Manuel Franco Argibay, ya en libertad, vuelve a ejercer la abogacía en Pontevedra

El cerebro de la red de blanqueo de capitales del narco Pelopincho ha defendido a un vecino de Cangas acusado de golpear a una mujer con un palo de madera maciza en la cabeza

El letrado pontevedrés Manuel Franco Argibay, cerebro de la red de blanqueo de capitales del narco Pelopincho, ha vuelto a ejercer la abogacía después de cumplir una parte de sus penas de cárcel.

Franco Argibay, condenado en el marco de la operación Cormorán (la citada red del aún desaparecido Pelopincho) y por delitos contra el patrimonio, defendió este lunes en Pontevedra a un vecino de Cangas acusado de golpear a una vecina con un palo de madera maciza en la cabeza. El letrado se mostró sagaz en el estrado, demostrando la buena fama que le precede en el ejercicio de su profesión.

Comentarios