viernes. 21.01.2022 |
El tiempo
viernes. 21.01.2022
El tiempo

El GRS de Pontevedra cumple 21 años velando por el orden público de los ciudadanos

Los miembros del Grupo tienen entre sus atribuciones los abordajes en altamar a embarcaciones sospechosas que, en el caso de Galicia, suelen ser por narcotráfico. GRS DE PONTEVEDRA
Los miembros del Grupo tienen entre sus atribuciones los abordajes en altamar a embarcaciones sospechosas que, en el caso de Galicia, suelen ser por narcotráfico. GRS DE PONTEVEDRA
La valla de Melilla, la crisis en Cataluña o el desastre de Palma han sido escenarios recientes en los que se desplegó la unidad de élite de la Guardia Civil ►Sus máximos responsables hablan sobre su trabajo

El Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) de Pontevedra cumple 21 años en su base de Mourente. Con competencias en todo el territorio nacional, sus 120 integrantes se despliegan de forma constante para preservar la seguridad ciudadana. El conflicto de Cataluña, los saltos sobre la valla de Melilla o las grandes manifestaciones están entre sus competencias, lo mismo que las detenciones de máximo riesgo o los abordajes a los narcos. Xosé Augusto González, teniente, y Norberto, capitán jefe del Grupo, explican que "estamos desplegados permanentemente. Prestamos servicio en las infraestructuras críticas. Ahora, por ejemplo, en la central nuclear de Ascó. Además, prestamos apoyo en detenciones de personas de carácter peligroso de forma continua, cuando nos requieren para ello las unidades especializadas por su riesgo".

Los GRS tienen capacidad para descender desde aeronaves. GRS DE PONTEVEDRAUna de sus tareas más conocidas es el control fronterizo en el Sur de España. "En nuestro grupo, estamos operando en la valla de Melilla, aunque podemos ir a Ceuta", señala el capitán.

"Somos una unidad de reseva. Todos los servicios que prestamos son a demanda de otra unidad, sea una territorial, como puede ser la Comandancia de Pontevedra, o sea una especializada, como la Unidad Central Operativa. En las fronteras, por ejemplo, nos requieren las comandancias de Melilla o de Ceuta", detalla el teniente.

La colaboración con Protección Civil, como el caso del desastre de Palma, es otra de sus competencias. "También llevamos a cabo dispositivos específicos que, por su complejidad, requieren formación especializada, incidentes NRBQ (relacionados con la guerra química y bactereológica)", explica Norberto. Para ello disponen de la unidad de intervención. Junto a ello, los GRS facilitan instrucción a las unidades Usecic de las Comandancias, en materia de seguridad ciudadana. Conocimentos tienen para ello. De hecho, para mantener la especialidad, los miembros del grupo "tienen que superar todos los años unas pruebas físicas y una capacitación técnica. Son requisitos para conservar el puesto", explica el capitán.

El tratamiento de posibles gases tóxicos es otra de sus atribuciones. GRS DE PONTEVEDRA
[El tratamiento de posibles gases tóxicos es otra de sus atribuciones. GRS DE PONTEVEDRA]

Sobre la cuestión fronteriza en Marruecos, el teniente González asegura que "desde la pandemia va a mejor. En Melilla existía el denominado barrio chino, un punto de comercio atípico en el que mucha gente intenta introducir mercancía sin control fiscal. Todo eso se cortó de raíz con la pandemia. Esto era lo que nos daba más trabajo, y ya no lo tenemos. Por lo demás, nos ajustamos a la legislación vigente".

En cuanto a las intervenciones más repetidas, González explica que "se mantienen los intentos de saltar la valla. Marruecos instaló una a unos seis metros de la de España, que es territorio neutral. Allí hay muchos puestos fronterizos. A continuación hay una segunda valla, la de la Unión Europea".

Un control de carreteras en la frontera con PortugalEl tratamiento de posibles gases tóxicos es otra de sus atribuciones. GRS DE PONTEVEDRA
[El tratamiento de posibles gases tóxicos es otra de sus atribuciones. GRS DE PONTEVEDRA]

Norberto explica que "hay una valla en suelo español y otra en suelo marroquí". Xosé Augusto añade que "nos ceñimos a canalizar el asalto y a minimizar los riesgos. Cuando saltan, les llevamos al centro de internamiento, donde ya se ocupa la Policía Nacional. Las medidas de seguridad pasiva que hay son las vallas. Una vez que superan la barrera fronteriza, ellos van al centro. La barrera son medios físicos y personales. Si no los superan siguen en Marruecos. La Policía marroquí entra, se los lleva y les aplica su legislación".

