El Greco Galicia incauta 1,5 toneladas de cocaína en el Puerto de Barcelona

Informaciones de Panamá y de la DEA alertaron a la Brigada Central de Estupefacientes, que echó mano de los agentes con base en la Comisaría de Pontevedra para ejecutar la operación
undefined
photo_camera El gran cargamento de cocaína incautado en un contenedor por agentes con base en la Comisaría de Pontevedra de forma conjunta con Vigilancia Aduanera. CNP/ VIGILANCIA ADUANERA

Una red criminal con matriz en Colombia y tentáculos en Panamá y en la Península Ibérica sufrió un importante golpe a sus finanzas después de perder cocaína por valor de unos 50 millones de euros en el Puerto de Barcelona. La organización delictiva intentó introducir cocaína a través de los puertos portugueses y los de la provincia de Pontevedra. Sin embargo, tras constatar la presión policial en los mismos, buscó una solución que pensaban más sencilla y efectiva: alijar a través del Puerto de Barcelona.

Sin embargo, la colaboración internacional hizo que la Brigada Central de Estupefacientes tuviese conocimiento de la llegada de la carga ilícita y, de forma inmediata, activase a los especialistas del Greco Galicia, que ejecutaron la operación de forma conjunta con el Servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria.

La investigación policial se inició cuando las agencias de ambos lados del Atlántico tuvieron conocimiento expreso de las intenciones de la red criminal investigada de enviar un importante cargamento de cocaína con destino al mercado europeo. Fueron las autoridades panameñas las que detectaron la presencia de cuatro contenedores sospechosos en origen y, tras el trabajo de la Drug Enforcement Administration (DEA) y su oficina en el país centroamericano, consiguieron centrar el lugar concreto en el que se pretendían introducir las sustancias estupefacientes.

Gancho ciego. La organización criminal contaminó el contenedor mediante el método del gancho ciego, consistente en abrir el mismo en origen sin conocimiento de la empresa exportadora ni de la importadora de la mercancía legal e introducir las sustancias estupefacientes. Este sistema requiere que la red delictiva disponga de personas con acceso a las zonas portuarias de ambos lados del Atlántico para infiltrarse en las terminales. En Sudamérica consiguieron hacerlo para colocar la cocaína entre la carga, en este caso detrás de toneladas de cartón prensado para reciclaje. En España pretendían hacer lo mismo para recuperar la droga, pero ya no pudieron hacerlo: la Policía Nacional y Vigilancia Aduanera intervinieron para evitarlo.

El dispositivo de control se generó el martes en previsión de que la red delictiva intentase hacerse con la mercancía. Los agentes policiales accedieron al contenedor y, tras un minucioso rastreo y después de apartar los cartones, hallaron 50 bolsas de gran tamaño con 30 paquetes de cocaína cada una de ellas. Los diferentes logos acreditan que la sustancia pertenecería a varias organizaciones, ya no solo de España, sino de toda Europa.