Las gamberradas regresan a la noche de San Xoán

El robo de las llaves de un camión de emergencias que refrescaba una hoguera en O Grove dejó inoperativo el servicio durante parte de la madrugada ►En Caldelas le faltó un motocultor a un vecino y un bar de Pontevedra amaneció con sus terrazas en medio de una medianera
Mesas de un bar que  aparecieron en una medianera en la parroquia de Mourente. CEDIDA
photo_camera Mesas de un bar que aparecieron en una medianera en la parroquia de Mourente. CEDIDA

Las gamberradas regresan a la noche de San Xoán, algunas con picardía y otras de extrema gravedad. La incidencia más preocupante ocurrió en el municipio de O Grove: el robo de las llaves de un camión de emergencias.

El hurto se produjo a las cuatro de la madrugada de este viernes en Porto Meloxo. Un equipo antiincendios estaba refrescando una hoguera en el lugar de Porto Meloxo cuando se quedó sin agua. Enseguida se percataron que la falta de suministro es porque alguien se había llevado las llaves del contacto. Y, con ellas, el casco de protección de uno de los trabajadores.

Minutos después, el servicio recibió una llamada de alerta por un contenedor ardiendo en otro punto del municipio. Fue entonces cuando se requirió la presencia de la Policía Local para ir a la base a por otro camión. Cuando llegaron a la zona, las llamas ya habían sido sofocadas por los vecinos. "Foi unha sorte, porque puido ter sido peor. Foi unha gamberrada grave", explicó este viernes Emerxencias de O Grove, que aseguró que ni las llaves ni el casco han aparecido.

San Xoán dejó otras trastadas en distintos puntos de Pontevedra. En Mourente, los propietarios de un bar amanecieron con su terraza en una medianera. En el resto de la comarca también se vivieron episodios similares, vinculados a la denominada 'noche das cancelas' o 'noite dos carros'.

Es el caso de Ponte Caldelas, en donde en redes sociales, un usuario estaba compartiendo imágenes de un motocultor con parte de carga que supuestamente faltaba desde el jueves. El vehículo apareció horas más tarde.

En Soutomaior y Vilaboa, Protección Civil dio cuenta este viernes de "algúns actos de vandalismo" y de dos intervenciones que les obligaron a emplearse a fondo. Una de ellas fue una avería en un cuadro eléctrico de la iluminación de una calle, en Paredes. Se supone que fue manipulado por unos chavales en el curso de la noche de trastadas. Otra incidencia, más seria, fue el incendio de un contenedor de basura. Presuntamente, fue provocado y sucedió en la carretera de Soutomaior, dentro aún del núcleo de Arcade. A su llegada, los efectivos solo tuvieron que limpiar, ya que los propios vecinos, provistos de mangueras para sus propias hogueras, pudieron atajar el fuego sin dificultad.

En Poio, la fecha más importante del año, se saldó con una lista de intervenciones, dos de ellas sanitarias por indisposiciones de participantes en las hogueras. Además, a media tarde se registró un incendio en uno de los cuadros eléctricos del recinto festivo, al parecer, por problemas técnicos, lo cual fue resuelto también por los efectivos de Protección Civil. En el apartado de emergencias también hubo una más preocupante: la desaparición de una persona mayor en A Caeira, aunque, tras montarse un dispositivo de rastreo en cooperación con la Guardia Civil, esta fue hallada unas horas después en otro punto del municipio.

Protesta ► En Vilán ardió un ‘meco' de Abel Caballero
Meco de Abel Caballero en Ponte Caldelas. CEDIDA
Meco de Abel Caballero en Ponte Caldelas. CEDIDA
En Ponte Caldelas, en la zona de Vilán se dio la más significativa de las hogueras ‘reivindicativas' del 23 de junio: los miembros de la Plataforma Encoro Non hicieron una cacharela en la que ardió un monigote que representaba al alcalde de Vigo y a su defensa de los proyectos para abastecer la ciudad olívica con recursos del Oitavén. Los contrarios al trasvase y al embalse reivindicaron su postura con cánticos como el lema que acompañaba al ‘meco': "Caballero, a nosa auga, non".