El frío polar no impidió un animado primer domingo de rebajas de enero

El tiempo y el covid marcan una campaña atípica en los comercios de Pontevedra
Primer domingo de rebajas en Pontevedra. DAVID FREIRE
photo_camera Primer domingo de rebajas en Pontevedra. DAVID FREIRE

La ciudad vivió este domingo un animado primer domingo de rebajas de invierno. Muchas personas, a las que sus ocupaciones cotidianas no les permiten ir de compras el resto de la semana (o bien prefirieron esperar a después de Reyes para adquirir los regalos o efectuar cambios y devoluciones), visitaron este domingo los comercios, principalmente los situados en la milla de oro de Benito Corbal. Eso sí, lo hicieron pertrechados contra el frío polar con ropa de abrigo.

En las cajas no hubo las colas que se habían registrado el pasado jueves, día 7, fecha del arranque oficial de la campaña de rebajas. De hecho, no fue necesario tomar medidas para evitar incumplir las normas de aforo marcadas por las autoridades sanitarias para el control de la pandemia.

En esta ocasión las prendas con mayor demanda están siendo las que suelen utilizarse en casa o en salidas para pasear o ir a la compra. Pijamas, batas y prendas de abrigo para llevar con un chándal son las más solicitadas. Estamos ante unas rebajas atípicas, pero no solo por el covid. El cliente ha cambiado su forma de comprar y las firmas ya no siguen los patrones de antaño. Las rebajas tampoco volverán a ser lo que eran.

Descuentos y promociones se habían adelantado esta temporada más que ninguna otra debido al excedente de existencias en los comercios por la crisis de la covid-19, que obligó a cerrar las tiendas durante el primer confinamiento y después impuso restricciones a los aforos y a la movilidad.

No están siendo unas rebajas como las anteriores, no solo por la menor afluencia de personas por las consecuencias sanitarias o económicas que provocó la pandemia, sino también porque se estaba produciendo una tendencia a la baja debido a las ventas online, que siguen cobrando fuerza y aumentando desde hace tiempo, sobre todo durante el confinamiento y luego con las restricciones de movimiento impuestas por las autoridades sanitarias.

Las firmas que habían comenzado antes las rebajas –coincidiendo además con el aumento de las compras que se produce en las fechas navideñas y antes de Reyes– por aquel entonces habían tenido más problemas para lidiar con el aforo que en el día del arranque oficial de la campaña de rebajas.

En cuanto al trabajo vinculado con las rebajas, en la provincia de Pontevedra se realizaron 4.885 contrataciones.