El futuro Plan de Movilidad Urbana de Pontevedra causa recelo a vecinos y transportistas

Federación Castelao y Asetranspo dudan de la operatividad de restringir aún más el tráfico
Coches y peatones en la intersección de Cobián Areal con Benito Corbal. DAVID FREIRE
photo_camera Coches y peatones en la intersección de Cobián Areal con Benito Corbal. DAVID FREIRE

El proyecto que impulsa el Concello para declarar a todo el casco urbano de Pontevedra "zona de tráfico restringido" —para cumplir con las directrices de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética— causa recelo tanto en los vecinos como en los transportistas. La federación Castelao y la Asociación de Empresas del Transporte Discrecional de Mercancías de Pontevedra (Asetranspo) acogen la acción —incluida en el nuevo Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS)— con cautela, hasta conocer al detalle el borrador y formular las correspondientes propuestas, en caso de ser convocados por el Gobierno local para conocer su opinión sobre el documento y, a ser posible, mejorarlo.

Ramón Alonso, presidente de Asetranspo, indica que en primer lugar es necesario saber qué modelo de ciudad quieren los políticos que gobiernan la Boa Vila, "porque está pensada para pasear, sin comercio y sin actividad. Parece que este tipo de ciudad les va bastante bien porque han recibido un montón de premios". Por contra, el colectivo de transportistas apuesta por una ciudad en la que se conjuguen los servicios y la vida en el centro de la ciudad. "Estamos convencidos de que se puede conseguir esa combinación".

Según apunta Alonso, la cuestión fundamental reside en la concreción de horarios y fórmulas que permitan a los profesionales efectuar el reparto y realizar las recogidas de mercancía en los negocios situados en las zonas que el Concello tenga previsto "reducir paulatinamente os tráficos excesivos e limitándoos ao tráfico necesario para que a cidade funcione", como comentó en Diario de Pontevedra el propio alcalde, Miguel Anxo Fernández Lores.

"Hay mucho que hablar, si es que el Concello quiere hacerlo, y sino que haga lo que considere necesario", subraya el presidente de Asetranspo sobre el PMUS, un documento cuyo principal objetivo es ganar anualmente 4.000 metros cuadrados para estancia peatonal y compartida.

Alonso teme que la declaración del casco urbano como "zona de tráfico restringido" puede que no resulte operativo. Advierte de que las limitaciones en la circulación rodada obligaría a los locales de ocio, como son los pubs y las discotecas, además de negocios y supermercados a instalarse en polígonos comerciales, "un contrasentido cuando oímos a los políticos repetir por activa y por pasiva que hay que dinamizar el comercio local de proximidad. Si no les llega la mercancía difícilmente pueden vender".

Otro de los inconvenientes que observa el presidente de Asetranspo en la ciudad es la continua ocupación, por vehículos particulares, de las plazas reservadas para carga y descarga. "Hay pocas y están siempre invadidas de coches, una situación que nos obliga a los transportistas a dar vueltas y más vueltas en busca de una plaza libre, lo que dispara el gasto en combustible y hace que esta actividad no nos resulte rentable".

CASTELAO. Juan Loureiro, presidente de la federación vecinal Castelao, considera que la filosofía en la que se basa el documento del Plan de Movilidad Urbana Sostenible es "buena" pero advierte de que su aplicación práctica debe hacerse "con sentidiño".

"No se trata de quitar conductores de la ciudad porque sí, sino que el estudio deberá contar con una base, unos fundamentos y unos argumentos. No se trata de ganar por encima de todo 4.000 metros cuadrados para estancia peatonal y compartida, sino que habrá que eliminar propuestas que no resulten operativas".

En este sentido, Loureiro pone como ejemplo la eliminación del tráfico pesado de la avenida de Domingo Fontán. "Habrá que estudiarlo porque no podemos tener una ciudad totalmente peatonal".

Además, entiende que el uso del transporte público colectivo como alternativa para evitar la utilización del coche particular "aún tiene mucho margen de mejora", como por ejemplo aumentar el número de paradas. "Le trasladamos esa propuesta al Concello y no nos hizo el menor caso", lamenta el presidente de la federación Castelao.


TRÁFICO EN O CASTAÑAL | Los cambios entran en funcionamiento
El barrio de O Castañal, tras la recepción e instalación de las señales tráfico obligatorias para permitir la circulación de vehículos, ya ha recuperado el tráfico rodado en sus calles. Así lo informa el concejal de Obras, Demetrio Gómez Junquera, que también recuerda que "se están a dar os últimos pasos para a finalización do proxecto de mellora en toda esta zona, lastrado pola crise sanitaria derivada da covid-19 e a crise de subministracións". 

Además de las nuevas señales de circulación, Gómez Junquera puntualiza que faltaría por llegar alguna más —de señalización peatonal—, si bien considera que "é máis que previsíble que sexa recepcionado e instalado nos vindeiros días". 

La apertura de estos viales se produjo "coa maior celeridade posible" desde la recepción dee los nuevos indicadores para los cambios en la circulación con el objetivo, según el concejal, de "favorecer a recuperación da normalidade no barrio e causarlles a menor cantidade de molestias aos veciños do lugar".

¿Qué opina del plan del Concello para restringir al máximo el tráfico en todo su casco urbano?

Celso

Celso
"A cidade está moi saturada de coches. Todo o que sexa limitar a circulación de vehículos pola cidade paréceme unha boa idea, sobre todo porque deste xeito vaise reducir moitísimo a contaminación medioambiental. Tamén hai que ter en conta de que os residentes nas parroquias necesitan vir a facer as compras, polo que hai que compaxinar zonas de tráfico coas zonas de uso peonil".

Humberto

Humberto
"Creo que en esta ciudad hay muchas zonas peatonales, sobre todo en el centro, donde hay un gran movimiento de personas. No tengo coche y me muevo andando. Todo lo que sea minimizar la contaminación bienvenido sea, aunque también hay que pensar en los intereses de los establecimientos comerciales, que se podrían ver perjudicados por una excesiva peatonalización".

Laura Castro

Laura Castro
"Sacar el máximo número de vehículos posible creo que es una decisión acertada. Nos volvemos cómodos y queremos llegar con el coche a todos lados cuando tenemos la opción de ir caminando a todos lados, ya que en esta ciudad todo está a mano. Incluso te llevan a casa la compra del supermercado sin tener que coger el coche. No hay argumento alguno que impida seguir sacando tráfico".

Luis Núñez

Luis Núñez
"En la apuesta del Gobierno local por hacer de Pontevedra una ciudad sostenible tiene que haber un equilibrio. Creo que ya hay bastantes zonas peatonales y espacios pensados para el peatón y que ha llegado la hora de pensar en facilitar la accesibilidad de la gente para mover la economía local. Aunque en el fútbol se gana metiendo goles a nadie se le ocurre poner a jugar a nueve delanteros".

Eva Campelo

Eva Campelo
"Me parece muy bien que se esté tratando de convertir a Pontevedra en una ciudad peatonal, pero también hay que tener en cuenta la actividad comercial. Los negocios y los demás profesionales afectados por las restricciones en el tráfico deberían aportar sus sugerencias para que el Ayuntamiento las incorpore al Plan de Movilidad Urbana Sostenible. La ciudad ya está muy peatonalizada".

Comentarios