"Hay gente que dejó su piso y ahora tiene que vivir con familiares o amigos"

La dueña de una de las 132 viviendas de Valdecorvos denuncia que el retraso en la entrega de las llaves, para la que todavía no hay fecha, pone en jaque a muchas familias. "Lo poquito que teníamos fue para la fianza", asegura
Un operario haciendo obras en las viviendas de promoción pública de Valdecorvos, este martes
photo_camera Un operario haciendo obras en las viviendas de promoción pública de Valdecorvos, este martes

El retraso en la apertura de las 132 viviendas de promoción pública de Valdecorvos está generando ya problemas para muchas familias. "Hay gente que dejó su piso y ahora tiene que vivir con familiares o amigos porque se le terminó el contrato de alquiler y no lo renovaron para no perder dinero", explicó este martes a este periódico una de las afectadas, cuyo nombre corresponde a las iniciales M.C.

Su marido es el beneficiario de uno de los pisos protegidos que se han construido en la zona y que van a comprar. "Lo poquito que teníamos fue para la fianza", dice en referencia a los 2.400 euros que su familia se vio obligada a adelantar, en concepto de Iva, para agilizar los trámites de la escritura, un requisito sin el que no pueden entrar a vivir en el parque residencial de Valdecorvos.

M.C. asegura que su situación y la de muchos adjudicatarios es "crítica". De hecho, asegura conocer a personas que optaron por los alquileres sociales que temen que el acceso a las viviendas se prolongue en el tiempo. "Nos dijeron que cuanto antes entregáramos el dinero antes podríamos entrar a vivir allí. Pero nadie en la Xunta nos dice cuándo. Nos dan largas", asegura.

El Concello no podrá aprobar la licencia de primera ocupación hasta que la Xunta no corrija las deficiencias de la obra

Aunque la entrega de llaves estaba prevista para mediados de noviembre, lo cierto es que problemas de carácter administrativo han variado el calendario que los funcionarios del Instituto Galego da Vivenda e Solo (IGVS) tenían previsto en un primer momento.

El principal problema se encuentra en que el Gobierno gallego no ha corregido las deficiencias detectadas por el Concello en la obra. Hasta que no se solucionen estos problemas, que afectan a la urbanización y al propio inmueble, la Concellería de Urbanismo no podrá aprobar la licencia de primera ocupación.

"En canto esté todo listo, os servizos municipais convocarán no mesmo día unha xunta para que o tema non se atrase", explicó este martes la edil de Urbanismo, Carme da Silva, en respuesta a una pregunta del PP sobre el estado de la tramitación del expediente Valdecorvos.

LAS OBRAS. La entrada de los futuros inquilinos a los bloques residenciales de las calles Fraguas y Prado Novo depende, en parte, de que el Ejecutivo gallego resuelva dos asuntos: la reparación de losetas y zonas verdes y la regularización de las plazas de parking, que son deficitarias. Sobre este último aspecto, la Xunta y el Concello ya han llegado a un acuerdo, "que se pode arranxar cun documento técnico".

El complejo residencial de Valdecorvos, cuyas obras remataron hace unos ocho meses, está siendo objeto de pequeños trabajos durante estos días. este martes mismo, un operario (ver foto) realizaba tareas en los accesos a uno de los garajes del inmueble.

La reparación de losetas y zonas verdes y la regularización de las deficitarias plazas de parking lastran la apertura

"Agardemos que os traballos rematen canto antes porque hai xente á que lle afecta", dijo este martes la edil de Urbanismo, Carme da Silva.

Una vez que se resuelvan estas incidencias, los inquilinos de los apartamentos, que pueden optar por la compra o el alquiler de los mismos a precios muy competitivos, podrán disfrutar de viviendas bien equipadas. Todos los adjudicatarios tienen derecho a una plaza de parking y a un trastero, de grandes dimensiones.

Algunos de los propietarios de los pisos, que se sortearon en septiembre del año pasado, han renunciado a ellos. En total, doce personas han optado por no ir a vivir a Valdecorvos. Por este motivo, la Xunta ha acudido a la lista de suplentes para que no quede ninguna vivienda vacía. Cabe recordar que más de un millar de personas se interesaron en su día por este complejo residencial, el primero de promoción pública que se construye en la ciudad desde 2003.

El precio de compra de los apartamentos oscila entre los 35.815 y los 68.000 euros, según el número de dormitorios. Los alquileres van de los 76 a los 127 euros mensuales.

Comentarios