El GRS pontevedréa también tuvo un papel en lo más duro de la pandemia. "Se apoyaron a las unidades territoriales para cumplir lo que dictaba el estado de alarma", recuerda su capitán.


EL TRABAJO SOBRE EL TERRENO

Capitán Norberto. Jefe del GRS de Pontevedra
"Intentamos ser rápidos para que los investigados se entreguen, pero hay riesgos"

"Lo más mediático fue el traslado de Igor el Ruso, del que nos hicimos cargo por la peligrosidad que tenía su traslado. También tenemos formación y competencia en asalto a embarcaciones acuáticas, si hay que hacer un abordaje en altamar, vamos nosotros". El capitán Norberto, jefe del GRS de Pontevedra, explica cómo se afrontan las situaciones de más peligro.

"Siempre hay riesgo cuando hay personas armadas para detener. En un caso, un individuo empleó un hacha contra los agentes. Pero normalmente tratamos que sean intervenciones rápidas y eficaces. Al verse sorprendidos no suelen reaccionar. Pero el riesgo siempre existe, aunque los investigados normalmente se entregan.Se requiere una inmediatez y seguridad, entradas controladas".

El GRS es, a nivel mediático, la unidad antidisturbios de la Guardia Civil, por lo que tiene entre sus competencias el control de masas. "Los conflictos sociolaborales se dan más en el área de competencia de la Policía Nacional, porque son en ámbitos urbanos. Las manifestaciones autorizadas son un derecho fundamental, pero hay ciertos límites. En ocasiones devienen en peligrosas para los propios asistentes y para los agentes", explica el capitán. Un ejemplo fue la crisis catalana. "En Cataluña se requirió la participación de todas las unidades especializadas".

El Grupo de Pontevedra dispone de un elemento de disuasión, "preparado para ataque defensa, e incluso puede derribar a una persona". Se trata de un perro adiestrado, algo poco común incluso en los GRS. "Es un nivel intermedio en una intervención que empleamos para evitar el uso del arma de fuego en situaciones críticas".

Teniente González. Mando del GRS de Pontevedra
"En Cataluña hubo mucha tensión porque la gente allí era hostil no colaboraba"

"Hay que tener una altura mínima para entrar. Además, el personal del GRS tiene que demostrar buena forma física. "Tenemos ventaja táctica, y equipamiento completo. Todo eso hace que el detenido casi siempre colabore". González habla a nivel genérico, pero la excepción a la regla se vivió en el conflicto secesionista catalán. "En Cataluña no había una manifestación. En la vida no solo hay blanco y negro, también hay muchos grises. Había una orden de un juez de retirar todos los equipamientos para cometer un delito (la votación ilegal). Una intervención enfocada en una cosa se convirtió en otra de control de masas. Hubo mucha tensión porque la gente allí era muy hostil, no colaboraba. La situación fue bastante dura". Sobre eso, el capitán Norberto añadió que "se generó tensión, dado que los agentes tenían que obedecer el mandato judicial y las personas lo estaban dificultando".

El teniente González pone otro ejemplo. "Fue una manifestación pacífica. Pasó una mujer cuyo marido e hijo estaban en prisión por narcotráfico. La señora increpó a los manifestantes, y la imagen que trascendió era que nosotros protegíamos a la mujer del narco". El capitán apunta que "hay personas que viven el conflicto y les gusta, y utilizan a esa masa para ello. Las intervenciones en control de masas son complejas, tanto para los agentes como para las personas que acuden . Hay personas que buscan enfrentarse con la Policía o la Guardia Civil porque está de moda o porque en las redes sociales pueden ser trending topic ese día, y se crea una imagen tergiversada de lo que ocurre. Nosotros debemos garantizar que transcurran de forma pacífica".

El GRS de Pontevedra cumple 21 años velando por el orden público de...
Comentarios