martes. 24.05.2022 |
El tiempo
martes. 24.05.2022
El tiempo

El saneamiento de la ría de Pontevedra avanza a falta del nuevo emisario

Vista aérea de la depuradora de Os Praceres. M.B
Vista aérea de la depuradora de Os Praceres. M.B
Augas de Galicia ultima la fase de pruebas de la mejora de la depuradora de Os Praceres y asegura que los problemas de tratamiento de aguas están resueltos "los días secos" ▶ La sentencia de Ence podría condicionar la ampliación ▶ El Concello considera lento el avance del Plan, urge actuar en Cocheras y en el colector de Vilaboa que acaba en el Gafos

Es uno de los grandes retos de la ría de Pontevedra. Mejorar la calidad de las aguas es una cuestión prioritaria para Xunta y concellos.

Sobre esta zona planea el fantasma de una multa desde Europa por no cumplir con los cánones de tratamiento de las aguas y las demandas del sector marisquero.

Casi seis años después de la constitución de la Mesa do Saneamento, en la que están representados la Xunta, los concellos implicados y los trabajadores del mar, el Plan de Saneamiento de la ría de Pontevedra empieza a dar sus primeros frutos.

La mejora de la estación depuradora (EDAR) de Os Praceres es ya una realidad, y aunque todavía está en fase de pruebas, ya arroja parámetros positivos.

En breve se espera entregar la obra. Así lo asegura el ingeniero de Augas de Galicia David Hernández, que destaca que los problemas de saneamiento se han subsanado ya en los días secos. "Tenemos el tema resuelto el 60% de los días, ahora nos falta solucionarlo en los días de lluvia".

Es un comienzo, pero "no es suficiente". Y es que aunque esta actuación, que ha supuesto un desembolso de 16,5 millones de euros, mejora el tratamiento de las aguas que llegan a la EDAR, no modifica su capacidad, que sigue siendo menor la cantidad de agua que necesitan tratar Pontevedra, Poio y Marín.

"Es necesaria una actuación de ampliación de la planta", advierte David Hernández. Actualmente, está en marcha la tramitación del estudio ambiental, aunque el proyecto tiene en contra el rechazo social.

Condicionada por la falta de espacio, la mejora de la EDAR se centró en la tecnología. "Hay que intentar tratar la mayor cantidad de agua posible con poco espacio y hay que eliminar el mayor volumen de nitrógeno posible, lo que implica volúmenes grandes de reactores".

Para saltar este obstáculo, la EDAR emplea un reactor biológico que simula de manera artificial más volumen, y se realiza a continuación una decantación físico química de las aguas.

Pero además, la actuación en la depuradora implica la sustitución del emisario existente, que está en marcha actualmente, para el que se empleará tecnología pionera en España, y que se espera rematar a finales de este año.

"Ese emisario inicialmente es capaz de enviar 2.000 litros, mientras que la planta actual tiene una capacidad de 900 litros por segundo, por eso también queremos adecuar lo que puede venir de Pontevedra y Poio a su capacidad", explica el ingeniero.

La nueva canalización también está calculada para usar como elemento depurador. "Si no llega antes la planta, el exceso de agua se va a enviar a la bocana de la ría a 28 metros de profundidad por el emisario. La mejora sería inmediata", sostiene Hernández.

La última fase es la ampliación de la EDAR. Cuándo se acometerá por ahora es una incógnita. Desde Augas de Galicia aseguran que el proyecto está cuestionado por la sentencia que anula la legalidad de Ence en la ría.

"No nos olvidemos que la depuradora también está en terreno de Dominio Público Marítimo Terrestre. Por el momento la planta tiene concesión, pero para la ampliación hay que solicitarla", dice el ingeniero.

David Hernández advierte que, si finalmente fuese necesaria plantear la construcción de una nueva depuradora en otro lugar los plazos se podrían alargar hasta diez años "porque vuelves a empezar de cero".

Horizonte 2023. El Plan de Saneamiento de la ría nació para diagnosticar las redes de conducción de aguas residuales y pluviales de los municipios que vierten directamente a la ría y plantear posibles actuaciones. En este sentido, los problemas de vertidos también están relacionados con una red de saneamiento insuficiente.

Las estaciones de bombeo no están preparadas para la lluvia y cada vez que llueve reciben más agua de la que pueden tratar y alivian al mar, algo que se espera mitigar con la mejora de los colectores y los tanques de tormenta.

