Los hermanos Lombo cumplen un lustro con el Belén de San Francisco

Llevan cinco años montando el nacimiento de Jesús en el convento de la Praza da Estrela
Mercedes y José María Lombo montando el Belén. GONZALO GARCÍA
photo_camera Mercedes y José María Lombo montando el Belén. GONZALO GARCÍA

José María Lombo, con la ayuda de su hermana Mercedes, lleva cinco años viajando desde Vilagarcía hasta Pontevedra para montar el nacimiento de Jesús en el convento de la Praza da Estrela. Todo comenzó hace más de 30 años en la iglesia de los Misioneros Clarentinos, dónde José María se encargaba del montaje del Belén hasta el cierre de sus puertas hace cinco años. El templo vilagarciano, como agradecimiento por su colaboración durante tantos años, cedió todas las figuras que poseían a los hermanos Lombo.

José María y Mercedes quedaron desolados ante el cierre de la iglesia en septiembre de 2017. En este mismo año, con las navidades a la vuelta de la esquina, se preguntaban qué harían con las figuras que guardaban en sus casas. Para ellos fue como un milagro descubrir que en el convento San Francisco solicitaban ayuda para organizar el Belén.

"Mi hermano tenía que ir al hospital de Pontevedra y por ello solía ir a la misa de la iglesia de San Francisco. En una de sus visitas, cuando ya sabíamos que la iglesia de Vilagarcía iba a cerrar, vió un cartel en el que solicitaban ayuda para rehacer el nacimiento porque habían perdido las piezas en un incendio", nos cuenta Mercedes Lombo.

José María se puso en contacto con el fraile de San Francisco y desde entonces llevan un lustro montando el nacimiento de Jesús, actividad que esperan seguir realizando durante muchos años más.

El montaje de este año finalizó este viernes, después de su habitual jornada de tres días de trabajo. El proceso suele ser siempre el mismo nos explica Mercedes: "Para montar el Belén suele ayudarnos mi marido, hace las maquetas que funcionan como base para las figuras y coloca tanto la parte de abajo como el cielo. Mi hermano se encarga de distribuir todas las piezas y yo soy la que detecta los errores para dejar la escena perfecta".

Los hermanos Lombo acompañan este escenario con un mensaje: "Con todo lo que está pasando en el mundo queremos transmitir con este nacimiento un poquito de amor, fraternidad y humanidad para que no olvidemos todo lo que hemos logrado. Además queremos que tanto a mayores y niños tengan más presente la navidad". El nacimiento estará expuesto en el convento hasta la semana siguiente del Día de Reyes.

Comentarios