Varela y a Sito Miñanco (en su caso, junto a varios testaferros), dictadas en enero y abril de 2019, respectivamente, en la Audiencia Provincial de Pontevedra.

En ambos casos, los fallos judiciales son contundentes. En cuanto a la narcoletrada, que fue detenida tras años en fuga cuando se había instalado en Cataluña para vivir en la clandestinidad, el dictamen expresa que "se ha enriquecido con el producto de la venta de sustancias estupefacientes, y ha llevado a cabo durante los años 2005 y 2006 operaciones con la finalidad de dar entrada en el tráfico mercantil lícito al dinero ilícito procedente del narcotráfico". El resultado, una pena de un año y ocho meses de prisión que añadió a los siete que se le impusieron por participar en el intento de introducción de cuatro toneladas de cocaína en el seno de la organización de quien fue su pareja y supuesto socio de Sito, David Pérez Lago, a su vez hijastro de Laureano Oubiña.

En su caso, cierto es que la cantidad blanqueada es mucho menor que la que se atribuye a su paisano (ambos protagonistas son de Cambados), por lo que las autoridades fijaron que debía pagar una multa de 56.000 euros.

Su postura ante el Supremo, que tenía previsto analizar su causa a partir de las 14.00 horas del martes, no iba a ser muy distinta a la que defendió sobre el estrado de la ciudad del Lérez: defender sus negocio como fuente de ingresos y desvincularse del narco y, como dijo en su alegato de últimas palabras tras el plenario, "restablecer todo lo que se ha escrito y vertido sobre mí".

Vista aérea del chalé atribuido a Sito Miñanco en Montalvo. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
[Vista aérea del chalé atribuido a Sito Miñanco en Montalvo. JAVIER CERVERA-MERCADILLO]
 

La principal prueba de la que dispuso el fiscal Antidroga de Pontevedra, Pablo Varela, durante el juici, par acusarla de blanqueo, fue la ausencia de justificación de ingresos que alcanzaban los 295.000 euros, unida a su ya mencionada relación, acreditada, con el grupo criminal del hijastro de Oubiña que intentó colar un gran alijo por la Costa da Morte.

Junto a ello, se apoyó en los testimonios de personas relacionadas con los hechos, como el también condenado por la operación de cocaína Karim Mallot, que reconoció tratos con ella en distintos puntos porque "manejaba negocios y la amistad con ella era interesante". Era el enviado del cártel colombiano para las grandes operaciones en España, y confesó que "al margen de eso, yo no venía a nada más a Galicia". El fiscal expuso que Varela "utilizaba" una sociedad "para blanquear los beneficios de la organización de narcotráfico con la que colaboraba".

Cuatro horas antes, el Alto Tribunal recibía al nuevo abogado de Sito Miñanco, Jacobo Teijelo (que sustituye a Gonzalo Boye, procesado junto al capo en la operación Mito), y a los representantes legales de su primera mujer, una de sus hijas, su excuñada y uno de sus hombres de confianza. Todos ellos pretenden salir absueltos de las penas de cuatro años y medio de prisión que les impuso la Sección Segunda de Pontevedra por lavar los ingentes beneficios amasados por José Ramón Prado Bugallo desde finales de los 80 y hasta la segunda década del siglo actual.

Teijelo recordó en Madrid que la causa había sido archivada y que se reabrió "por maquinaciones y maniobras procesales de ingeniería jurídica", acusando a la Fiscalía Provincial de cambiar su criterio inicial según el cual, bajo el punto de vista del letrado, pedía el sobreseimiento. El letrado insistió en que el capo ha estado vigilado durante toda esa etapa, gran parte de ella entre rejas, por lo que "difícilmente ha podido hacer nada". Eso no es lo que dice la sentencia. Por todo ello, insistió en pedir la absolución "por mucha presión mediática que haya".

La abogada de la hija del narco, por su parte, mantuvo la línea esgrimida en Pontevedra. "Se le condena por ser la hija de quien es", dijo.

Imagen de Astilleros O Facho, cuya propiedad perderá Sito Miñanco si el Supremo avala el dictamen. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
[Imagen de Astilleros O Facho, cuya propiedad perderá Sito Miñanco si el Supremo avala el dictamen. JAVIER CERVERA-MERCADILLO]
 

El representante legal de su primera esposa defendió que la inmobiliaria San Saturnino, propietaria de la mayor parte de los 96 bienes inmuebles que se le arrebatan al narco por estos hechos, fue constituida antes de que se tipificara el delito de blanqueo, algo que ocurrió en 1988. Tanto este letrado como el de la excuñada de Miñanco cargaron las tintas sobre Hacienda y sus informes sobre la causa. Añadió que la hermana de su patrocinada se separó del narco hace más de 30 años y que su cliente lleva 15 años trabajando de forma lícita.

El letrado de O Rubio de Aios, el último de los testaferros condenados, señaló que en su relación con la inmobiliaria (dueña de varios chalés, entre ellos uno en Montalvo, un edificio entero en Cambados y dos pisos en la milla de oro de Pontevedra, entre otros bienes) no tenía por qué saber si el capital de la sociedad tenía o no origen ilícito. En su contra juega, sin embargo, que su relación personal con Prado Bugallo es bien conocida en las Rías Baixas.

La Fiscalía del Tribunal Supremo se opuso a todos los recursos al entender que los delitos han quedado acreditados de forma indiciaria en la Audiencia.

Si se confirma el dictamen, Miñanco perderá de forma definitiva y en beneficio del Estado bienes como la casa de Montalvo y los astilleros O Facho, que, si bien no figuran a su nombre, son de su propiedad, según entendió acreditado el tribunal pontevedrés. Otro aspecto especialmente relevante para el narco es la pena impuesta a sus allegados (familiares y personas de confianza), cuatro años y medio de prisión. Todos ellos buscan al menos una rebaja tras el fallo del Alto Tribunal.

La flor y nata del narco gallego ante el peso de la Ley
ç