El de Marín ya está terminado y en marcha. Es el turno de Pontevedra y Poio. Estas obras, señalan desde Augas de Galicia, se espera que estén concluidas en 2023.

"Estamos axudando de xeito importante aos concellos nesta tarefa e facémolo por responsabilidade ambiental e tamén económico-social", señaló la conselleira de Infraestruturas, Éthel Vázquez.

En clave municipal: el concello invierte más de 33 milones
Si bien Concello y Xunta no se ponen de acuerdo a la hora de analizar el Plan de saneamento local de la ría, (mientras que la Xunta asegura que está la mayor parte en marcha el Concello subraya que el documento oficial contiene errores y no está aprobado), a nivel técnico ambas instituciones colaboran constantemente.

Reconocen tener el mismo objetivo y que los técnicos de Augas de Galicia y los municipales trabajan mano a mano para subsanar todas las deficiencias que se van encontrando mientras avanzan las distintas obras.

"Entregáronnos o documento no 2020 con erros, porque teñen programado un colector no Gafos, unha obra que se estaba facendo desde o Concello", advierte la concejala responsable del Ciclo da Auga.

"Isto vai lento", observa Carme da Silva, que recuerda que el Concello empezó con antelación a ejecutar el saneamiento y se remite a los trabajos realizados para eliminar los vertidos en el Lérez.

"Empezamos hai vinte anos, daquela cun novo colector pola marxe esquerda do río Lérez que eliminou once puntos de verquido". Después se actuó en el margen derecho para conectar todas las aguas residuales con el interceptor general. Sin contar las tuberías que se modifican con los cambios de cada calle y otros trabajos, asegura la concejala que Pontevedra lleva más de 33 millones de euros invertidos en obras de saneamiento en las dos últimas décadas.

Da Silva urge la actuación en Cocheras y pone el foco en las aguas que se canalizan desde Vilaboa hasta el río Gafos. "O Concello renova o colector do Gafos pero hai que actuar augas arriba no colector de Vilaboa".

Una de los trabajos más complejos tenía como objetivo reducir el agua del mar que se incorpora a la red de saneamiento cada vez que sube la marea. "O Concello arranxou todas as entradas de auga á galería de saneamento. Foi un traballo brutal, pero a obra está rematada e toda esa carga xa non chega á EDAR", indica Da Silva.

Rural

Por otra parte, el saneamiento del rural ha sido una prioridad en el Concello, lo que actualmente está a más del 98%. El contrato del agua que el Concello mantiene con Viaqua incluye hasta doce actuacione solo para este año, por valor de 25 millones de euros.

En marcha 9 de cada 10 proyectos

El 95% de las obras que contempla el plan impulsado por la Xunta y que implica principalmente a Pontevedra, Marín y Poio, además de un pequeño ramal de colectores en la zona de Vilaboa, están en marcha o ejecutados, según Augas de Galicia.

"Lo único que no está lanzado son los proyectos del río Gafos en Pontevedra", señala el ingeniero. Todo lo demás, asegura, o bien está construido y funcionando, como la mejora de la depuradora o del colector de Marín, donde se ha instalado un parque de tormentas; en fase de ejecución, como el emisario submarino; o pendiente de contratación como la actución en el río Lameira, en Marín.

Pero, ¿cuáles son las próximas actuaciones?

Uno de los puntos clave de la red de saneamiento de Pontevedra es la estación de bombeo de Cocheras, que envía toda el agua de los municipios de Pontevedra y Poio hacia la planta de Os Praceres.

Esta conducción en estos momentos no es capaz de enviar toda la cantidad de agua que recibe. En estos momentos se ha licitado la redacción de un proyecto constructivo para buscar una solución para que las aguas residuales de Poio y Pontevedra lleguen a la zona de la depuradora. El proyecto está adjudicado. 

Poio. Dos son las actuaciones de entidad previstas. Se proyectaron en una estación de bombeo de A Seca y la configuración de la red de saneamiento en O Recheo. Se trata de sustituir dos estaciones de bombeo por dos tanques de tormenta y eso va a mejorar a cómo va a llegar el agua a la depuradora de Os Praceres.

Por otra parte, Acuaes ha redactado un proyecto para la mejora de la depuradora de Paxariñas, en Sanxenxo, que está en trámites de validación por todos los organismos afectados. El 20% de las aguas de Poio se tratarán en esta estación.

