jueves. 09.12.2021 |
El tiempo
jueves. 09.12.2021
El tiempo

Los hosteleros dudan de la efectividad del pasaporte covid para evitar contagios

Comensales en la terraza de un restaurante de la ciudad a mediodía de este martes. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Comensales en la terraza de un restaurante de la ciudad a mediodía de este martes. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Las nuevas restricciones obligan a reorganizar los comedores en una época marcada por las concurridas celebraciones prenavideñas

"Xa estamos notando a baixada, a cancelación de mesas... Non inflúe tanto a obriga de presentar o certificado, senón o de non poder poder facer grupos tan amplos e a xente bótase para atrás", explica Javier Seoane, gerente del restaurante pontevedrés ManSeo. Apenas doce horas después de conocerse que la Xunta y los hosteleros gallegos habían acordado solicitar el pasaporte covid en los locales del sector para garantizar la seguridad sanitaria ante el aumento de los contagios, la medida ya empezó a tener repercusión directa en las reservas de los establecimientos.

Es el caso de este local de la calle San Antoniño. Por una parte está la reducción del número máximo de personas por mesa o agrupación de mesas, que se ajustará a ocho en el interior y a 15 en el exterior, frente a las diez en el interior y los 20 de las terrazas vigentes hasta ahora.

Por otra, la obligación de presentar el certificado covid –tanto de vacunación como de recuperación de la enfermedad o prueba negativa– para acceder a los restaurantes en cualquier horario y en bares y cafeterías desde las 21.00 horas, una medida que requiere autorización previa del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG).

Una clienta muestra su certificado covid en un local de hostelería. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
[Una clienta muestra su certificado covid en un local de hostelería. JAVIER CERVERA-MERCADILLO]

Seoane explica que a principios de noviembre, con las fiestas navideñas en un horizonte despejado, la previsión de comidas y cenas de empresa o amigos era "altísima", pero "a medida que foron pasando os días foi decaendo e agora empezamos a notar ata cancelacións", tanto por las nuevas restricciones, como por casos de positivos en grupos que obligan a renunciar a planes inmediatos o, sencillamente, "porque a xente ten medo" y los protocolos "cambian cada cinco minutos", por lo que muchos clientes optan por esperar al último momento.

Caso aparte es el pasaporte covid, que los hosteleros se verán obligados a pedir. "Eu non o vexo nada efectivo", zanja Seaone, quien ve más conveniente "unha proba negativa que confirme que a persoa non ten covid nas últimas 24 horas. Evidentemente, por moito certificado que traia de hai meses, pode ter igual o virus" y, sin saberlo por ser asintomática, transmitirlo a otras personas. "Non ten sentido. O certificado non ten unha validez real".

Caso aparte es la obligatoriedad de llevar mascarilla salvo en el momento puntual de consumir comida o bebida, una medida que no cambia pero que en la práctica es casi anecdótica. "Entre prato e prato é imposible –admite–. Tratamos de facelo o mellor posible, pero tampouco podemos facer que o cliente se sinta incómodo. É moi complicado".

UN PROBLEMA. Mientras en el ManSeo ardían los teléfonos, en El Cafetín la situación era más tranquila a mediodía de este martes, aunque la preocupación es evidente. "Foi todo un pouco repentino e aínda non tivemos moito tempo de ver a repercusión", explica el chef Rubén González, quien está convencido de que las nuevas medidas, sumadas a "algo de medo" por parte de la población, "contraerán el consumo" en unas fechas estratégicas para el sector de la hostelería. "Precisamos de eventualidades como o Nadal para resistir o resto do ano".

"Agora temos que volver facer de vixilantes dos clientes, pedirlles os certificados... Non é un prato de bo gusto. Este é un sector de lecer, a xente vén a desfrutar e isto supón un pequeno agravio. Contentos non estamos", aunque "acatamos as medidas".

El Cafetín es uno de los espacios gastronómicos preferidos a la hora de celebrar comidas y cenas prenavideñas y hora se verán obligados a reorganizar los comedores ya ordenados según las reservas. "Tiñamos cheas moitas datas previas ao Nadal e non é o mesmo facelo con mesas de oito que de dez persoas. Estamos mirando como solventar a papeleta, pois supón un problema nestas datas. Non vai ser o mesmo", pues en la práctica, grupos más pequeños con distancia de metro y medio entre mesas suponen una reducción del aforo real.

Por su parte, el presidente de Hoempo (Asociación de Hosteleros y Empresarios de Pontevedra), Daniel Lorenzo, lamenta "seguir sen información clara de como vai ser todo", duda de la validez del pasaporte covid y no entiende que "sigan a poñer o foco no noso sector" a la mínima subida de casos.

Los hosteleros dudan de la efectividad del pasaporte covid para...
Comentarios
ç