"Mi abogado se quedó el dinero", denuncia un hombre al borde del desahucio

Fabián Blanco compró su piso hace 17 años y, por problemas personales, estuvo tres sin pagar la hipoteca ► Ha denunciado al abogado que, según asegura, no realizó los pagos que se le impusieron a pesar de que él le entregaba el dinero

Fabián Blanco, ayer, en su vivienda. GONZALO GARCÍA
photo_camera Fabián Blanco, este jueves, en su vivienda. GONZALO GARCÍA

Fabián Blanco abre las puertas de su casa a un equipo de Diario de Pontevedra minutos antes de su posible desahucio, y lo hace, como era de esperar, completamente abatido. "Llevo 17 años en esta casa. En su día tuve un problema personal y no pude pagar la hipoteca durante dos o tres años, tras la muerte de mi mujer, y a raíz de ahí, todo se desmoronó", recordaba este jueves.

Hace dos años, en el 2021, su piso salió a subasta "y me daban un pequeño plazo para pagar 20.000 euros". Al principio, todo iba bien. Blanco pagaba su cuota y seguía viviendo en su domicilio, pero todo cambió tras un problema con su abogado.

"Tras llegar a un acuerdo, empecé haciendo una serie de ingresos en el juzgado pero, a los pocos meses, el abogado que tenía en aquel entonces me dijo que le pasase a él el dinero y que él se encargaría de ingresarlo en el banco", una promesa que nunca se cumplió.

"Mi abogado se quedó con el dinero y no lo ingresó en el banco", denuncia

"Él se quedó con el dinero y no lo ingresó. Fueron unos 4.000 euros", asegura Blanco.

"Yo empecé a sospechar porque no me mandaba ningún justificante del pago, así que decidí ir al juzgado y presenté una denuncia", señala.

Esta denuncia se produjo el 1 de junio de este mismo año, y, desde entonces, la vida de este hombre de 44 años ha sido un absoluto calvario.

Fabián Blanco, ayer, en su vivienda. GONZALO GARCÍA
Fabián Blanco, este jueves, en su vivienda. GONZALO GARCÍA


"He intentado llegar a un acuerdo con el banco para pagar unos 1.000 o 1.500 euros todos los meses, en vez de los poco más de 300 que pago ahora por mi hipoteca, pero el banco ahora dice que no quiere el dinero, que lo que quieren es el piso", lamentaba este jueves Blanco.

"Este es un día muy duro y muy triste para mí. Estoy fatal. Llevo toda la noche sin dormir", apuntaba el propietario del piso.

"No pueden desahuciarme así. Yo tengo aquí una vida. Yo compré el piso en plano, no había aún nada, y fui yo el que lo puso como está ahora. Yo de aquí no me voy", añadía, visiblemente afectado.

"Quiero mantener la esperanza y creer que no me van a echar", añadía.

El afectado presentó un escrito alegando estar en situación de vulnerabilidad y consiguió que se pospusiese el desalojo

Esa esperanza funcionó. Al menos este jueves. Afortunadamente, y tras presentar un escrito alegando que Blanco estaba en situación de vulnerabilidad, el desahucio finalmente se pospuso

A pesar de ello, este pontevedrés podría tener los días contados en esta vivienda, aunque tratará de hacer todo lo posible para que no sea así.

Comentarios