Marín. Con el nuevo colector y el tanque de tormentas ya en funcionamiento, Marín trabaja ahora en el saneamiento del río Lameira, otro punto fundamental para el tratamiento general de las aguas del municipio. Se trata de una red de colectores que está en muy mal estado.

La redacción de este proyecto está terminada, aprobada y se encuentra en la fase de documentación municipal y expropiación, previa a la licitación de la obra.

Por otra parte, está en marcha una actuación en Mogor. Se ha adjudicado la redacción del proyecto constructivo.

Un gusano de acero para la ría

En la segunda semana de febrero empezarán a llegar a Pontevedra las piezas de una gran tuneladora procedente de Alemania para acometer la obra del emisario submarino. En total serán 3.600 metros de conducción de la que casi el 20% estará bajo tierra, y que permitirá lanzar 2.000 litros por segundo de aguas depuradas 

3.600 metros de conducción. Un túnel de 700 metros bajo la ría. 2.300 metros de tubería apoyada y 600 metros de tramo de difusores. Seis grúas. Una inversión de doce millones de euros para dar servicio a una población aproximada de 140.000 habitantes en los próximos veinte años.

Son las cifras que enmarcan una de las obras de mayor complejidad técnica del Plan de Saneamiento de la ría de Pontevedra: el nuevo emisario submarino.

De la construcción de un nuevo emisario se lleva hablando desde la puesta en marcha del plan autonómico, hace más de cinco años. En 2021 se inició la parte terrestre de esta macroobra con la construcción de una cámara de carga, un pozo de ataque y una planta de tratamiento de residuos, y si los plazos van según lo previsto, a finales de 2022 la infraestructura estará lista para separar los vertidos residuales e industriales y dar servicio a la población de la ría.

Así, la segunda semana de febrero se prevé que empiecen a llegar a Pontevedra las piezas de la gran tuneladora alemana que se empleará para perforar el fondo marino. "Utilizaremos la tecnología 'direct pipe' (tubo directo) que combina las ventajas del microtúnela y de la perforación dirigida", explica David Hernández, ingeniero de Augas de Galicia. "Es la primera vez que se emplea esta tecnología en España", subraya el técnico.

Cómo se hará. El procedimiento es tan aparatoso como llamativo. Como la tubería tunelada es de acero, se va introduciendo en el túnel en tramos de setenta metros que ya están soldados y preparados para su instalación.

Tal y como explica Hernández, el procedimiento se inicia en el pozo de ataque donde se introduce la máquina tuneladora. "Con la tuneladora meteremos la primera de las piezas de acero y luego se irá enganchando el resto", indica el ingeniero.

undefined

Para ello la máquina irá avanzando bajo tierra como un gusano mientras que por detrás se introducen los tramos de tubería. La tuneladora seguirá el itinerario de un cuenco y la cabeza de la máquina se sacará finalmente por el fondo marino con la ayuda de seis grúas.

Después llegará el tramo fondeado, que en palabras del ingeniero, será algo más sencillo porque en este caso la tubería es de polietireno "y flota".

El material que se retira al paso de la tuneladora se bombea por el interior de la tubería y se saca hasta el pozo de ataque. Allí se encuentra la planta de tratamiento donde se separa el residuo de un fango que se utiliza para facilitar el avance de la máquina, que se llama ventonita. "Hay que sacar el material al vertedero".

La tuneladora está condicionada por el tipo de terreno, que en la zona de la ría combina partes más rocosas y blanda. "Eso lo complica todo, hay que buscar el trazado más afinado posible", cuenta el ingeniero. Se está completando el cuarto estudio geotécnico.

Plan b de la Edar. Por el momento la Xunta mantiene los plazos previstos de remate de las obras del nuevo emisario en este año. La construcción de la canalización submarina tiene como objetivo separar los vertidos industriales y los residuales y que cuente con las dimensiones adecuadas a las necesidades actuales y futuras.

undefined

El proyecto incorporó varias modificaciones para dar solución a las alegaciones presentadas durante el proceso de información pública, que implicó un aumento de dos millones de euros del presupuesto inicial.

Así, se modificó la localización de la cámara de carga y de la estación de bombeo para reducir su impacto visual, dejando libre la fachada litoral. También se incrementó la longitud del tramo inicial en el túnel del emisario para no afectar a los bancos marisqueros de Os Praceres, sin que esta medida implique un incremento del volumen de la excavación.

El nuevo emisario estará preparado para actuar y tratar las aguas residuales si falla la EDAR.

El saneamiento de la ría de Pontevedra avanza a falta del nuevo...
Comentarios