Fue el mayor alijo de cualquier tipo de droga jamás incautado en la ciudad del Lérez

La cocaína, 539 paquetes que llegaron a Galicia mediante entrega controlada, superaba los 600 kilos
El traslado de uno de los detenidos que está siendo juzgado estos días en la Audiencia Nacional. DP
photo_camera El traslado de uno de los detenidos que está siendo juzgado estos días en la Audiencia Nacional. DP

El cargamento de cocaína intervenido el 14 de noviembre de 2018 en el chalé de la avenida de Bos Aires, justo enfrente de la pasarela peatonal que une la senda del Lérez con A Xunqueira, fue le más importante jamás incautado en la capital de la provincia. La droga, 539 paquetes que llegaron a Galicia mediante el procedimiento de entrega controlada (la sustancia se incauta en el inicio del narcotransporte y se le hace llegar a los receptores para su detención), superaba los 600 kilos de peso.

Sin embargo, los niveles de pureza de esa mercancía ilícita eran sorprendentemente bajos, como se demostró en el posterior análisis. Algunos de los paquetes no alcanzaban el 10 por ciento de riqueza y otros rondaban el 40. Ello hará que, a efectos jurídicos, consten unos 50 kilos, y no 600 como se calculó en un primer momento. Fue una estafa en toda regla por parte de los narcos colombianos a la organización gallega, que pensó que iba a recoger cocaína de gran pureza.

La entrega controlada

El instructor del caso explicó en el juicio con todo detalle cómo se fraguó la entrega de la cocaína en Pontevedra, una vez que fue decomisada en aguas del Caribe. "Una funcionaria (de la Policía Nacional) fue a a Miami a recoger la sustancia estupefaciente. Ella adjuntó las notas realizadas por los estadounidenses. Guardacostas entregaron 19 bultos con un peso aproximado de 600 kilos. En la nave de la DEA se abrieron, encontrando 549 paquetes en el interior. Se nos dice que van a detraer diez de esos paquetes para el procedimiento en Estados Unidos y nos solicitan a nosotros la entrega controlada de 539 paquetes".

El traslado de las cajas con la cocaína. DP
El traslado de las cajas con la cocaína. DP

La DEA de Miami entregó la droga a la oficina de la DEA de España y ella a la Policía Nacional. "Van repartidos en 27 cajas. Se meten en soporte de cargo y vienen a España vía Iberia. Una vez llegan a España los recojo yo en el aeropuerto y se recuenta una vez en base, en Canillas", añadió el inspector. "Para entregar la sustancia pedimos la intervención de los agentes encubiertos. En las reuniones que Jorge había mantenido en Colombia se les había dicho que la droga se entregaría en el Caribe y saldría una embarcación cerca de costas gallegas para la introducción en tierra. Ese trasvase de mercancía se iba a producir entre el 5 y el 6 de noviembre".

Al compás de estos datos, los agentes detectaron varias reuniones del productor ourensano con personas relacionadas con el tráfico de drogas en O Salnés en puntos tan característicos como la zona de Los Castaños, en Ribadumia. Tras las negociaciones entre los encubiertos y los miembros de la organización en España, se fijó el día y el lugar de la entrega y la Policía activó a sus mejores agentes para evitar riesgos.

El presunto cabecilla de la red, Jorge G.C. DP
El presunto cabecilla de la red, Jorge G.C. DP

Así, en cuanto los narcos se hicieron cargo de los 539 paquetes, se produjeron las detenciones de las personas que están ahora siendo juzgadas. "Empezamos por Galicia. En la casa donde se produce el trasvase es detenido Jose Luis R.R.. Manuel M. en un céntrico hotel de Pontevedra, estaba coordinando la entrega. Jorge G. en Ribadumia", recordó el instructor. En Madrid caerían los enlaces colombianos de la organización.